Lo que el informe del IPCC debería habernos dicho

El problema con el reciente informe del IPCC es que sigue hablando de cambios "promedio" sobre la tierra, discutiendo lo que podría suceder dentro de décadas como resultado del aumento de la tasa de cambio

Cambio Climático 17 de agosto de 2021
11c77a_755bb9e4a2c64f95a2c64243133d412d_mv2

 Aunque el mensaje se califique de "código rojo" o urgente, sigue subestimando lo que ya está ocurriendo. Seguimos atizando a un caballo muerto; el "caballo muerto" es el hecho de que los científicos siguen intentando convencer a la gente de que el cambio climático está ocurriendo y de que nuestra situación está empeorando. La gente debería aceptar ya que esto es cierto. No son los cambios medios que se producirán en lo que queda de siglo los que nos amenazan.  El clima de la Tierra ya se ha desestabilizado hasta el punto de que ya se están produciendo fenómenos meteorológicos abruptos y extremos. No es mi mala alimentación lo que me matará, sino el ataque al corazón.

No son los cambios de temperatura media o los eventos de lluvia los que nos amenazan, son los cambios abruptos, los eventos meteorológicos extremos los que destruirán nuestros hogares y comunidades. El informe del IPCC está lleno de pruebas gráficas de que los seres humanos han cambiado la superficie de la Tierra, los océanos y la atmósfera de manera que provocarán más calentamiento, temperaturas medias más altas y mayores precipitaciones en algunas regiones y menos en otras. Pero esto significa poco para la gente que ya lo ha perdido todo por una tormenta, una inundación o un incendio forestal. Tal vez el informe se dirigía a los responsables políticos, aquellos que realmente pueden hacer algo... si tan sólo podemos convencerles de que lo hagan.

Ante tan nefastas consecuencias, ¿qué está haciendo el gobierno estadounidense para hacer frente a la amenaza del cambio climático? Ayer conocimos la noticia de la primera ley "bipartidista" que se aprueba en el Senado desde hace más de una década. La legislación exige una inversión de más de un billón de dólares durante diez años en infraestructuras duras: carreteras, puentes y presas, junto con la ampliación del acceso a Internet de banda ancha. Supongo que deberíamos estar agradecidos de que un pequeño grupo de demócratas y republicanos puedan realmente trabajar juntos en algo. Debería ser obvio, pero aparentemente no lo es, que los estadounidenses utilizan principalmente las carreteras y los puentes para el transporte, y el sector del transporte sigue funcionando casi por completo con petróleo. Si vamos a tomarnos en serio el cambio climático, es decir, reducir el consumo de combustibles fósiles (como el petróleo), ¿no tendría más sentido invertir en infraestructuras de energías renovables frente a las de petróleo? Sí, se destinó dinero a las estaciones de recarga de vehículos eléctricos (aunque no se mencionó que se alimentarían con energía solar o eólica). También se destinó algo de dinero a la investigación sobre baterías, que ya se está llevando a cabo en otros países. El anuncio parecía más bien que nos embarcábamos en reparaciones de infraestructuras que hemos descuidado durante décadas, y que invertíamos en investigación para la que ya nos habíamos quedado atrás. Básicamente, estamos construyendo "puentes a ninguna parte" y carreteras que "nos llevarán a un precipicio", porque decidimos no hacer casi nada para abordar realmente la reducción del uso de energía fósil. No estamos haciendo nada para ser más resistentes frente al cambio climático. Cada carretera o puente que reparamos puede ser destruido por tormentas u olas de calor mañana.

Las acciones de nuestro gobierno apoyan claramente el actual sistema económico emisor de carbono, dependiente de la energía fósil, que ha provocado el cambio climático. Está claro que nuestro gobierno tiene la intención de mantener la situación actual el mayor tiempo posible, en lugar de hacer cualquier cambio que pueda ayudarnos. No hay que hacer cambios si estos amenazan nuestro sistema económico. Las naciones ricas dependen de la transferencia global de bienes y servicios para nuestro sustento económico. Incluso las potencias económicas emergentes, como China, se niegan a reducir la combustión de carbón si ello amenaza el crecimiento económico. Nuestra posición básica es que abordaremos el cambio climático siempre que podamos mantener el crecimiento económico. Es el nuevo pensamiento verde. Todas las propuestas legislativas que reducen las emisiones de carbono mediante la reducción del consumo de energía fósil se descartan porque no permiten obtener beneficios o recaudar impuestos. Una reducción de las emisiones de carbono requiere una reducción del consumo de energía. Si consumimos menos energía fabricamos y utilizamos menos cosas, lo que precipitará una reducción de la actividad económica. No hay forma de cambiar el resultado de este cálculo.  La realidad es que no es rentable dejar de utilizar la energía fósil. Perjudicará a nuestra economía y también a quienes dependen de ella.

