Basurales: el 64% de los tucumanos piensa que San Miguel de Tucumán está descuidada

Según datos de una encuesta del estudio de Reale Dallatorre, encargada por LA GACETA, la acumulación de basura es la peor cara de la capital

Residuos 27 de enero de 2021
870081_202011231815460000001

Papeles tirados en las peatonales, botellas de plástico en las plazas, bolsas con desperdicios a pocos metros de los contenedores, canales repletos de residuos, microbasurales en los barrios. La suciedad tiene múltiples caras en la urbe y este resultado: el 64% de los tucumanos cree que San Miguel de Tucumán está descuidada, según un sondeo realizado por Dallatorre Consultores (RDT).

De acuerdo con el relevamiento, encargado por LA GACETA, aunque la evaluación de la capital es poco satisfactoria, los encuestados consideran que la acumulación de basura -el principal problema de higiene urbana- se debe a la falta de cultura ciudadana. Así opinaron siete de cada 10 tucumanos. Por otro lado, un 24,5% sostiene que hay ineficiencia del Estado y falta de inversiones para resolver este conflicto.

La encuesta, que fue realizada en base a respuestas múltiples (la persona consultada tiene una o más opciones para contestar en base a su valoración u opinión personal) arrojó un dato llamativo: son los propios vecinos de la capital los que más sucia y descuidada ven la ciudad (71,30%). En total, uno de cada 10 tucumanos ve la urbe linda y cuidada.

Peligro

La basura no sólo le proporciona a la ciudad una mala imagen. Genera mal olor y es sinónimo de peligro. Cuando llueve, los desperdicios en los canales de desagüe y en los resumideros aumentan el riesgo de inundaciones. Los microbasurales son focos infecciosos, que pueden favorecer un sinnúmero de enfermedades; entre ellas, el dengue.

870081_202011231815460000002

Los datos de la encuesta no sorprenden a las autoridades y, de hecho, admiten que reflejan lo que ocurre en la ciudad. “Por día sacamos hasta 80 microbasurales que los vecinos denuncian en el municipio capitalino. Basta con que se tire un par de ramas en una esquina para que a las pocas horas se llene de bolsas de basura”, explicó Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Según el funcionario, no es un problema mayormente relacionado con los carros que ilegalmente retiran basura de los domicilios y luego la arrojan en cualquier parte. “Secuestramos estos carros de tracción a sangre, pero también camionetas de media y alta gama por la misma infracción: tirar desperdicios en la vía pública”, detalló.

Arnedo cuenta que llevan adelante una lucha frontal para eliminar los microbasurales y sostiene que esta situación está directamente relacionada con la falta de conciencia y de cultura.


A principios de la cuarentena por coronavirus, iniciamos un trabajo casa por casa para combatir la epidemia de dengue. Me impresionó la cantidad de basura que acumulan muchos tucumanos y que generan también por el uso excesivo de plásticos, resaltó. Según el funcionario, además del problema de los residuos el constante vandalismo que sufre la ciudad también afecta su imagen.


basurales-64porciento-tucumanos-piensa-san-miguel-tucuman-esta-descuidada-870081-201802

basurales-64porciento-tucumanos-piensa-san-miguel-tucuman-esta-descuidada-870081-201620

basurales-64porciento-tucumanos-piensa-san-miguel-tucuman-esta-descuidada-870081-202052

¿De quién es la culpa?

El problema de la basura no se resuelve repartiendo culpas, como lo dijo en reiteradas oportunidades Marta Casares, arquitecta y urbanista, directora del Observatorio de Fenómenos Urbanos Territoriales de la UNT. Es un tema de gestión, que debe ser visto y tratado como tal, sostiene la experta. No obstante, cree que si no se involucra a la comunidad todo lo que se haga durará muy poco.

Desde el Observatorio, se elaboran distintos mapas de riesgo donde figuran los basurales clandestinos. El año pasado, se detectaron cerca de 500 vaciaderos de diferentes tamaños. El modelo de sacarnos la basura de encima y tirarla donde sea está agotado, sostiene Casares. El cambio climático nos exige ya a todos, al Estado y a las comunidades, involucrarnos y tomar conciencia.


Coincide con ese pensamiento la ecologista Magdalena “Malu” Sorondo, que dirige la ONG Sos Tierra Tucumán. No podemos seguir viendo la mugre en la vía pública y naturalizarla. Los ciudadanos debemos realizar pequeñas acciones, desde no tirar un papel en la calle hasta generar menos residuos en nuestras casas. Pero también el Estado debe asumir su parte. ¿Cómo? No creo que una ley por sí sola sirva de algo. ¿Hace cuántos años está prohibido arrojar basura y no se cumple? Hay que hacer campañas, controlar. Debe ser un Estado activo y presente, que multiplique las acciones en las escuelas, desde el jardín de infantes, y que incentive a la población a separar la basura y a cuidar los espacios públicos”, sostiene. Y pone como ejemplo lo que ocurrió en El Cadillal: la gente ve que ahora está más cuidado y controlado y pone de su parte.


Ficha técnica

El relevamiento de Reale Dallatorre Consultores fue realizado del 31 de octubre al 3 de noviembre en 800 casos en todo el territorio tucumano con un margen de confianza del 95% y un error muestral del 3,8%.  Se trata de una  muestra aleatoria, polietápica, estratificada por región y proporcional al peso poblacional. La selección del entrevistado se realizó de acuerdo con cuotas (anidadas) de sexo y edad, siguiendo parámetros censales. Los datos se recogieron digitalmente (70% en Facebook y 30% en Instagram).

Fuente: Diario La Gaceta (Tucuman)

Te puede interesar

Noruega combate el cambio climático

Noruega se ha propuesto absorber todas las emisiones de dióxido de carbono de la industria europea. Para ello, pretende bombear el CO2, el elemento más perjudicial para el clima, en las capas rocosas que subyacen al mar del Norte. Un reportaje sobre los riesgos del almacenamiento artificial del dióxido de carbono

Petroleo