Lo que significa una década desperdiciada en acciones climáticas

Una nueva síntesis muestra lo que significa una década desperdiciada para el pacto climático hecho en París, cuadruplicar las acciones en un tercio del tiempo. Si se hubieran iniciado serias acciones climáticas en 2010

Cambio Climático 27 de mayo de 2020
11c77a_b7b670e6d70c4417959ae6711073efc7_mv2
11c77a_b7b670e6d70c4417959ae6711073efc7_mv2

Los recortes necesarios para cumplir con los niveles de emisiones de 2 °C habrían sido de alrededor del 2% anual, en promedio, hasta 2030. En cambio, las emisiones aumentaron. En consecuencia, los recortes requeridos a partir de 2020 son ahora de más del 7% anual en promedio para 1,5 °C (cerca del 3% para 2 °C).

La última década de fracaso político en el cambio climático nos ha costado caro a todos. Ha reducido el tiempo que queda para la acción en dos tercios. En 2010, el mundo pensó que tenía 30 años para reducir a la mitad las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Hoy en día, sabemos que esto debe suceder en diez años para minimizar los efectos del cambio climático. Los cambios incrementales que alguna vez podrían haber sido suficientes ya no lo son.

La otra mala noticia es que, incluso en conjunto, las medidas climáticas propuestas por todos los países están muy lejos de cumplir este requisito. En lugar de reducir las emisiones a la mitad para 2030, las propuestas climáticas de los países darán lugar a un ligero aumento. Peor aún, los países por separado no están en condiciones de cumplir compromisos que eran insuficientes desde el principio y que ahora son deplorablemente inadecuados.

La mejor noticia es que cada vez más países, regiones, ciudades y empresas están llevando a cabo las profundas y rápidas transformaciones que se necesitan con urgencia. A escala, con ellas se podrían alcanzar los objetivos climáticos colectivos que las naciones acordaron en París hace más de cuatro años. Hay que aprender de lugares como Costa Rica, Shenzhen en China y Copenhague que han hecho progresos mediante el uso de energía renovable y transporte electrificado. El Reino Unido (junto con otras 75 partes) y California han establecido al menos objetivos ambiciosos para llegar a ser neutrales en cuanto a las emisiones de carbono, lo que podría enviar señales a la industria incluso antes de que se apliquen las políticas de apoyo. Mientras tanto, 26 bancos han dejado de financiar directamente nuevas centrales eléctricas de carbón (véase go.nature.com/32uped2).

La cuestión es cómo acelerar estas actividades lo suficiente para mantener el calentamiento a menos de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

Aquí presentamos una instantánea de la medida en que las promesas individuales de las naciones son inconsistentes con sus objetivos colectivos declarados. Sacamos nuestras conclusiones de una síntesis de las diez ediciones del Informe sobre la Brecha de Emisiones producido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)1-5. Cada año, durante el último decenio, este informe ha examinado la diferencia entre lo que los países se han comprometido a hacer individualmente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y lo que deben hacer colectivamente para cumplir los objetivos de temperatura acordados: la "brecha".

Nuestro análisis muestra que la brecha se ha ampliado hasta cuatro veces desde 2010. Hay tres razones para ello.

  • En primer lugar, las emisiones anuales mundiales de gases de efecto invernadero aumentaron un 14% entre 2008 y 2018. Esto significa que ahora las emisiones tienen que disminuir más rápidamente de lo que se había estimado anteriormente, porque son las emisiones acumuladas las que determinan el aumento de la temperatura a largo plazo.
  • En segundo lugar, la comunidad internacional está ahora de acuerdo en que debe garantizar un aumento de la temperatura mundial menor que el que decidió hace diez años, porque los riesgos climáticos se comprenden mejor.
  • Y en tercer lugar, las nuevas promesas de los países sobre el clima han sido insuficientes.

El décimo aniversario del informe coincide con el hito de 2020 que los países acordaron en París. Se comprometieron a comunicar o actualizar las promesas climáticas, o "contribuciones determinadas a nivel nacional", a la conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) este noviembre en Glasgow, Reino Unido. Claramente, las promesas deben ser revisadas - y luego, crucialmente, cumplidas - si la enorme brecha entre "hablar y caminar" se va a cerrar para el 2030.