Menos actividad económica significa también menos impuestos recaudados y menos fondos para los programas gubernamentales, como la seguridad social, el medicare, las escuelas públicas, los departamentos de policía y el ejército. Significa menos puestos de trabajo, menos tiendas. Significa que pocos municipios pueden permitirse reparar puentes y carreteras, construir nuevas infraestructuras o aplicar objetivos de sostenibilidad. La ausencia de servicios públicos significa que no hay fondos disponibles para ayudar a las familias que han perdido su trabajo o su casa. Significa que no hay hospitales públicos ni seguro médico público. Significa que no hay ayuda para recuperarse de un desastre. Significa que no hay subsidios gubernamentales para la agricultura y la energía, lo que aumenta el coste de producción de estos bienes. Sin ingresos suficientes los gobiernos fracasan, y significa que nadie nos asistirá, protegerá o guiará cuando necesitemos ayuda, dejándonos a merced de las empresas privadas cuyo objetivo es obtener tantos beneficios como el mercado permita.

Lo que no dice el informe del IPCC es que la única forma en que la humanidad puede hacer frente al cambio climático es dejar de quemar combustibles fósiles lo más rápidamente posible, aunque eso signifique el colapso de nuestra economía mundial. No nos dice que debemos frenar nuestros actuales motores económicos de forma aún más drástica que durante la pandemia para detener la propagación del COVID-19. Según el informe, debemos alcanzar el pico de emisiones de carbono en cuatro años y esto no incluye las emisiones que resultan de pasar los puntos de inflexión. El informe habla de los avances tecnológicos para extraer el carbono de la atmósfera (que aún no están disponibles a escala). Lo que el informe del IPCC no nos dijo es que ya es demasiado tarde para salvar nuestro actual sistema basado en los combustibles fósiles, y que tenemos que prepararnos para la extrema reducción de energía que supondrá vivir con energías renovables. No nos dijo que nos preparáramos para el empeoramiento de los fenómenos meteorológicos extremos ni que tratáramos de salvar lo que pudiéramos antes de que desapareciera.

Podríamos haber abordado el cambio climático hace décadas y haber hecho la transición a una economía más pequeña, menos consumidora y renovable, pero no lo hicimos. Podríamos haber utilizado nuestro tiempo de forma más inteligente si hubiéramos empezado hace 50 años, cuando se nos advirtió por primera vez del peligro, cuando teníamos la mitad de la población de hoy y cuando más gente vivía de forma mucho más frugal. Por desgracia, no lo hicimos y ahora es demasiado tarde. Hemos llegado a la era de las consecuencias. Todas las naciones tendrán que hacer frente a las consecuencias del cambio climático; los fenómenos meteorológicos abruptos y desastrosos. Cada nación, comunidad y persona tendrá que vivir con recursos limitados; los ricos tendrán un poco más de ventaja, pero finalmente incluso ellos sufrirán las consecuencias.

Este año ya hemos sido testigos de una serie de eventos climáticos catastróficos que suceden en 1.000 años. Hemos visto eventos de lluvias intensas que destruyeron pueblos de cientos de años en Alemania, Bélgica y los Países Bajos. La gente nunca había visto niveles de agua tan altos. Una ciudad de China fue golpeada por un evento de lluvia de 1.000 años cuando recibió el valor de un año de lluvia en menos de tres días. Vemos un calor récord en el noroeste del Pacífico, no sólo uno o dos grados más, sino de cinco a diez grados centígrados más. Vemos graves olas de calor que agravan los incendios forestales en Grecia, Siberia, el oeste de Estados Unidos y Canadá. En todo el mundo, las noticias están llenas de historias de sequías, incendios forestales e inundaciones repentinas que baten récords. Seguimos luchando contra una pandemia mundial fuera de control.

