Matamos 270.000 árboles al día para producir papel higiénico

La deforestación es un fenómeno galopante en los últimos años. La cantidad de productos de papel utilizados por el hombre es absurda, y en los últimos 5 años se ha registrado un aumento considerable.

Arbolado 10 de junio de 2020
deforestación-oppkgaox5l7ul4afk4p6ozj2kalgqcithqqyo1zrt4

La mayoría de ellos son completamente innecesarios y un desperdicio absoluto de papel: desde las tarjetas de felicitación hasta el correo basura, pasando por las miles de toneladas de cajas de cartón. No podemos imaginar la cantidad de árboles y de energía que se desperdician cada día, teniendo en cuenta todos los procesos a los que se someten, desde el corte y el transporte hasta la producción de la pulpa y el blanqueado. 

La industria del papel higiénico genera 200 mil millones de dólares anuales y es una de las principales exportaciones de los Estados Unidos. Para alimentar a esta industria se necesitan materias primas para crear el producto final. La mayoría de estas materias primas (árboles) proviene de los bosques boreales de Canadá. 

Un informe, realizado por el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC) y el grupo ambientalista Stand.earth, muestra que nuestra propensión a los productos de papel elaborados desde la pulpa de árbol está degradando los hábitats forestales canadienses y amenaza a las comunidades indígenas. Si bien los Estados Unidos representan apenas el 4% de la población mundial, utilizan el 20% del papel higiénico producido en el mundo. Lo más asombroso es el hecho de que el papel higiénico reciclado representa solamente el 2% de las ventas para uso doméstico en los EE.UU.

Eso significa que el 98% del papel higiénico que usan los estadounidenses proviene de árboles que alguna vez vivieron, que pertenecían a un ecosistema importante y vital, que está siendo manchado por la defecación humana y tirado por el inodoro, solo para ese propósito.

La pulpa de madera virgen utilizada para fabricar papel higiénico proviene de los bosques de América del Norte, pero Canadá se enfrenta a la tala más rápida de bosques vírgenes del mundo. Algunos de los árboles que se cortan en Canadá tienen más de 200 años. Los mayores productores de papel higiénico conocen el deseo estadounidense del papel higiénico más suave, y este solamente puede producirse con la pulpa virgen. 

Este uso obsesivo de papel proveniente de la pulpa virgen, por su mayor comodidad, está cambiando el estilo de vida de los pueblos indígenas de Canadá (el 70% de los pueblos de la primera nación de Canadá llaman hogar a los bosques boreales), causando grandes daños ambientales, poniendo en peligro la vida silvestre y contribuyendo al cambio climático. La mayor parte de la pulpa de madera utilizada proviene de esta área y cada año se cortan un millón de acres (aproximadamente 500.000 hectáreas). Canadá, cuyo país está siendo diezmado por el papel, ni siquiera se encuentra entre los 10 principales consumidores de papel higiénico.

Y eso son solo los árboles.

También se necesita una cantidad absurda de energía en forma de electricidad, combustible y agua, todo para tirar un árbol a través de la “tubería del inodoro”.
La revista Scientific American afirma que “los estadounidenses usan 36.5 mil millones de rollos de papel higiénico cada año, lo que representa la producción de pulpa de unos 15 millones de árboles”. Esto también involucra 473.587.500.000 galones de agua para producir el papel y 253.000 toneladas de cloro para blanquear”. La fabricación también requiere aproximadamente 17.3 teravatios de electricidad anualmente.

Hoy en día, hay muchas alternativas al papel higiénico de pulpa de madera virgen, a disposición de los consumidores. Hay muchas marcas que ahora utilizan papel higiénico reciclado o que lo producen a partir del bambú. 

Para aquellos que desean llevar su limpieza al siguiente nivel, se pueden instalar fácilmente rociadores anexos a los inodoros, con precios muy asequibles. Asimismo, se pueden utilizar toallitas de tela. Algunas personas pueden burlarse de la idea de las telas, pero honestamente, ¿qué es “más sucio”: una tela que se puede lavar o 253,000 toneladas de cloro que se filtran en el agua subterránea?

Fuente: HYGNW

Te puede interesar