Me voy de vacaciones en autocaravana: ¿es realmente un viaje sostenible?

A pesar de tratarse de un vehículo con motor de combustión, el diseño de estos hogares móviles permite tener un impacto menor

Movilidad y transporte 28 de julio de 2021
me-voy-de-vacaciones-en-autocaravana-es-realmente-un-viaje-sostenible

Con la llegada de la pandemia, los viajes en autocaravana fueron los más demandados el pasado año por su garantía de seguridad. Viajar con tu grupo o pareja burbuja sin salir prácticamente del automóvil, era lo recomendable y parecía lo ideal. Pero este 2021 no se queda atrás: las matriculaciones de este tipo de vehículo rondan actualmente las 9.000 en España y este verano se necesitarían 2.000 áreas de descanso más si se quiere dar servicio a los 150.000 desplazamientos que se esperan por toda Europa, según nos cuentan desde la Asociación española de la industria y comercio del 'caravaning', ASEICAR.

 Lo cierto es que, a simple vista, la aventura parece prometedora, no solo por la diversión, sino por su impacto medioambiental: casa, hotel y transporte en un mismo lugar. Una opción que nos permite disfrutar al máximo de la naturaleza que nos rodea, ser flexible con la ruta, hacer turismo en las zonas más despobladas, además de evitar el derroche de recursos como el agua, que al no tenerla disponible ilimitadamente, se consume de forma más moderada, tal y como apunta José Manuel Jurado, presidente de ASEICAR: "solemos llevar un depósito de 120 litros que dura dos días para una media de 12 personas".


El público nuevo y muy variado, que no conoce los buenos hábitos del 'caravaning' preocupa cada vez más al sector por sus malas prácticas


 Sin olvidar el mesurado acopio de alimentos o del reducido consumo de energía frente al que suele hacerse en hoteles o en los propios hogares. Pero aun así, ¿es realmente sostenible viajar en un vehículo que emite más de 240 gramos de CO₂ por kilómetro, que suele pesar más de 2.700 kilos y que se recarga con energía procedente de fuentes fósiles?

 Según un estudio realizado por el Öko-Institut para la asociación alemana de 'caravaning', sí lo es. Al menos, en comparación con los viajes más típicos, que incluyen montarse en un avión u hospedarse en un hotel, que produce hasta 10 veces más emisiones de CO₂ que un viaje en autocaravana. Pero ojo, existen condicionantes que van a variar esta sostenibilidad, como la duración del desplazamiento, la velocidad a la que se conduce, el peso del vehículo, el tipo de motor y combustible y, por supuesto, la responsabilidad de los viajeros.

Desde ASEICAR, también apuntan a este tipo de viajes como los más sostenibles, pero no son los únicos: el tren y el camping siguen siendo los más óptimos para el medio ambiente. "Los estudios que se han hecho en Alemania y los países nórdicos nos dejan en muy buen lugar en cuanto a la sostenibilidad. Nuestro punto más flojo es, precisamente, el vehículo, que es lo único que contamina en todo nuestro proceso", añade José Manuel.

 Desde esta federación han creado el movimiento Ecovaning, que precisamente presenta los viajes en autocaravana a la opinión pública, como una de las opciones más respetuosas con el medio ambiente. Además de ser una alternativa para llegar a la España vaciada: "en pueblos donde solo hay un hotel con 10 habitaciones, la única forma de pasar la noche es viajar en autocaravana", apuntan desde ASEICAR.


el-caravaning-es-la-forma-ideal-de-hacer-turismo-en-zonas-alejadas-unsplash

El 'caravaning' es la forma ideal de hacer turismo en zonas alejadas


Como decíamos, la responsabilidad del usuario es indispensable para que este tipo de turismo siga siendo sostenible. El perfil del que viaja en este tipo de vehículo es el de una persona respetuosa con el entorno, además de consciente de los recursos con los que cuenta. Pero, con el 'boom' de la pandemia, ha aparecido un público nuevo y muy variado, que no conoce los buenos hábitos del 'caravaning' y que preocupa cada vez más al sector, salpicado por malas prácticas como el aparcamiento frente a monumentos y paisajes naturales que promueven la contaminación visual u otros comportamientos, como el no reciclaje de los residuos o los vertidos de agua del vehículo en sitios inadecuados, tal y como nos cuenta José Manuel: "Los autocaravanistas nos mandan vídeos de este tipo de situaciones para que las denunciemos. El sector está muy concienciado con las buenas prácticas, porque vamos con la casa a cuestas, y queremos cuidar del medio que nos rodea".

Autocaravanas eléctricas, ¿un sueño inalcanzable?

Según el Pacto Verde Europeo de 2019, se pretende eliminar las emisiones de aquí a 2050 y, teniendo en cuenta que el transporte representa la cuarta parte de ellas, el vehículo eléctrico no ha tenido más remedio que entrar en acción. Pero ¿es esta también la alternativa para las autocaravanas?

Actualmente, casi el 90% de estos automóviles cuentan con paneles solares, los cuales permiten mejorar su autonomía mientras están aparcados, reduciendo así el consumo de electricidad y combustible. Además, se están extendiendo las luces led como principal opción para dotar de electricidad al interior del vehículo.

 Pero con el acuerdo de la comisión europea en el horizonte, el gran reto es la autocaravana eléctrica. Desde ASEICAR, se muestran esperanzados y ven en este sentido, y mucho más a corto plazo que el Pacto Verde, el futuro del sector: "Nosotros soñamos con ese momento, primero llegarán los híbridos, luego los vehículos eléctricos, y con un motor de este tipo, el viaje en autocaravana será el turismo sostenible del futuro".

Fuente: El Confidencial (.com)

Te puede interesar