El 90% de los recursos pesqueros están agotados: las subvenciones a la pesca deben frenarse

El nombre de nuestro planeta es engañoso. Lo llamamos Tierra, pero más del 70% de su superficie está cubierta por el océano

Agua y Glaciares 16 de febrero de 2021
Pesca/Barco pesquero

A veces olvidamos lo esencial que es el océano para el agua que bebemos, el aire que respiramos, para la actividad humana y para la vida. Año tras año, hemos ido ampliando los límites de la sostenibilidad del océano y, al hacerlo, desafiamos los nuestros.

La lista de los problemas del océano es larga, pero hay un punto que exige atención inmediata: las subvenciones a la pesca perjudiciales. Casi el 90% de las poblaciones de peces marinos del mundo están ya totalmente explotadas, sobreexplotadas o agotadas. No hay duda de que las subvenciones a la pesca desempeñan un papel importante. Sin ellas, podríamos frenar la sobreexplotación de las poblaciones de peces, hacer frente al exceso de capacidad de las flotas pesqueras y atajar la lacra de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

BBZFnvI¿Por qué es urgente proteger nuestros océanos antes de 2030?

El pescado representa el 17% de toda la proteína animal que se consume en el mundo, y el 26% de la que se consume en los países más pobres y menos desarrollados. El océano es también una importante fuente de ingresos; casi 60 millones de personas trabajan en la pesca y la acuicultura, y se calcula que 200 millones de empleos están directa o indirectamente relacionados con el sector pesquero. El pescado sigue siendo uno de los productos alimentarios más comercializados en todo el mundo, y el 54% de este comercio procede de países en desarrollo. Para estos países, el comercio de pescado genera más ingresos que la mayoría de los demás productos alimentarios juntos.

La sostenibilidad de la pesca es, por tanto, esencial para el sustento de miles de millones de personas en las comunidades costeras de todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo, donde vive el 97% de los pescadores. Pero si mantenemos el rumbo actual, llevaremos al límite una de las principales fuentes de alimentos del planeta y comprometeremos nuestras ambiciones de un mundo mejor para 2030. Las subvenciones que perjudican a la pesca, y que han apuntalado la dramática disminución de las poblaciones de peces en los últimos 40 años, deben ser retiradas.

descarga (2)El futuro es comer insectos

Se calcula que las perjudiciales subvenciones a la pesca ascienden a más de 35.000 millones de dólares al año, de los cuales 20.000 contribuyen directamente a la sobrepesca. No sólo alimentan la sobreexplotación, sino que benefician desproporcionadamente a las grandes empresas. Casi el 85% de las subvenciones a la pesca benefician a las grandes flotas, pero la pesca a pequeña escala emplea al 90% de todos los pescadores y representa el 30% de las capturas en la pesca marina. El valor de estas subvenciones podría utilizarse en cambio para invertir en la pesca sostenible, la acuicultura y los medios de vida de las comunidades costeras, reduciendo la presión sobre las poblaciones de peces.


¿Qué implican estas subvenciones según la ONU?

Estas subvenciones significan que los contribuyentes pagan a los barcos industriales para que degraden el medio ambiente y destruyan la seguridad alimentaria y los medios de vida de las comunidades costeras vulnerables. Al alimentar la competencia desleal entre las grandes flotas y los pescadores artesanales individuales, también están fomentando la desigualdad.

Estas subvenciones significan efectivamente que los contribuyentes están pagando a los barcos industriales para que degraden el medio ambiente y destruyan la seguridad alimentaria y los medios de vida de las comunidades costeras vulnerables. Al alimentar la competencia desleal entre las grandes flotas y los pescadores artesanales individuales, también están fomentando la desigualdad.

Las subvenciones a la pesca adoptan muchas formas, y a veces no son fáciles de identificar. Una de las principales fuentes son las subvenciones al combustible. Éstas hacen que el precio de venta al público del gasóleo marino varíe enormemente entre países y regiones, y que muchos países lo vendan por debajo del precio medio mundial.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 14, que se refiere a los océanos, contiene una meta que pide a los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que "prohíban determinadas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen al exceso de capacidad y a la sobrepesca; eliminen las subvenciones que contribuyen a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada; y se abstengan de introducir nuevas subvenciones de este tipo" para 2020.


Los líderes mundiales adoptaron este objetivo por consenso en 2015, pero desde hace demasiado tiempo se han pospuesto las posibles soluciones. Las subvenciones pesqueras perjudiciales han estado sobre la mesa durante casi dos décadas, desde que se inició la Ronda de Doha de la OMC en 2001. En la 11ª Conferencia Ministerial de la OMC, celebrada en Buenos Aires en diciembre de 2017, se acordó de nuevo "seguir participando de forma constructiva".

descarga (1)Mar Argentino: Grandes Flotas pesqueras sin control, amenazan los ecosistemas marinos

Pero no se ha llegado a ningún acuerdo. La OMC había fijado un nuevo objetivo para hacerlo en 2019, pero tampoco se ha cumplido. 

La eliminación de las subvenciones pesqueras perjudiciales no requeriría dinero. Al contrario, liberaría recursos que los gobiernos podrían reasignar a objetivos de desarrollo sostenible, como la mejora de la educación y la sanidad, la lucha contra el cambio climático y, por supuesto, la protección y mejor gestión de los océanos.

Te puede interesar