Las hormigas limpian las calles de Nueva York

Un nuevo estudio muestra el papel de los artrópodos en la limpieza de los residuos de comida de las calles de la ciudad. En palabras del gran ecologista E. O. Wilson, las hormigas están entre las "pequeñas cosas que dirigen el mundo". Resulta que incluso ayudan a limpiar las calles de Nueva York

Mundo animal 01 de febrero de 2021
b8d713_c909febd817e4272b6e67bfdf9e0768e_mv2

Durante seis días, un equipo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte dejó caer panchos, galletas y papas fritas por una zona de 150 manzanas de Nueva York para estudiar la cantidad de residuos de comida que podían comer en 24 horas. Descubrieron que los artrópodos -invertebrados con exoesqueleto, como los insectos y las arañas- actúan como un servicio de limpieza rápida de la basura. Las hormigas del pavimento, en particular, son consumidoras voraces de residuos alimenticios y, junto con otros artrópodos, son capaces de comer hasta 6,5 kilogramos (unas 14 libras) de residuos por cuadra al año. Esta cantidad equivale a 60.000 panchos, 200.000 galletas o 600.000 papas fritas en Broadway y West Street. El estudio se publicó el 2 de diciembre en Global Change Biology.

Los investigadores utilizaron trampas para insectos para capturar 32 especies diferentes de hormigas en toda la ciudad. Encontraron más especies de hormigas en los parques que en las calles, pero las hormigas de la calle consumían más comida. La diferencia importante, al parecer, es la presencia de la hormiga del pavimento introducida (exótica) (Tetramorium sp. E), una de las especies de hormigas urbanas más comunes en América.

La hormiga del pavimento es una especie guerrera que emerge en primavera para luchar contra otras hormigas por el mejor terreno en batallas que a menudo dejan partes del cuerpo de las hormigas esparcidas por la acera. No son muy exigentes en cuanto a la alimentación: se abalanzarán sobre cualquier comida chatarra que puedan morder con sus mandíbulas.

La autora principal del trabajo, Elsa Youngsteadt, afirma que el entorno de la hormiga del pavimento podría explicar sus agresivos hábitos alimenticios. Youngsteadt cree que las condiciones cálidas y secas de las calles podrían estar "estimulando" a las hormigas para que puedan "correr más rápido, comer más y [tener] más sed que en los parques, lo que resulta en un procesamiento más rápido de la comida".

Jari Niemelä, ecologista urbano interesado en los insectos de la Universidad de Helsinki (Finlandia), afirma que el estudio demuestra que las especies de insectos exóticas no son todas malas. Algunas de ellas, como la hormiga del pavimento, son "evidentemente muy beneficiosas" para la humanidad, ya que reducen el número de plagas menos deseables que podrían propagar enfermedades. "Por supuesto", dice Niemelä, "la gente debería evitar tirar comida, ya que esto alimenta a [vertebrados] no deseados, como las ratas. Pero parece que los artrópodos son capaces de limpiar parte del desorden".

Fuente: Clima Terra (.org)

Te puede interesar

¿Cómo proteger a las abejas, responsables de la polinización del 75% de los cultivos alimentarios en el mundo?

Los pesticidas y fertilizantes utilizados por la agroindustria, así como la introducción de insectos exóticos para el control de plagas y polinización junto con la eliminación de la flora nativa para la instalación de monocultivos, amenazan la supervivencia de las abejas. Para solucionar este problema, científicos señalan la necesidad de avanzar hacia un modelo agroecológico que disminuya drásticamente los pesticidas y conserve la flora nativa

abejas-productos-dia-mundial-aguacate-cafe-almendras-3