Un manual de reparaciones para la nave espacial Tierra

Un experimento fallido en el desierto de Arizona contiene valiosas lecciones para la supervivencia terrestre

Cambio Climático 28 de octubre de 2020
11c77a_da271019bf824a2ea87abb99133dc598_mv2

El 26 de septiembre de 1991, rodeados por las cámaras de los medios de comunicación mundiales, ocho personas vestidas con trajes de color rojo brillante se encerraron en el interior de una cúpula de acero y cristal de tres acres en el desierto de Arizona lleno de más de tres mil especies de animales y plantas. Planeaban permanecer dentro durante dos años completos, con el objetivo de mostrar que la estructura -conocida como Biosfera 2- era capaz de sostener la vida mientras estaba completamente sellada de la Biosfera 1, también conocida como la Tierra.

En medio de los siete biomas de la Biosfera 2 - desierto, selva tropical, sabana, pantano, océano, ciudad, granja - los biosferianos cultivarían sus propios alimentos y realizarían investigaciones sobre el funcionamiento del sistema cerrado. Dependerían de las plantas y animales con los que convivieran para producir oxígeno, absorber el dióxido de carbono, fertilizar el suelo y consumir residuos. Se esperaba que las lecciones del experimento mejoraran las perspectivas de la vida humana en el espacio y en otros planetas.

Biosfera 2 puede parecer poco más que un extraño episodio en los anales de las extravagantes empresas científicas. Pero debemos tomar en serio su historia mientras pensamos en el futuro de la vida en la Biósfera 1, que hoy en día parece bastante grave.

En el verano de 2019, la capa de hielo de Groenlandia perdió casi 200.000 millones de toneladas de hielo - tres veces la cantidad normal - mientras que los incendios de turba ardieron en todo el Ártico. Doscientos renos murieron de hambre en Noruega, mientras que casi doscientas ballenas grises han aparecido muertas en las costas occidentales de América del Norte desde enero. Y eso sólo en el último año en una parte del mundo. La ONU advierte que un millón de especies más están amenazadas de extinción en las próximas décadas como resultado no sólo del cambio climático sino también de la sobrepesca, la deforestación y los patrones agrícolas insostenibles.

Se puede entender por qué alguien podría querer construir otro mundo.

Todo lo que tú puedes hacer, yo puedo hacerlo mejor

Estos incidentes sugieren que los sistemas ecológicos que normalmente damos por sentado - a veces denominados "sistemas de soporte de vida" de la Tierra - están empezando a descomponerse. Los ecosistemas saludables son generalmente auto-renovables. Funcionan sin que los humanos tengan que hacer mucho. En cierto sentido, ya están automatizados, al menos desde nuestra perspectiva. Pero el cambio climático y otras presiones ecológicas están interrumpiendo su funcionamiento normal.

El cambio climático ha causado más lluvia en el Ártico, que luego se congela en hielo, dificultando que los renos y los herbívoros encuentren alimento. El derretimiento del hielo marino del Ártico, mientras tanto, puede haber reducido la cantidad de algas en los mares del Ártico, que alimentan a los anfípodos que alimentan a las ballenas. La perspectiva de una mayor perturbación plantea una pregunta: ¿Hay algo que podamos hacer para llenar los vacíos? ¿Existe un sustituto para el trabajo de la naturaleza, el trabajo del que dependen todos los demás?

El temor de que estemos agotando la abundancia de la naturaleza tiene una larga historia, por supuesto. Para la economía, que es, después de todo, el estudio de la escasez, no hay nada de qué preocuparse. La teoría económica convencional sostiene que la escasez de recursos naturales puede resolverse mediante la sustitución. Cuando los recursos se vuelven escasos, se vuelven más caros, lo que lleva a la gente a usarlos más eficientemente o a usar otros materiales más abundantes en su lugar.

Como dijo una vez el economista del crecimiento Robert Solow, "El mundo ha estado agotando sus recursos agotables desde que el primer hombre de las cavernas astilló un pedernal". En el siglo XVIII, Thomas Malthus se había preocupado por la capacidad de producir suficientes alimentos; en el XIX, William Jevons se preocupó de que el mundo se quedara sin carbón. Pero las nuevas técnicas, tecnologías y recursos superaron los límites existentes: el petróleo reemplazó al aceite de ballena; las máquinas de vapor reemplazaron a los caballos.

