El dióxido de cloro, ¿es efectivo como producto viricida?

Desde Somvital, empresa especializada en bioseguridad, explican que para que un producto se considere desinfectante viricida tiene que poder demostrar su eficacia y estar homologado.

Contaminación 05 de mayo de 2020
coronavirus

Según un estudio del Instituto Nacional de Salud y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el coronavirus causante de la enfermedad COVID19 o SARS-CoV-2 es estable durante varias horas o días en aerosoles y diversas superficies como metales, plásticos y maderas. La desinfección resulta así una medida de prevención fundamental para evitar la expansión y propagación del Covid-19, para lo que es necesario recurrir a productos viricidas y bactericidas.

Entre los productos a los que se puede recurrir para realizar esta tarea están aquellos fabricados a base de dióxido de cloro, un compuesto químico utilizado desde hace tiempo que, al igual que el cloro, es ampliamente usado para la higienización del agua. “Su alta eficacia, seguridad, amplio espectro de acción, baja corrosión y su actividad en un alto rango de pH del agua le han convertido en un estándar industrial para la desinfección”, explica Juanjo Rasines, CEO de Somvital, empresa biotecnológica líder en la investigación, desarrollo e implantación de productos y protocolos de BioSeguridad para el sector ganadero y alimentario.

“Todo producto desinfectante tiene que poder demostrar su calidad y ser homologado, además de ser tratado con las pertinentes medidas de seguridad a la hora de aplicarlo”, apunta el responsable de esta empresa. “Los productos precursores de dióxido de cloro de SomVital cumplen la norma bactericida y fungicida UNE EN 13697 y también la norma viricida EN14476. Los productos que cumplen la norma 14476 sí son viricidas.”

Sobre el debate surgido en torno a la eficacia de este compuesto, Rasines explica que la lista de productos viricidas autorizados por Sanidad a fecha de este artículo incluye solo los que se han podido registrar por el procedimiento ordinario, “mientras que el dióxido de cloro, al ser un producto biocida generado in situ, tiene que ser comunicado (que no registrado) a través de otro procedimiento igualmente legal. Es decir, la diferencia la marca el procedimiento de registro, no la efectividad del producto”, señala.

De hecho, la agencia gubernamental americana EPA (United States Environmental Protection Agency www.epa.gov) tiene registrado y recomendado este producto frente al SARS-CoV-2 en distintas concentraciones y la ECHA (European Chemicals Agency echa.europa.eu) lo incluye en la lista de sustancias y proveedores conforme al artículo 95 del reglamento de biocidas (BPR). “Teniendo en cuenta que es un producto homologado, legal, que cumple la norma EN 14476 y sobre el que hay decenas de estudios científicos que lo avalan, la eficacia viricida del dióxido de cloro no es cuestionable. Además, el dióxido de cloro ha demostrado una eficacia sumaria y absoluta frente al SARS-CoV un virus de la misma familia del SARS-CoV-2”, concluye.

Fuente: Heraldo (Espana)

Te puede interesar