La brecha mental

El alcance de los informes sobre la brecha de emisiones del PNUMA ha evolucionado con el tiempo, en consonancia con la política climática. Entonces, ¿qué ha cambiado durante la última década?

En el acuerdo de Copenhague de 2009 y en el acuerdo de Cancún de 2010 , los países se comprometieron colectivamente a limitar el calentamiento a menos de 2 °C, y 73 países se comprometieron individualmente a fijar objetivos de emisiones para 2020. El acuerdo de París de 2015, en respuesta a la creciente preocupación por los efectos del cambio climático, hizo más estricto el límite colectivo de temperatura a "muy por debajo de 2 °C" y acordó "proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C "9. En el marco del acuerdo de París, 192 partes prometieron individualmente objetivos de emisiones, por lo general para 2030 (véase "Más y más rápido").

11c77a_e1e43756d39f457b991ec34d36bf8192_mv2

De 2010 a 2014, los informes sobre la brecha proyectaron la probable diferencia en 2020 entre el resultado esperado de las promesas de los países y las vías hacia los 2 °C. El informe de 2010 documentó un déficit del 14%. Desde 2015, los informes han pronosticado el déficit esperado en 2030 entre las promesas de los países y el progreso hacia los 1,5 °C (déficit actual del 55%) y los 2 °C (déficit actual del 25%; véase "Más y más rápido"). En el informe también se examinan las políticas que los países están aplicando a nivel nacional.

Si se hubieran iniciado serias acciones climáticas en 2010, los recortes necesarios para cumplir con los niveles de emisiones de 2 °C habrían sido de alrededor del 2% anual, en promedio, hasta 2030. En cambio, las emisiones aumentaron. En consecuencia, los recortes requeridos a partir de 2020 son ahora de más del 7% anual en promedio para 1,5 °C (cerca del 3% para 2 °C).

¿No se están reduciendo las emisiones? Nos vemos en el tribunal

La ventana de tiempo para reducir a la mitad las emisiones globales también se ha reducido drásticamente. En 2010, era de 30 años; hoy en día, es de 10 años para 1,5 °C (25 años para 2 °C). Aunque en muchos informes, los científicos y los encargados de la formulación de políticas siguen debatiendo los aumentos de 2 °C, cabe destacar que, en 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático informó de que un calentamiento superior a 1,5 °C sería desastroso10.

Los países ni siquiera están en vías de cumplir sus promesas para 2015, que ya son claramente insuficientes. De los países del G-20, siete (Australia, Brasil, Canadá, Japón, Corea del Sur, Sudáfrica y los Estados Unidos) necesitan aplicar la política existente o poner en marcha nuevas medidas. (Los Estados Unidos han iniciado el proceso de retirada del acuerdo de París, y se retirarán en noviembre). Rusia y Turquía se han fijado objetivos poco ambiciosos que pueden cumplir sin nuevas políticas.

Desde 2015, las emisiones mundiales estimadas para 2030 han disminuido sólo un 3%. Para los siete principales emisores, las estimaciones para 2030 han disminuido ligeramente, se han estabilizado o han aumentado (ver 'Los siete principales emisores').

11c77a_3544cd8ef62e4b2ca533c58f83b1036c_mv2
Ningún modelo puede predecir el futuro por sí solo, y esos análisis excluyen necesariamente los acontecimientos más recientes. No obstante, está claro que, colectivamente, las políticas actuales no limitarán el calentamiento global a un nivel muy por debajo de los 2 °C, y mucho menos a 1,5 °C, como se acordó en París.

11c77a_87bfa64efa484c8abb9d0a8d76571c3b_mv2

Es evidente que la auditoría anual de la brecha de emisiones no ha alterado los malos resultados. No obstante, el concepto de brecha ha demostrado ser útil. Los informes y las cifras han informado continuamente a las cumbres de las Naciones Unidas sobre el clima y la brecha de emisiones se señaló como una grave preocupación cuando las partes estaban adoptando el acuerdo de París.

Acción transformadora

En los últimos diez años han comenzado a aparecer transformaciones políticas fundamentales en algunos sectores, países, regiones, ciudades y empresas. Estas innovaciones buscan alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDG), incluidos los climáticos. Reducir las emisiones ahora requiere "no dejar a nadie atrás".