En el siglo XX, nuestra capacidad de crear sustitutos creció enormemente. Se inventaron muchos productos sintéticos para sustituir a los naturales. Los nutrientes del suelo en declive podían ser reemplazados con fertilizantes artificiales; el aluminio podía reemplazar el cobre; el plástico podía reemplazar casi todo - madera, piedra, metal, vidrio. La energía nuclear parecía estar lista para ofrecer suministros de energía barata y casi ilimitada en lugar de los combustibles fósiles extraídos de la tierra.

Estos avances dieron lugar a una forma de pensar que podríamos llamar "optimismo de sustitución": la creencia de que los humanos pueden encontrar sustitutos para cualquier cosa que la naturaleza haga. Pero los optimistas de la sustitución tienden a descuidar dos problemas. Primero, el desarrollo de los sustitutos asume que el precio de los bienes escasos aumentará. ¿Qué pasa con los bienes escasos que no tienen un precio? En particular, ¿qué pasa con los servicios que la naturaleza proporciona libremente? Los servicios de los ciclos atmosféricos y los bosques que absorben la contaminación no cuestan nada, lo que significa que a medida que se hacen más escasos no se encarecen, y no estimulan el desarrollo de sustituciones tecnológicas. Hoy en día, esos recursos - lo que podríamos pensar que son las funciones reproductivas de la Tierra más que las productivas - son las que están más amenazadas. Al igual que el trabajo reproductivo humano, operan en el trasfondo de la producción económica, proporcionando las funciones básicas necesarias para la vida.

Pero también es una cuestión abierta si ese tipo de recursos tienen realmente sustitutos. Las sillas de plástico pueden sustituir a las de madera, o las bolsas de plástico al papel - pero ¿puedes construir un sustituto para un bosque entero? ¿Pueden las tecnologías humanas o el trabajo humano sustituir el trabajo no humano realizado por otros organismos? ¿O hay ciertos tipos de trabajo que sólo la naturaleza puede hacer? 

Los optimistas de la sustitución de hoy en día siguen siendo optimistas. Un grupo llamado los Ecomodernistas, cuyos miembros incluyen al famoso empresario cultural Stewart Brand, el investigador de geoingeniería David Keith, y los fundadores del Breakthrough Institute Ted Nordhaus y Michael Shellenberger, ha tomado el famoso mandato de Brand del Catálogo de la Tierra Entera: "Somos como dioses y bien podríamos ser buenos en ello". A pesar de los signos de destrucción a su alrededor, nos aseguran que los poderes humanos aún pueden ser canalizados para producir un "buen Antropoceno".

En su opinión, la escasez de recursos no es un problema: el Manifiesto Ecomodernista de 2015 declara que "los sustitutos de otros insumos materiales para el bienestar humano pueden encontrarse fácilmente si esos insumos se vuelven escasos o costosos". No hay límites reales para el crecimiento: el sol proporciona más energía de la que podemos esperar usar, y cualquier otro recurso físico dado puede ser reemplazado por otra cosa. Eso incluye implícitamente las funciones reproductivas de la naturaleza. Las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono pueden reemplazar la capacidad de un bosque para absorber carbono. Inyectar aerosoles en el cielo para que las nubes reflejen mejor imita las erupciones volcánicas que arrojan azufre a la atmósfera, ayudando a enfriar la tierra.

Si los Ecomodernistas representan un extremo, el otro extremo del espectro está ocupado por aquellos que rechazan cualquier tipo de sustitución. Los "ecologistas profundos" ven toda la naturaleza como intrínsecamente valiosa: es simplemente imposible sustituir el valor único e irremplazable de cualquier organismo. Para otros pensadores ecologistas, incluidos los defensores del "decrecimiento", la perspectiva de sustituir la tecnología por procesos naturales complejos que ni siquiera comprendemos plenamente es una demostración típica de la arrogancia humana, que sin duda tendrá consecuencias no deseadas. Desde este punto de vista, la tecnología es sinónimo de la "solución tecnológica", un intento inútil de evitar un cambio social y económico más profundo a través de la innovación.

