Comprar menos es mejor que comprar ecológico para ti y para el planeta

¿Comprar “verde” o “sostenible”? La ciencia dice que no le estás haciendo ningún favor al medio ambiente ni a tu salud mental

Residuos 13 de agosto de 2021
Consumismo

Con la inminente catástrofe climática en las noticias todos los días, es natural querer hacer todo lo que podamos para detener los alarmantes informes de científicos. Para muchos de nosotros (incluyéndome a mí) parte de eso significa salir corriendo a comprar pajitas de bambú y bolsas de compras reutilizables, limpiadores orgánicos, productos sin envases plásticos, etc…

Pero antes de volverse loco con las compras “verdes”, tómese un segundo para considerar los resultados de un nuevo estudio de la Universidad de Arizona. Al comparar los hábitos de compra, la salud mental y el impacto ambiental de casi 1.000 jóvenes, los investigadores reafirmaron un principio que debería ser obvio pero que es demasiado fácil de olvidar.

No comprar nada es mejor que comprar cosas “ecológicas”. Y eso es cierto tanto si se trata del impacto de sus compras en el medio ambiente como de su propia felicidad.

Comprar menos es mejor que comprar “verde” para el planeta… No debería ser un choque demasiado grande que simplemente consumir menos es mejor para el planeta que consumir un producto que se comercializa como “verde”. Después de todo, cada nuevo artículo que una fábrica termina requiere algunos recursos para producir, incluso si ese artículo es ecológico y con menos impacto que otro.

Pero en el confuso torbellino de noticias ambientales y recomendaciones de expertos, esta verdad tan sencilla puede perderse. Por ejemplo, las prohibiciones de bolsas de plástico. Si tu país o ciudad está prohibiendo las bolsas de compras de un solo uso, puede ser tentador comprar esa elegante bolsa de algodón orgánico que cuelga a la salida de tu supermercado.

Sin embargo, los expertos que han estudiado los datos sobre el impacto ambiental insisten en que el cultivo de algodón es mucho peor para el planeta que la bolsa de plástico original. ¿Su mejor apuesta para llevar sus comestibles si te preocupas por la sostenibilidad del planeta? Cualquier bolsa que ya tengas en casa.

Esto es cierto para muchos tipos de productos “verdes”. Si vas a comprar pajitas, las biodregradables superan al plástico. Fairphone es mejor desde una perspectiva ecológica que un iPhone. Pero la mejor opción de todas es no comprar pajitas o un teléfono nuevo a menos que sea realmente necesario.

…y por tu felicidad. No es sólo la tierra será más feliz si simplemente compras menos cosas. Según el estudio de la Universidad de Arizona, tú también será más feliz.

De nuevo, esto no es una sorpresa. Muchas investigaciones han demostrado que el materialismo en general nos hace miserables y solitarios. Pero podrías pensar que comprar verde no tendría el mismo impacto negativo en nuestra salud mental que el consumismo normal y cotidiano. No es así, encontró este nuevo estudio.


Pensamos que podría satisfacer a las personas que participaron en una mayor conciencia ambiental a través de patrones de compra ecológicos, pero no parece ser de esa manera. La reducción del consumo tiene efectos sobre el aumento del bienestar y la disminución de la angustia psicológica, pero no lo vemos con el consumo verde.

Sabrina Helm, investigadora principal.


En resumen, es perfectamente posible estar obsesionado con la ecología y ser un materialista furioso al mismo tiempo. Lujuria por cada nuevo producto “eco” en el mercado puede hacer que te sientas virtuoso, pero presenta las mismas trampas emocionales que la lujuria por el resto de compras no “eco”.


Si tienes muchas cosas, tienes muchas cosas en la cabeza. Tal vez tienes muchas deudas porque compraste todas esas cosas, y ahora tienes que vivir con todas esas cosas. Muchas requieren mantenimiento y organización. No es como si lo compras y se termina. Si te liberas de esa carga de propiedad, la mayoría de la gente dice sentirse mucho mejor y más libre.

Sabrina Helm, investigadora principal.


La tierra (y también probablemente su asesor financiero) también te agradecerá por ahorrar. Lo que hace que la recomendación final de esta investigación sea muy simple: si no lo necesitas, no lo compres.


La clave es reducir el consumo y no sólo comprar cosas ecológicas. Tener menos y comprar menos puede realmente hacernos más felices.

Sabrina Helm.


Fuente: Eco Inventos (.com)

Te puede interesar

Nuestro mundo está muriendo porque no valoramos el des-hacer cosas

Hablo mucho de cómo estamos destruyendo nuestro medio ambiente con un sistema global en el que el comportamiento humano está impulsado por la búsqueda de beneficios, de cómo la estructura de poder que domina ese sistema lo hace mediante la violencia, la explotación, la opresión y la amenaza de guerra nuclear, y de cómo todos vamos a morir si no cambiamos este sistema

b8d713_66cb6d3cecc0406097e74662fbcf9a83_mv2