Te puede interesar

Es hora de hacer las paces con la naturaleza

Hemos entrado en los ecosistemas como elefante en cacharrería. Era tanta nuestra altanería, nuestra arrogancia evolutiva, que nos considerábamos inmunes a la destrucción que estábamos causando. Bien, ahora sabemos que no era así

d1c00ac2-87f9-4e85-9fd5-0a25f2916ff0_16-9-aspect-ratio_default_0