Ninguna de estas posiciones es satisfactoria. Es cierto que los ecomodernistas son salvajemente optimistas sobre las capacidades humanas y voluntariamente obtusos sobre sus límites. Pero no es suficiente con enojarse con la arrogancia humana mientras el planeta arde. Dada la rapidez con que se están materializando los efectos del cambio climático, es poco probable que incluso una descarbonización drástica detenga más muertes masivas y otras formas de disfunción de los ecosistemas. Deberíamos esperar que al menos algunas actividades del ecosistema tengan sustitutos, aunque no puedan ser perfectas.

En su libro de 1970 La Dialéctica del Sexo, más conocido por abogar por los úteros artificiales como sustituto de los biológicos, la pensadora feminista Shulamith Firestone también pidió un programa ecológico revolucionario. Tal programa debería tratar de tomar "el control de la nueva tecnología para propósitos humanos, el establecimiento de un nuevo equilibrio entre el hombre y el ambiente artificial que está creando, para reemplazar el destruido equilibrio 'natural'", escribió.

Firestone, sin duda, tenía demasiada confianza en la posibilidad de liberación a través de la tecnología, y demasiado cariño por el proyecto de dominar la naturaleza. Todavía tenemos que automatizar la reproducción humana, y es igualmente improbable que ejerzamos un control tecnológico total sobre las funciones reproductivas de la Tierra. Pero, sin embargo, deberíamos tomar en serio el impulso de Firestone de ver la tecnología como parte del proyecto de hacer un planeta liberador y habitable en lugar de aspirar a un imposible retorno a un equilibrio natural que está por todas partes en ruinas y que, en cualquier caso, nunca fue tan armonioso como imaginamos. No tenemos que construir el equivalente a un útero artificial para toda la Tierra. Pero deberíamos pensar en cómo utilizar nuestras tecnologías para fines tanto humanos como no humanos, en un mundo en el que la naturaleza y el artificio humano están ahora tan enredados como para ser inseparables.

La historia de Biosfera 2 ofrece una forma de pensar en cómo podría ser eso, tanto sus posibilidades como sus limitaciones.

El Jardín y el Portaaviones

La pregunta planteada por Biosfera 2 era si toda la Tierra era sustituible. La biosfera, un concepto desarrollado por primera vez por el científico soviético Vladimir Vernadsky, se refiere a la delgada capa del planeta capaz de soportar la vida. Biosfera 2 trató de replicar esos sistemas de apoyo a la vida. La figura contracultural detrás de esto, John Allen - un visionario excéntrico con un título en ingeniería, un MBA de la Escuela de Negocios de Harvard, y un entusiasmo por el teatro, la poesía y la vida alternativa - vio el proyecto como un experimento simultáneo con la utopía y un respaldo contra la distopía.

"Estamos listos ahora [sic] no sólo para cooperar consciente y creativamente con el potencial evolutivo de nuestra biosfera actual", proclamó, "sino también para ayudar en su mitosis a otras biosferas liberando nuestra vida terrestre para participar en el pleno destino del propio cosmos, dando la posibilidad de viajar y vivir en el espacio". La Biosfera 2 ayudaría a traer una nueva era de exploración espacial, creía Allen, desarrollando una manera de sostener la vida humana en ambientes hostiles. También ayudaría a proteger la vida humana contra las amenazas existenciales que se avecinan en la Tierra: La Biosfera 2 sería un prototipo de lo que Allen llamó "Refugio", espacios vitales autónomos que podrían servir como "seguro" contra la calamidad de un invierno nuclear. 

Antes de Biosfera 2, Allen había manejado una comunidad intencional fuera de Santa Fe organizada según principios ecológicos. Allí conoció a Edward Bass, un excéntrico niño de la dinastía petrolera Bass que se metió en la ecología en la década de 1970. En la década de 1990, Bass fue el mayor patrocinador privado de la investigación ambiental en los Estados Unidos. Financió un Instituto de Estudios de la Biosfera en Yale y proyectos de investigación más pequeños en todo el mundo. También invirtió unos 150 millones de dólares en Biosphere 2 a través de su empresa Space Biosphere Ventures.

Bass vio estas contribuciones como inversiones en proyectos que algún día serían rentables: en los primeros días del auge de la biotecnología en los años 90, parecía eminentemente plausible que la "ecotecnia" también despegara. Los ingresos iniciales de Biosfera 2 iban a provenir del turismo -cobraron a la gente 12,95 dólares por visitarla, y medio millón de personas lo hicieron-, lo que apoyaría el desarrollo a largo plazo de tecnologías que Bass esperaba "tendrían una aplicación comercial muy significativa".

