Cómo elegir textiles sustentables

El universo de los textiles es enorme, diverso y con un gran impacto no sólo en el medio ambiente, sino también en la vida de las personas que participan en su producción. Elegir géneros con bajo impacto ambiental y social no es tarea fácil si no estamos inmersos en el tema.

Noticias Generales 05 de agosto de 2020
Ropa

Hoy nuestra invitada Ana Tonon, emprendedora apasionada con mucha experiencia en el tema, nos va a aclarar el panorama compartiendo los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir textiles sustentables.

Ana Tonon
Foto-ana-4


Soy Ana Tonon; Cofundé Verde Textil SRL, la primer empresa Argentina en certificar procesos de producción Textiles Orgánicos, desde el 2009 al 2019.  Soy ecologista por vocación, amo la moda y emprender con propósito ambiental y social. Creé un Blog en IG @muygreenish, en donde comparto los temas que me apasionan.  Además soy Fonoaudiológa, especialista en Neuropsicología Clínica y con experiencia en Trabajo Social.


Hablamos de fibras textiles sustentables?

Es un tema amplio y en desarrollo, eso quiere decir que no es simple a la hora de conseguir una tela ecológica, especialmente en Argentina,  y que además sufre cambios y mejoras constantes por ser un tema en exploración, tanto por diseñ[email protected], industria e [email protected] ([email protected] textiles, quí[email protected], bió[email protected], etc).

Pero cuando hablamos de telas sustentables ¿sabemos a qué nos referimos?

Lo primero es lo primero

La tela más sostenible es la que ya existe.

Los descartes, los stocks, tus propias prendas ya están hechas y hay que darles uso, cuidarlas, agregarles valor y arreglarlas hasta lo máximo posible.

Pero si necesitas comprar nuevas (ya sea como [email protected] o diseñ[email protected]), hay que tener claro que va a existir una huella y hay que tratar de minimizarla.

¿Qué deja huella en la trazabilidad (cadena de producción, consumo y descarte)?

  • Las emisiones de CO2 (cultivo, industria, transporte).
  • El consumo de agua.
  • Los agroquímicos (en el cultivo), químicos (en la industria).
  • Los lavados y los desperdicios transformados en basura textil .

Para hacer un resumen

Las telas más reconocidas y accesibles dentro de la sustentabilidad son: Lino, Tencel, Polyester Reciclado (rPET), Bambú, Algodón Orgánico, Cáñamo, Lana Reciclada y Corcho.

Cada una de estas telas tienen beneficios y desventajas en algún punto.

Algunas son ecológicas, otras tienen procesos cerrados (circular) sin desperdicio de agua, ni emisión de fluidos tóxicos, otras resuelven el tema del reciclado de PET, otras se biodegradan más fácil. El tema es ir eligiendo en función de nuestras necesidades, la disponibilidad y con el menor impacto posible.

Hay nuevos desarrollos, pero no son de fácil acceso (Fibra de piña, Kombucha, Fibra de plátano, Nopal, Bioplásticos, entre otros).


Si querés acercarte a lo más simple, natural y accesible, lo ideal es que elijas Fibras Naturales puras y de buena calidad.


Un beneficio de estas fibras es que se biodegradan en corto tiempo y no despiden microplásticos en sus lavados.

Si queremos que sean más sustentables aún, las podemos usar en su color de origen o teñirlas con Tintes naturales (como cáscara de cebolla o palta, yerba mate, eucaliptus, etc.). Si el cultivo es Orgánico o Agroecológico, mejor.

Estas fibras provienen de la naturaleza, lógicamente, y se dividen en dos grupos por su origen: vegetal y animal.

Fibras de Origen Vegetal

Algodón y Lino

Las más conocidas y usadas son el Algodón y el  Lino, ambas con propiedades similares (termorregulalbles, absorbentes, frescas) aunque el Algodón tiene un uso mucho más masivo.

Bambú, Cañamo, Yute

También entran en esta categoría el Bambú, Cañamo, Yute. Vale aclarar que todas estas fibras pasan por un proceso productivo, industrial o artesanal, para llegar a ser tela y es ahí donde debemos tener el ojo puesto, porque muchos procesos son altamente contaminantes, ya sea por los químicos suavizantes, colorantes y cantidad de agua usada.


Yo trabajé con Algodón Orgánico casi 10 años y se cuidan estos aspectos en la cadena de valor para poder certificar los procesos, pero aunque no sea Orgánico, busquemos industrias o artesanos responsables.


Fibras de origen animal

El otro gran grupo son las de origen animal: Lana, Camelidos, Seda, Cueros.

Hoy el respeto animal es muy tenido en cuenta y también lo ecológico, en estas fibras. Los Veganos no las usan.

Hay certificaciones como RWS (Responsible Wool Standard) que garantizan el bienestar de las ovejas  y el suelo.

Hay otro tema que es la contaminación que produce la curtiembre de cuero, que se realizaba con Cromo (uno de los metales pesados más tóxicos). Si bien ya hay métodos más sustentables y certificaciones con respecto al tema, la tendencia es reemplazarlo en un futuro por otras alternativas de origen vegetal (como la fibra de piña o Nopal).

Todas son biodegradables , pero desde mi punto de vista deberían volver al circuito y recuperar esa fibra para generar nuevamente hilo, tejerlo y hacer tela otra vez.

Eso sería un circuito circular perfecto: fibras naturales recicladas.

Hay una empresa en España llamada RecoverTex, la cual hace eso. Recupera fibra, la separa por color (para no teñir) y la procesa de tal forma que no usa agua, ni químicos y con eficiencia energética, reduciendo las emisiones de CO2.


Otra parte importantísima, es que hay involucradas personas en esta extensa cadena. Tener en cuenta su cuidado, sus derechos, su bienestar y su pago justo son prioridades dentro de la sostenibilidad.


Repensar la Moda, la manera en que vestimos o hacemos indumentaria, es un gran desafío en la actualidad.

¿Podemos cambiar hábitos de consumo en función de un futuro mejor y sostenible?

La idea es estar [email protected] y saber, aunque sea en lo básico, para poder elegir mejor, ya sea como diseñ[email protected], marcas o [email protected]

El conocimiento nos hace conscientes.

Fuente: inspiracioneco (.com)

Te puede interesar