Para reconocer, supervisar y comprender estos avances, los informes sobre las deficiencias han incluido ejemplos. Algunos se discuten aquí.

Acción ambiciosa. Lo más alentador es que una gran cantidad de naciones, regiones, ciudades y empresas ágiles han prometido o realizado cambios radicales desde el acuerdo de París (véase "Brecha de acción" e Información complementaria. Véase también go.nature.com/2t22tth).

  • En el último recuento, 76 países o regiones (la Unión Europea es la mayor) y 14 regiones o estados subnacionales (el mayor es California) han establecido o están considerando objetivos de emisiones netas cero; algunos lugares han comenzado a aplicarlos. En conjunto, estos lugares representan alrededor del 21% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero12,13.

11c77a_2aa7c965e8cc436e8441909a10affff8_mv2

  • Cincuenta y tres países y 31 estados y regiones se han comprometido explícitamente a crear un sector eléctrico libre de emisiones. Otros siete países lo han hecho implícitamente apuntando a emisiones netas de gases de efecto invernadero cero. Juntos, representan alrededor del 18% de la generación de electricidad mundial14.
  • Veintiún países, 5 regiones y más de 52 ciudades se han comprometido a que todos los vehículos estén libres de emisiones.
  • También existen ejemplos individuales de sectores en los que se consideró difícil llegar a cero emisiones, como la industria pesada y la aviación.
  • Los gigantes del acero ThyssenKrupp en Essen (Alemania) y SSAB en Estocolmo tienen como objetivo la producción de acero con cero emisiones para 2050 y 2045, respectivamente.
  • La empresa de materiales de construcción Heidelberg Cement, con sede en Alemania, tiene como objetivo la producción de cemento con cero emisiones para 2050.
  • En cuanto a la aviación, Noruega y Escocia esperan lograr que los vuelos de corta distancia y los vuelos nacionales tengan cero emisiones para 2040.

Las energías renovables. Los costos de la energía renovable están disminuyendo más rápido de lo esperado. Las energías renovables son actualmente la fuente más barata de nueva generación de energía en la mayor parte del mundo. La energía solar y eólica será financieramente más competitiva que las plantas de carbón existentes para el próximo año. Estas disminuciones de costos, y las del almacenamiento de baterías, están abriendo posibilidades para la electrificación a gran escala y con bajo contenido de carbono.

Consumo de carbón. El auge de la energía renovable puede - debe - facilitar el alejamiento del carbón. Las economías emergentes que dependen del carbón, como China y la India, han comenzado a abordar el consumo ajustando el precio del combustible, poniendo un tope a su consumo, reduciendo los planes de nuevas centrales eléctricas de carbón y apoyando las energías renovables. Hay que hacer mucho más, y rápidamente, al tiempo que se aborda la pobreza, el acceso a la energía y la urbanización16-18.

ODS de las Naciones Unidas. Las medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero son esenciales para lograr la seguridad alimentaria, una vida sana y muchos otros objetivos estratégicos del desarrollo, como lo confirma un creciente número de investigaciones. Por ejemplo, la energía renovable reduce la contaminación atmosférica y mejora la salud y la seguridad energética en comparación con los combustibles fósiles.

Cerrar la brecha

Estas pocas historias de éxito deben ser ampliadas y reflejadas con el progreso en cada sector. El hecho de que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sea un requisito previo para lograr el desarrollo sostenible debe impulsar la acción.

La brecha es tan grande que los gobiernos, el sector privado y las comunidades deben pasar a la modalidad de crisis, hacer más ambiciosos sus compromisos climáticos y centrarse en una acción temprana y agresiva. De lo contrario, los objetivos a largo plazo del acuerdo de París están fuera de alcance. No tenemos otros diez años.

Fuente: Climaterra

 


 
 



 

Te puede interesar

Hablemos del IPCC

Dr. Carter: "Estamos en una emergencia climática, en una emergencia sin precedentes en la Tierra... es una emergencia de nuestro clima, una emergencia de nuestros océanos... este no es uno de los muchos desafíos, este es EL desafío para la humanidad"

11c77a_b1611897c2f2481f94894396075008b9_mv2