La Biosfera 2 era, como uno de sus habitantes la llamó, "el jardín del Edén sobre un portaaviones". Debajo de los paisajes de la selva y el desierto había una tecnoesfera masiva, que comprendía tres acres de sistemas eléctricos, mecánicos y de plomería. La tecnología estaba destinada, como dijo un biosferiano, "a replicar muchos de los servicios gratuitos de la Tierra" - las funciones reproductivas. En la Tierra, varios procesos planetarios mantienen el aire y el agua en movimiento, y los nutrientes y los residuos junto con ellos. En la Biosfera 2, ese trabajo se mecanizó. 

Algunas máquinas trataron las aguas residuales y desalinizaron el agua del océano en miniatura para producir lluvia. Otras crearon brisas, nieblas y olas oceánicas. Gigantescos manejadores de aire calentaban y enfriaban el aire, utilizando generadores alimentados por gas natural y diesel. Para evitar que las cúpulas explotaran al calentarse y expandirse el aire del interior al calor del sol del desierto, un par gigante de "pulmones" de goma actuaba como válvula de seguridad.

Estas innovaciones se basaron en dos décadas de investigación sobre cómo mantener vivos a los humanos en el espacio, en particular una propuesta de los ecologistas del siglo XX Eugene y Howard Odum para construir "sistemas bioregenerativos de apoyo a la vida" en naves espaciales. La mayoría de las naves espaciales eran todas tecnoesferas: todo lo que los humanos necesitaban para sobrevivir era proporcionado por una máquina. La idea de los Odum era reemplazar algunas de esas funciones tecnológicas con organismos que pudieran realizar las funciones necesarias de generación de oxígeno, eliminación de residuos y producción de alimentos. Los sistemas bioregenerativos reducirían el costo de los viajes espaciales, disminuirían la necesidad de mano de obra de los astronautas y harían posible que los astronautas vivieran más tiempo en el espacio sin recibir continuamente suministros de la Tierra.

Biosfera 2 sería la encarnación más ambiciosa de estas ideas hasta la fecha. Cuando se inauguró, fue anunciada por muchos en la prensa como una maravilla de la ingeniería tecnológica y ecológica - la revista Discover la llamó "el proyecto científico más excitante" desde la llegada a la luna - incluso cuando muchos científicos la miraban con escepticismo. La tripulación que entró en Biosfera 2 en 1991 iba a ser la primera de muchas: Allen imaginó que nuevas tripulaciones entrarían cada dos años durante todo un siglo, cada una construyendo sobre el conocimiento de aquellos que ya habían ido antes. Acumulativamente, inaugurarían una nueva era en el entendimiento de la vida en la Tierra... y las posibilidades de la vida más allá.

Los estallidos de burbujas

Las cosas no salieron según lo planeado. Si la tecnología del "portaaviones" era de vanguardia, lo que estaba encima no era exactamente el jardín del Edén. Una vez que los biosféricos fueron sellados dentro, todo comenzó a ir drásticamente mal. Aunque habían intentado calibrar cuidadosamente el equilibrio del ecosistema interno, un equilibrio artificial era difícil de lograr. 

Amontonar siete biomas en sólo tres acres tuvo algunos efectos inesperados: el desierto recogió la condensación del bosque y se convirtió más bien en un campo de arbustos. La Biosfera 2 tampoco había logrado replicar todos los servicios de la Tierra: muchos árboles de la selva y la sabana que normalmente generaban por sí sólos "madera de tensión" en respuesta a los vientos no lo hicieron en la tranquila Biosfera, dejándolos más débiles. Lo más preocupante fue que la Biosfera comenzó a perder una enorme cantidad de oxígeno, mientras que los niveles de dióxido de carbono y óxido nitroso aumentaron peligrosamente. Los biosferianos trataron de secuestrar el carbono mediante el cultivo de plantas, y dejaron de labrar el suelo para evitar que el carbono almacenado en el suelo se liberara en el aire. Pero no pudieron averiguar cómo evitar que el carbono se acumulara.

