10 cosas que nuestros abuelos reutilizaron durante las grandes crisis

Años atrás, muchas personas sufrieron dificultades financieras extremas, lo que llevó a una frugalidad extrema. La frase «úsalo, úsalo, hazlo o prescinde de él» se popularizó durante esta época, y por una buena razón

Residuos Por: Marcos Bach 28 de noviembre de 2022
Reutilizar-baqueros

MarcosBach

La vida puede ser dura hoy en día, pero la mayoría de nosotros tenemos la suerte de no haber conocido nunca las verdaderas penurias: las que tuvieron que afrontar nuestros abuelos y bisabuelos durante los años de la Gran Depresión o durante las grandes guerras. Pero a pesar de lo dura que era la vida en aquella época, donde había voluntad, casi siempre había un camino.

Como describe en Eco inventos, la gente tenía que ser creativa para llegar a fin de mes, y una de las formas de hacerlo era ahorrando, reutilizando y reaprovechando absolutamente todo. Lo que hoy en día no se nos ocurriría tirar era tan bueno como el oro en aquella época.

Los objetos más valiosos eran prácticamente cualquier cosa. Pero, en general, cuantos más usos se le pudieran dar a un mismo objeto, más valioso sería.

Hoy en día, en muchos países del mundo viven en permanente crisis y sus gentes, son auténticos maestros del reciclaje y la reutilización. Siempre se puede aprender de ellos.

¿Qué se reutilizaba en las grandes crisis?

Todo se reutilizaba, reciclaba y reutilizaba. Estas son algunas de las muchas cosas que la gente reutilizaba durante las grandes crisis:

  • Papel.
  • Tela.
  • Botones.
  • Cuerda.
  • Sacos de harina.
  • Neumáticos.
  • Jabón.
  • Restos de cocina.

Más adelante hablaremos de todo esto con más detalle, pero basta con decir que cuanto más vida se pueda exprimir de cada objeto, menos dinero tendrás que gastar, y menos recursos debes utilizar.

Sin dinero suficiente, la gente tuvo que volverse muy ingeniosa. Encontrar formas creativas de reutilizar y dar un nuevo uso a los objetos cotidianos se convirtió en una habilidad vital que a veces significaba la diferencia entre la vida y la muerte, e incluso podía intercambiarse como moneda en el sistema de comercio y trueque que surgió cuando el dinero dejó de existir para mucha gente.

Entonces, ¿qué guardaba la gente exactamente y cómo reutilizaba los restos que ya no podían usarse? La lista es extensa. Prácticamente todo lo que la gente tenía en sus manos se aprovechaba una y otra vez. Pero hay algunos objetos comunes que mucha gente guardaba, y muchas formas innovadoras de utilizarlos.

Cosas que la gente reutilizó durante las grandes crisis:

  1. Ropa, sábanas y toallas viejas. La ropa se usaba hasta que quedaban los hilos desnudos. Lo mismo ocurría con las sábanas y las toallas. Entonces, si había tela que estuviera en buen estado, se reutilizaba para hacer nueva ropa o sábanas o paños o trapos. Los trapos se utilizaban tal cual o se remendaban para hacer nuevas prendas o sábanas o se convertían en alfombras de trapo. También se guardaban y reparaban los calcetines. Todo el mundo zurcía sus calcetines en aquella época, lo cual es difícil hoy en día porque la mayoría de los calcetines son de material sintético y no aguantan la puntada.
  2. Sacos. Los sacos de harina y grano también eran muy versátiles. Estaban hechos de algodón y algunos incluso tenían bonitos estampados y dibujos, lo que los convertía en una tela excelente para hacer ropa nueva. El «vestido de saco de harina» fue muy popular durante la década de 1930 en EE.UU., pero la tela se utilizó para hacer de todo, desde vestidos, camisas y pantalones hasta ropa de cama, parches, delantales e incluso ropa interior y pañales.
  3. Neumáticos. El caucho de los neumáticos se utilizaba de diferentes maneras. Podía usarse para remendar las suelas de los zapatos gastados, los restos podían usarse en las camas de los jardines de las casas, y podía usarse como material de construcción. En situaciones desesperadas, los neumáticos también se utilizaban como combustible y se quemaban para mantener el calor, a pesar del humo negro increíblemente peligroso que emite la quema de caucho.
  4. Tarros, botellas y botes. Muchos seguro que tenéis la casa llena de tarros Mason, en general, en todos los rincones de nuestra casa. Reutilizaban los tarros de cristal o botellas para todos los fines imaginables en las casas. Así que no es de extrañar que los tarros de cristal, las latas y los recipientes de todo tipo nunca se tiraran. Los tarros podían utilizarse para almacenar alimentos, recoger la grasa de la cocina o guardar cualquier cantidad de artículos domésticos, desde botones hasta gomas elásticas. Las latas de galletas a menudo se reutilizaban como fiambreras para los niños y para los afortunados que tenían trabajo, y para los que andaban por la calle intentando encontrar uno.
  5. Jabón y velas. Todo se utilizaba hasta la última gota, y eso incluía cosas como el jabón y las velas. Los restos de jabón y de velas de cera se recogían y refundían para hacer nuevas velas y nuevos jabones. Y hasta la última gota de jabón líquido se utilizaba y se diluía con agua para que durara más. Esta era una forma efectiva de estirar el dinero que aún hoy es popular entre algunas personas.
  6. Cuerdas y bandas elásticas. Se guardaba cada trozo de cuerda y banda elástica (en uno de esos tarros reutilizados) por si se necesitaba en lugar de hilo nuevo para remendar la ropa o para coser o atar cualquier cosa. Del mismo modo, las gomas elásticas se guardaban y se utilizaban para reparar objetos, mantenerlos unidos y para hacer las populares pistolas de gomas elásticas, un juguete infantil hecho con una pinza de la ropa, un trozo de madera y una goma elástica que los niños se disparaban unos a otros cuando jugaban.
  7. Botones. En una época en la que la ropa se confeccionaba a mano, incluso sin el colapso económico, los botones bien podían ser monedas de oro. Cada botón que sobraba se guardaba y se utilizaba para remendar la ropa vieja a la que le faltaban botones y para añadirlos a las prendas recién cosidas. También se podían utilizar como piezas de juego y marcadores de Bingo.
  8. Papel y revistas. Se guardaba cualquier trozo de papel y producto de papel. Los cartones, las revistas y las pilas de periódicos se utilizaban incluso como material de construcción en los barrios pobres. También se guardaban las bolsas de papel. Los restos se utilizaban como papel para escribir y envolver paquetes, e incluso se convertían en pequeños cuadernos cosidos a mano que se regalaban a los niños en Navidad. Si no hay nada más, el papel siempre se podía quemar como combustible o para encender fuego, que era una opción mucho mejor que los neumáticos.
  9. Restos de la cocina. De todos los lugares de la casa, la cocina era el último sitio donde se desperdiciaba algo. Todo se reutilizaba en la cocina. Cada cáscara de huevo, cada hueso de pollo, cada extremo de pan duro y cada tarro de manteca de cerdo o grasa se aprovechaba de alguna manera. También se aprovechaban partes de animales que hoy en día no utilizamos ni comemos: Las patas de pollo se convertían en sopa, y las plumas se utilizaban para hacer almohadas y ropa de cama.
  10. Agua. El agua también era un bien preciado (probablemente el más importante de todos) al que mucha gente no tenía acceso. Cualquier agua que pudiera ser reutilizada lo era. Mucha gente se bañaba en la misma agua y luego limpiaba su ropa y sus platos en ella. El agua tenía varios usos no sólo uno.

¿Qué podemos aprender?

Hoy en día vivimos en una sociedad consumista de usar y tirar, en la que producimos más residuos y derrochamos más dinero que nunca, dinero que a menudo ni siquiera tenemos. Nuestros abuelos y bisabuelos se horrorizarían de la cantidad de cosas que tiramos hoy en día.

Por suerte, como agricultores de pueblo de hoy en día, en general seguimos viviendo según las reglas más importantes de las grandes crisis: Utilizarlo, desgastarlo, arreglarlo y reutilizarlo. Y siempre hay que dar las gracias por cada pequeña cosa. Muy similar al sistema de las 6R: Racionalizar, Reducir, Rediseñar, Reutilizar, Reparar y Reciclar.

Te puede interesar