Cómo sería la Tierra si no hubiéramos bombeado gases de efecto invernadero

La atmósfera de la Tierra es una capa notablemente delgada de gases que sostienen la vida.

Contaminación 28 de julio de 2020
Planeta
Planeta

El diámetro de la Tierra es de 12.742 Km. y la atmósfera tiene unos 100 Km. de espesor. Si tomaras un modelo de globo y lo envolvieras, una sola hoja de papel de seda representaría el grosor de la atmósfera.

Los gases que componen la atmósfera de la Tierra son principalmente el nitrógeno y el oxígeno, y pequeñas cantidades de gases traza como el argón, el neón, el helio, la capa protectora de ozono y varios gases de efecto invernadero, llamados así porque atrapan el calor emitido por la Tierra.

El gas de efecto invernadero más abundante en la atmósfera de la Tierra es el vapor de agua, y es este gas el que proporciona el efecto invernadero natural. Sin esto y las cantidades que ocurren naturalmente de otros gases de invernadero, la Tierra sería aproximadamente 33℃ más fría e inhabitable para la vida tal como la conocemos.

Cambiando la atmósfera de la Tierra

Desde la época preindustrial, las actividades humanas han dado lugar a la acumulación de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso en la atmósfera. La concentración de dióxido de carbono atmosférico ha aumentado de unas 280 partes por millón (ppm) antes de la primera revolución industrial, hace unos 250 años, a un nuevo máximo desde que comenzaron los registros de algo más de 417 ppm. Como resultado de los continuos aumentos, la temperatura media mundial ha aumentado en poco más de 1℃ desde la época preindustrial.

11c77a_a14c8f202b3b4ce8a83a77031b664536_mv2

Si bien estos gases de efecto invernadero de larga duración han aumentado la temperatura media de la superficie de la Tierra, las actividades humanas también han alterado la composición atmosférica de otras maneras. Las partículas en la atmósfera, como el hollín y el polvo, pueden causar problemas de salud y degradar la calidad del aire en muchas regiones industrializadas y urbanas.

Las partículas pueden compensar parcialmente el calentamiento de los gases de efecto invernadero, pero sus efectos sobre el clima dependen de su composición y distribución geográfica. El clima del hemisferio sur también se ha visto afectado por los clorofluorocarbonos (CFC), que han provocado el desarrollo del agujero de la capa de ozono en la Antártida.

Si las personas no hubieran alterado en absoluto la composición de la atmósfera mediante la emisión de gases de efecto invernadero, partículas y CFC que destruyen la capa de ozono, cabría esperar que la temperatura media mundial actual fuera similar a la del período preindustrial, aunque todavía se habría producido alguna variación a corto plazo asociada al Sol, a las erupciones volcánicas y a la variabilidad interna.

En un mundo que es aproximadamente 1℃ más cálido que en la época preindustrial, Nueva Zelanda ya se enfrenta a los costes ambientales y económicos asociados al cambio climático. La ex directora de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres, sostiene que con los billones de dólares que se están gastando en todo el mundo en paquetes de estímulo económico tras la pandemia de COVID-19, necesitamos compromisos firmes con un futuro de bajas emisiones de carbono si queremos que el mundo limite el calentamiento a 1.5℃ por encima de los niveles preindustriales.

Lo que debe suceder

Los gases de efecto invernadero tienen una larga vida útil: alrededor de una década para el metano y cientos o miles de años para el dióxido de carbono. Tendremos que reducir agresivamente las emisiones durante un período sostenido, hasta que su abundancia en la atmósfera comience a disminuir.

Cuando Nueva Zelanda entró en el confinamiento por el coronavirus el 4 en marzo de 2020, pasaron casi dos semanas (el período de incubación del virus) antes de que el número de nuevos casos comenzara a disminuir. Esperar a que las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono disminuyan, incluso mientras reducimos las emisiones, será similar, excepto que estaremos esperando durante décadas.

Es muy poco probable que podamos reducir alguna vez las concentraciones de gases de efecto invernadero hasta el punto de que se vuelva peligroso para la vida tal como la conocemos. Hacerlo implicaría superar el efecto invernadero natural.

Las investigaciones recientes sobre los escenarios de emisión de gases de efecto invernadero proporcionan orientación sobre lo que será necesario hacer para estabilizar la temperatura de la Tierra en 1,5℃ por encima de los niveles preindustriales. Es imperativo realizar una rápida transición de los combustibles fósiles a la energía de bajo carbono; también podría ser necesaria alguna forma de captura de dióxido de carbono para eliminarlo de la atmósfera.

La política climática a corto plazo y dispersa no será suficiente para apoyar las transiciones que necesitamos, y el logro de 1.5℃ no será posible mientras las desigualdades mundiales sigan siendo altas.

Climate Explained es una colaboración entre The Conversation, Stuff y el Centro de Medios de Comunicación Científicos de Nueva Zelanda para responder a sus preguntas sobre el cambio climático.

Fuente: Climaterra (.com)


 

Te puede interesar

El aporte de la técnica para un país circular

“Hoy parece ya una obviedad la preocupación sobre los residuos, pero pocos se acuerdan que hace diez años la protección medioambiental se circunscribía básicamente a la contaminación del aire y agua, algo de suelo y la protección de la flora y fauna, más nuestro conocido Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. De residuos poco, o casi nada y la mayoría del asunto se abordada desde una perspectiva sanitaria”

comision