Resultó que los microbios del suelo estaban produciendo dióxido de carbono más rápido que las plantas estaban produciendo oxígeno, mientras que los cimientos de hormigón de la estructura estaban absorbiendo una sorprendente cantidad de oxígeno. Algunos especularon que el evento de El Niño de 1991-1992 también contribuyó a una mayor cobertura de nubes de lo habitual, disminuyendo la cantidad de luz solar para que las plantas realizaran la fotosíntesis. Algunas de las vides que los biosféricos habían plantado para absorber el carbono comenzaron a superar a los cultivos de alimentos, lo que requirió un deshierbe intensivo. Las algas consumieron el océano, requiriendo que los biosferianos lo limpiaran a mano para que los arrecifes de coral de abajo pudieran recibir la luz solar.

Las complicaciones se multiplicaron. Se estima que el 30% de las 3.800 especies encerradas murieron, incluyendo todos los polinizadores. La Biosfera fue invadida por hormigas y cucarachas, polizones dentro del sistema sellado que pronto superaron y sobrevivieron a otros insectos. Para cuando los niveles de oxígeno bajaron del 20,9 por ciento al 14,2 por ciento -el equivalente a vivir a una altura de 15.000 pies- se hizo difícil respirar, momento en el que los biosferianos rompieron el sistema cerrado para bombear el oxígeno y mantener a la tripulación con vida.

La primera tripulación dejó Biosfera 2 en septiembre de 1993, según lo previsto y con un peso inferior al normal. La segunda tripulación de ocho personas entró en marzo de 1994. Pero para entonces Biosfera 2 parecía más un despilfarro que un avance: su mantenimiento costaba mucho, y parecía improbable que desarrollara un producto comercialmente viable en un futuro próximo. Bass empezó a pelearse con Allen y luego despidió a la mayoría del personal de Biosphere 2 mientras la segunda tripulación estaba todavía dentro. Contrató a Steve Bannon (NT. ex asesor de Trump, editor del sitio de extrema derecha americano Breibart), en ese momento un banquero de inversión con experiencia en adquisiciones de empresas, para manejar los asuntos financieros de Space Biosphere Ventures. En medio de la confusión, la segunda tripulación dejó la estructura seis meses después. Serían las últimas personas en vivir dentro de Biosphere 2.

Bannon negoció un acuerdo con la Universidad de Columbia, que aceptó hacerse cargo de la instalación. (Columbia finalmente la cedió, citando gastos exorbitantes; en 2005, Bass regaló Biosfera 2 a la Universidad de Arizona, que ahora la dirige como una instalación de investigación). Space Biosphere Ventures terminó enfrentando múltiples demandas. Aunque el irresistible espectáculo de Biosphere 2 la había convertido en un favorito de los medios de comunicación al principio, cuando el proyecto tambaleó fue denunciado como un truco, un engaño, un fraude. El Village Voice describió a Biosfera 2 como el producto de "un culto a la personalidad autoritario y decididamente no científico". El hecho de que el sistema cerrado se había roto para restaurar los niveles de oxígeno hizo dudoso el valor científico del gran experimento. Los científicos académicos, reivindicados por la caída de un llamativo intruso con fines de lucro, se pusieron a diagnosticar las causas del desastre.

La lección más obvia fue que replicar las funciones reproductivas de la Tierra era mucho más complicado de lo que nadie había imaginado. Como escribieron un par de investigadores de Columbia en una evaluación poco después de que Columbia se hiciera cargo de la instalación, "aislar pequeños trozos de grandes biomas y yuxtaponerlos en un recinto artificial cambió su funcionamiento e interacciones en lugar de crear una pequeña Tierra funcional como se pretendía originalmente".

No se puede simplemente tratar los ecosistemas como piezas mecánicas para ser ensambladas y encajadas. Los ecologistas ni siquiera sabían cuáles eran todas las piezas de un ecosistema, y mucho menos cómo funcionaban exactamente juntas. "En la actualidad no hay una alternativa demostrada para mantener la viabilidad de la Tierra", concluyeron. "Nadie sabe aún cómo diseñar sistemas que proporcionen a los humanos los servicios de apoyo a la vida que los ecosistemas naturales proporcionan de forma gratuita." Los ecosistemas no parecían ser muy sustituibles en absoluto. 

