Todos somos responsables del Desarrollo Sostenible

Llegó el momento de actuar en forma colectiva y mancomunada en la búsqueda de estos que son, sin duda, objetivos comunes

Cambio Climático 28 de septiembre de 2020
tierra-planeta-831584

La pandemia nos ha dejado claro entre otras cosas la fragilidad de determinados sistemas de contención a situaciones no planificadas, aun en los países más desarrollados del mundo. Nos ha mostrado de la forma más cruda cómo la acción del hombre y sus prácticas productivas, pueden condicionar la totalidad del planeta. Detenerse a analizar cómo una práctica productiva particular en un mercado chino condicionó la actividad humana en su totalidad en unos pocos meses, debe ayudarnos a intensificar las prácticas que nos acerquen al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

El agua es, como todos sabemos, indispensable para la vida. El manejo adecuado del recurso es indispensable para la vida actual y futura, y debe ser abordado en forma prioritaria, estratégica e interdisciplinaria. Es necesario actuar sobre todo el ciclo industrial y urbano del agua buscando mitigar los efectos adversos del desarrollo para la preservación el cuidado de la vida y el ambiente. La industria del agua ha desarrollado tecnologías y prácticas de tratamiento muy eficientes y convenientes para abordar prácticamente todas las problemáticas asociadas a la gestión del agua. Esto es un aspecto destacable, ya que representa una parte relevante de la solución, pero no la única. Promover los medios para que estas tecnologías y/o prácticas se implementen continúa siendo un desafío. Es muy importante trabajar en la comunicación de estos temas con todos los actores sociales e industriales. Internalizar prácticas sostenibles de uso del recurso hídrico es fundamental para consolidar la sostenibilidad del desarrollo.

Desde nuestra tarea de provisión de soluciones sostenibles, trabajamos todos los días con la convicción de que somos un actor de peso en la implementación de prácticas productivas y urbanas sostenibles. Permanentemente, nuestros equipos técnicos evalúan nuevas tecnologías y aplicaciones para las existentes teniendo como objetivo optimizar las prácticas. Llegó el momento de actuar en forma colectiva y mancomunada en la búsqueda de estos que son sin duda objetivos comunes. Todos los actores tenemos una cuota de responsabilidad, aunque claramente hay quienes pueden accionar sobre un universo más grande.

Las implicancias del mal uso del agua, o su defectuoso tratamiento, no necesariamente se circunscriben y condicionan una zona geográfica, país o territorio específico. Hoy más que nunca es necesario trabajar en forma mancomunada, ya que esta problemática no tiene fronteras sino que es global.

Fuente: Perfil (.com)

Te puede interesar