La basura del coronavirus en nuestros océanos

Son millones de guantes y mascarillas que se tiran todos los días y terminan inevitablemente en el mar, junto con el resto de basura, principalmente plástico, que se acumula en las alcantarillas de nuestras ciudades.

Residuos 24 de junio de 2020
contaminación-mascarillas-oqy8o0foqs358zj78ve067djnpzhjwhy2xdl2rftzc

Cada año llegan a los océanos 13 millones de toneladas de plástico, según una estimación de 2018 realizada por ONU Medio Ambiente. En el Mediterráneo fluyen anualmente 570,000 toneladas de plástico, una cantidad que WWF ha descrito como equivalente a arrojar 33,800 botellas de plástico por minuto al mar.

Estas cifras corren el riesgo de crecer sustancialmente a medida que los países de todo el mundo enfrentan la pandemia de coronavirus. Las mascarillas a menudo contienen plásticos como el polipropileno.

Con una vida útil de 450 años, estas mascarillas son una bomba de relojería ecológica debido a sus consecuencias ambientales duraderas para nuestro planeta Éric Pauget, político francés

A principios de este año, OceansAsia, con sede en Hong Kong, comenzó a expresar preocupaciones similares, después de que un sondeo sobre los escombros marinos en las islas deshabitadas de Soko destapó la presencia de docenas de mascarillas desechables. “En una playa de unos 100 metros de largo, encontramos unos 70”, dijo Gary Stokes de OceansAsia. Una semana después, se encontraron otras 30 mascarillas. “Y eso es en una isla deshabitada en medio de la nada“.

Curioso por ver qué tan lejos habían viajado las mascarillas, comenzó a revisar otras playas cercanas. “Los estamos encontrando en todas partes“, dijo. “Desde que la sociedad comenzó a usar mascarillas, la causa y los efectos se ven en las playas”.  Si bien algunos de los escombros podrían atribuirse al descuido, especuló que las mascarillas a veces también se transportaban desde tierra, barcos y vertederos por el viento.

A todo esto se suma el riesgo de que las marsopas y los delfines las confunden por comida, y no sería extraño encontrarlas en el intestino de estos animales como ya ha pasado con otro tipo de residuos de plástico.

La organización francesa Opération Mer Propre, cuyas actividades incluyen recoger basura regularmente a lo largo de la Costa Azul, comenzó a hacer sonar la alarma a fines del mes pasado. Solo en Francia, las autoridades han ordenado dos mil millones de mascaraillas desechables, dijo Laurent Lombard de Opération Mer Propre. “Sabiendo que … pronto correremos el riesgo de tener más mascarillas que medusas en el Mediterráneo“, escribió en las redes sociales junto con un video de una inmersión que muestra mascarillas enredadas con algas y guantes sucios en el mar cerca de Antibes.

Es un problema que ha llamado la atención de los investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UBC) que están trabajando en la creación de una mascarilla protectora que se biodegrada o puede reciclarse.

El marco de la mascarilla está hecho completamente de fibras de madera de árboles como el pino, el abeto, el cedro y otras maderas blandas. Un prototipo usa un filtro N95 comercial en la parte frontal de la mascarilla, el otro usa un filtro especialmente diseñado por el equipo de UBC a partir de productos a base de madera. Ambos prototipos se están probando actualmente para garantizar que cumplan con las especificaciones de la industria de la salud en cuanto a ajuste y permeabilidad.

mascarilla-biodegradable

Como podemos reducir la contaminación provocada por guantes y mascarillas?

En primer lugar hay que desechar las mascarillas y los guantes en el contenedor gris o general (residuos indiferenciados), nunca en el amarillo, lo que puede implicar además poner en riesgo a las personas que trabajan en las plantas de reciclaje en la parte de triaje y separación. Los guantes pueden dar una falsa sensación de protección, ya que tocando cualquier superficie con los guantes contaminados el virus se propaga igualmente, por tanto es preferible una correcta y más frecuente desinfección de las manos.

Asimismo, es recomendable utilizar mascarillas higiénica reutilizables, que cumplan con la norma UNE 0065, tener una respirabilidad menor al 60% y una filtración mayor al 90% (ver especificaciones en el envase). La ventaja de estas mascarillas es que resisten un número determinado de lavados (también indicado en el envase). Estos lavados han de ser en lavadora a 60º con jabón normal y se desechan en el contenedor de residuos indiferenciados. Limpiarlas con lejía no está muy indicado.

Fuente: hygnw


 


 

Te puede interesar

La agenda verde creció durante la cuarentena

Al principio de la crisis sanitaria se consideró que había una oportunidad para una nueva agenda verde. Sin embargo, las urgencias taparon a lo importante. Y el tema parece volver a estar relegado. Una deuda pendiente.

20200912incendiofuegocedocg-1015180