La nave espacial Tierra

La historia de Biosfera 2 parece probar que los escépticos de la sustitución tienen razón: no podemos reemplazar los ecosistemas y no deberíamos intentarlo. Pero no puedo mostrar mucho schadenfreude (placer por la mala suerte de otro) sobre los fallos de Biosfera 2. Después de todo, las desgracias de los biosferianos se parecen preocupantemente a las nuestras.

Incluso si logramos evitar que el cambio climático alcance niveles verdaderamente catastróficos, el aumento de las temperaturas transformará los sistemas de la Tierra en formas que dificultarán la supervivencia de muchas especies. Dadas las circunstancias, las afirmaciones piadosas del holismo ecológico pueden inclinarse rápidamente hacia premoniciones de fatalidad: si los ecosistemas están más allá de la comprensión humana y son totalmente irremplazables, el colapso es sólo cuestión de tiempo. 

Los biólogos Paul y Anne Ehrlich compararon una vez las especies con los remaches del ala de un avión. Si estuvieras en un avión y miraras por la ventana y vieras un remache cayendo del ala, podrías estar un poco preocupado pero no demasiado preocupado - después de todo, el ala tiene miles de remaches, suficientes para hacer que uno solo sea redundante. Pero si muchos remaches empezaran a salirse, probablemente empezarías a asustarte. Del mismo modo, perder una o dos especies puede ser preocupante pero no es una señal del día del juicio final. Perder muchas especies, sin embargo, sugiere que la nave espacial Tierra podría estar en problemas.

Vamos a perder más remaches. Espero que podamos armar algo para mantener el avión en el aire. Nuestra falta de control sobre la biosfera es realmente aterradora. Pero si vamos a hacer algo más que llorar o entrar en pánico, tenemos que tomar la idea de la sustitución en serio.

En lugar de tratar la sustitución como el reemplazo sin fricción de un tipo de cosa por otra, como si la materia fuera totalmente conmensurable, podríamos reconocer que los sustitutos pueden ser toscos pero pueden sin embargo ayudar a prevenir el colapso total. En algunos casos, la sustitución puede significar el uso de un tipo de organismo en lugar de otro; en otros, puede significar la sustitución del trabajo humano o la tecnología por el trabajo de la naturaleza.

La idea de que una especie pueda hacer el mismo trabajo que otra fue una de las grandes ideas de Charles Darwin. Como relata el historiador del medio ambiente Donald Worster, cuando Darwin fue a las Galápagos, notó que las tortugas gigantes hacían el trabajo de pastoreo que los bisontes hacían en América del Norte. Diferentes criaturas, es decir, ocupaban "el mismo lugar en la naturaleza"; podían ocupar la misma "oficina" dentro de un ecosistema - lo que los ecologistas llegarían a llamar un nicho. Diferentes organismos harían el trabajo de manera diferente, por supuesto: una tortuga tendría diferentes depredadores y patrones de reproducción que un bisonte, incluso si ambos pastan. Pero los ecosistemas no eran órdenes fijos e intemporales en los que cada organismo desempeñaba su papel designado para la eternidad. Eran luchas para mantenerse a la cabeza de la competencia o ser reemplazados por otra cosa.

Este principio animó la selección de especies en Biosfera 2. Las miles de especies selladas en la cúpula fueron elegidas no para replicar fielmente las relaciones exactas de los ecosistemas existentes, sino para proporcionar funciones particulares: servir de polinizadores, suministrar cultivos alimentarios, reciclar el aire, descomponer los residuos. Si una especie en particular no se ajustaba a las necesidades prácticas de la Biosfera, era reemplazada por otra.

Por supuesto, los esfuerzos humanos para lograr fines particulares mediante la introducción de nuevas especies no siempre van bien. El género de historias sobre "especies invasoras" es una de las fuentes más confiables de relatos de advertencia sobre las consecuencias imprevistas de la intromisión humana en la naturaleza. El kudzu de la vid de Asia oriental, por ejemplo, se plantó ampliamente en los estados del Sur para ayudar a hacer frente a la erosión del suelo después del Dust Bowl (Gran Tormenta de Polvo); se convirtió en la maleza que terminó comiéndose al Sur.