Cuando tu mundo ha sido destruido, ¿qué puedes hacer? Es demasiado tarde para adaptarse, porque lo que tenías ha desaparecido. Es demasiado tarde para prepararse para una emergencia, porque la emergencia ya ha ocurrido. Si no hay nadie que te ayude, si los criminales te amenazan, ¿qué puedes hacer? Te vas. Coges lo que puedes llevar y empiezas a caminar hacia otro lugar, esperando que haya algo más adelante. Esta es la historia de la humanidad. Hemos emigrado muchas, muchas veces cuando los lagos se secaron, el suelo se convirtió en polvo o cuando los animales que cazábamos desaparecieron. Los humanos siempre hemos migrado cuando los recursos o la presión demográfica nos obligaban a movernos. Nos desplazamos hasta encontrar un lugar con comida, agua y refugio. Nos quedamos en un lugar sólo mientras podemos sobrevivir. Una vez que debemos movernos no hay forma de detener la migración de los humanos en busca de recursos, porque quedarse significará morir de hambre.

Es probable que no haya ninguna forma de control de los grandes gobiernos que permanezca en el poder tras el colapso de nuestro actual sistema económico. Las economías grandes y complejas y los sistemas de gobierno que las mantienen son altamente dependientes de un flujo constante de dinero y recursos de los que puede extraer lo que necesita para sobrevivir, protegiendo su poder. La energía fósil aportó a la humanidad el mayor poder de explotación de recursos de la historia. Hemos creado una vasta economía global interconectada y hemos hecho crecer nuestra población a más de 8.000 millones de personas. Construimos vastas redes que conectan ciudades de todo el mundo, cambiamos la vida dentro de los océanos, alteramos la química de la atmósfera e iniciamos el sexto gran evento de extinción. Nuestra ciencia y tecnología crearon las armas con las que hemos dominado la vida, contaminando en el proceso los ecosistemas con toxinas que ahora amenazan toda la vida en la tierra. En ausencia de energía fósil, la era del control humano sobre la tierra está llegando a su fin.  En ausencia de energía fósil, los seres humanos tendrán que volver a vivir dentro del presupuesto natural de carbono, dependiendo de la fertilidad del suelo para cultivar alimentos, de las praderas para alimentar a las manadas de herbívoros, de los bosques para cosechar madera, de las masas de agua para viajar y pescar. Puede que estos sistemas tarden miles de años en recuperarse del cambio climático, pero en ausencia de energía fósil y con muchos menos humanos los sistemas naturales acabarán recuperándose. Los que sobrevivan a este adelgazamiento autoimpuesto de la manada humana serán los que puedan seguir utilizando los recursos a su alcance para fabricar las cosas necesarias para sobrevivir.

El fin de nuestra civilización no se producirá de la noche a la mañana, porque el gran tamaño de nuestra economía global le da un gran impulso, y hay miles de millones de humanos decididos a mantenerla en marcha. Es probable que tarde décadas, pero dudosamente los 400 o 500 años que tardó en caer el Imperio Romano. Me pregunto cuánto tardaron los romanos en reconocer que su imperio había fracasado y en seguir adelante. Estoy bastante seguro de que habrá pequeños grupos de personas que sobrevivan en lugares donde los ecosistemas naturales estén menos dañados o en lugares que empiecen a renovarse (probablemente con la ayuda de los humanos que saben cómo hacerlo). Pasarán quizás varios miles de años antes de que se pueda saber si la especie humana sobrevive a la sexta gran extinción. Si no sobrevivimos, pueden pasar miles o incluso millones de años antes de que otra especie inteligente descubra pruebas de nuestras ruinas. Esto es lo que debería haber dicho el informe del IPCC.

Fuente: Clima Terra (.org)

Te puede interesar

Cambio climático: la verdad ninguneada desde hace 30 años

Ya en 1986 la ciencia advertía sobre el calentamiento global. Desde entonces la industria no ha hecho otra cosa que sembrar dudas sobre esta afirmación. El resultado: un planeta con “daños irreversibles” en una escala milenaria, como confirmó el informe de la IPCC de la ONU. La periodista Marina Aizen escribió sobre la necesidad de descarbonizar ya

BAJANTE-PARANA-10