Pero no todas las historias de especies introducidas son una advertencia. Los proyectos de resalvajización, por ejemplo, intentan restaurar las tierras domesticadas y cultivadas por los humanos en ecosistemas que funcionan sin la presencia humana. Esto suele significar la reintroducción de especies que han sido expulsadas de sus antiguos hábitats o eliminadas por los asentamientos humanos. En algunos casos, las especies se han extinguido completamente, pero algún otro tipo de criatura puede ser capaz de hacer el mismo trabajo.

En la reserva natural reconstruida de Oostvaardersplassen en los Países Bajos, por ejemplo, el papel de los uros y lonas extinguidos -ponis y ganado salvajes- está ocupado por razas fisiológicamente similares que comen las mismas hierbas y tienen patrones de vagabundeo similares. Mientras tanto, en las Grandes Llanuras de América, las prácticas ganaderas sostenibles han tratado de reproducir los patrones de pastoreo de los bisontes. Dado que el ganado tiende a vagar menos extensamente, hacerlo requiere un trabajo humano más intensivo para dirigir los rebaños.

Esto plantea un punto importante: los sistemas naturales que ahora funcionan automáticamente pueden requerir más trabajo humano para funcionar a medida que las especies no humanas desaparecen. La vida en la Biosfera 2 era mucho trabajo. Como un participante recordó más tarde, "La agricultura ocupó el 25 por ciento de nuestro tiempo de vigilia, la investigación y el mantenimiento el 20 por ciento, la redacción de informes el 19 por ciento, la cocina el 12 por ciento, la gestión del bioma el 11 por ciento, la cría de animales el 9 por ciento". A medida que los sistemas de soporte de vida no humanos de Biosfera 2 comenzaron a fallar, sus habitantes humanos tuvieron que trabajar más duro para mantenerlos funcionando, desde perseguir plagas que no tenían depredadores hasta polinizar las plantas cuando las abejas morían. Como observaron los científicos a raíz de ello, "los habitantes de la biosfera, a pesar de que los insumos de energía anuales costaban alrededor de 1 millón de dólares, tuvieron que hacer enormes esfuerzos personales, a menudo heroicos, para mantener los servicios de los ecosistemas que la mayoría de la gente da por sentado". 

Por supuesto, Biosfera 2 no sólo dependía del trabajo humano para ayudar a la naturaleza a funcionar. Su vasta tecnosfera fue construida expresamente para llenar los sistemas de la Tierra como las corrientes oceánicas y los ciclos del agua. La Biosfera 1 tiene ahora una tecnosfera propia bastante sustancial, que actualmente constituye 30 billones de toneladas de artefactos humanos, desde computadoras hasta cables submarinos, casas y bombillas. La mayor parte de ella sostiene la vida y las actividades humanas. Pero algunos de ellos también podrían ser utilizados para cuidar la biosfera, como en la Biósfera 2.

El jardín del Edén y el portaaviones no son nuestras únicas opciones. La mayor parte de nuestro mundo es una combinación de ambos. Usar la tecnología para apoyar las funciones ecológicas no tiene que implicar la construcción de un gigantesco conjunto de maquinaria para reemplazar los sistemas de la Tierra o tratar de manipular tecnológicamente toda la atmósfera, a la manera de los Ecomodernistas. Pero tampoco debería significar intentar eliminar la actividad humana y los artefactos de los ecosistemas por completo. Como nos recuerda Donna Haraway, "No hay un Edén bajo el cristal". La tecnología puede desempeñar un papel importante en el mantenimiento activo de los ecosistemas en lugar de reemplazarlos al por mayor, en conjunción con la mano de obra humana.

Parte de este trabajo ya está ocurriendo. Los drones están siendo utilizados para resembrar la tierra con fines de restauración, realizando eficazmente el trabajo de las aves y reduciendo la presencia humana en áreas remotas. En la Gran Barrera de Coral, una nave robótica protege las especies de coral autóctonas matando a la estrella de mar de la corona de espinas que está asfixiando al arrecife.

Paradójicamente, estas intervenciones inequívocamente humanas suelen ocurrir en ausencia de los humanos reales. Los robots pueden ofrecer formas de preservar los ecosistemas no humanos sin formas más directas de intrusión humana. No son reemplazos totales para los organismos, por supuesto. Un zángano puede dejar caer semillas pero no puede poner huevos; un pez robot puede matar estrellas de mar pero no puede hacer crecer nuevos corales. De hecho, ninguna de las opciones disponibles para nosotros - proxies no humanos, herramientas tecnológicas, mano de obra humana - es un sustituto perfecto para lo que reemplazan, y ninguna lo será nunca. En el mejor de los casos, pueden proporcionar aproximaciones toscas de ciertas funciones. Pero estos remaches de jurado pueden ser nuestra mejor esperanza para hacer un futuro en un planeta dañado.

¿Cómo vas a pagar por ello?

La naturaleza, dijo una vez Raymond Williams, es la palabra más compleja en el idioma inglés. Pero he llegado a pensar que "natural" significa mayormente "libremente dado". La naturaleza ofrece los "servicios gratuitos" de los que depende la vida humana. Más generalmente, la naturaleza describe lo que damos por sentado, lo que esperamos que suceda por su propia cuenta. Desde el "nacimiento natural" hasta la "belleza natural", la naturaleza esconde mucho trabajo hecho entre bastidores. Como nos recuerda el erudito Merve Emre, "toda reproducción, incluso la que parece 'natural', es asistida". A Emre le preocupa la reproducción humana, pero también la de la propia naturaleza.

Ya no podemos dar por sentada la reproducción de nuestro mundo, o asumir que el trabajo de la naturaleza tendrá lugar automáticamente. La reproducción de la vida en la Tierra requerirá mucha más ayuda de nosotros, en nuestras capacidades simultáneamente extraordinarias y limitadas como una sola especie en un planeta de millones. También requerirá mucho más reconocimiento de la asistencia proporcionada por todas esas otras especies. Lo que la teórica feminista Sophie Lewis llama "subrogación completa" - un llamado a distribuir el trabajo más ampliamente, a cultivar prácticas recíprocas de parentesco y cuidado - es tan aplicable a nuestras relaciones no humanas como a las humanas.

Aunque podamos realizar algún trabajo en nombre de la naturaleza para estabilizar nuestra biosfera, sin embargo, el gasto será enorme. De hecho, la mayor barrera para desarrollar sustitutos de ciertos servicios ecológicos puede resultar ser el costo.

El ecologista John Avise observó que la verdadera lección de Biosfera 2 era económica. A finales del siglo XX, los economistas habían intentado estimar el valor de los servicios de la Tierra prestados libremente, pero normalmente habían tropezado con las dificultades técnicas para hacerlo. Biosfera 2 hizo posible construir "un libro de cuentas más explícito", escribió Avise. En total, había costado más de 150 millones de dólares mantener vivos a ocho humanos durante dos años. Como Avise señaló, "si se nos cobrara, la factura total para todos los habitantes de la Tierra llegaría a unos astronómicos tres quintillones de dólares sólo para la generación actual". Reemplazar la mano de obra humana por máquinas suele ahorrar dinero. Reemplazar el trabajo de la naturaleza por máquinas o mano de obra humana es lo opuesto: hace que lo que era gratis sea caro. 

Esto significa que la sustitución es raramente económica. En el condado chino de Hanyuan, por ejemplo, donde los plaguicidas han eliminado muchas colonias de abejas, los trabajadores humanos se han sumergido, utilizando plumeros para polinizar los perales a mano. Pero la polinización humana sólo es viable en Hanyuan porque es más barato que alquilar colmenas. En un sistema (capitalismo) que pretende mantener los costos bajos por encima de todo, el costo de la mano de obra humana tiene que estar cerca de cero para que compita con los dones de la naturaleza.

Así que mientras preguntamos quién, o qué, hará el trabajo de la naturaleza, también deberíamos hacer otra pregunta: ¿Quién pagará por ello? La supervivencia terrestre requerirá nuevas formas de organizar no sólo nuestras relaciones sociales y tecnológicas, sino también económicas. Como demuestra Biosfera 2, sustituir el trabajo de la naturaleza es poco probable que sea una empresa rentable. Es poco probable que el capitalismo pague los costos adicionales. La cuestión de qué puede reemplazarlo puede ser el mayor problema de sustitución de todos.

Fuente: Clima Terra (org)

Te puede interesar

Coronavirus y decrecimiento

Podemos mejorar la vida de las personas simplemente compartiendo de manera más justa lo que ya tenemos e invirtiendo en bienes públicos

11c77a_90772245eafb4df0a7aba038d33c3d67_mv2