Compra semanal más sostenible ¿y cómo lo hago?

¿Te parece todo muy complicado en esto de cuidar el planeta y ser un poco más sostenible? ¿Sientes que las propuestas que te plantean son demasiado exigentes y abrumadoras? Si es así, no dejes de leer, esto es para ti…

Residuos 08 de marzo de 2022
sahin-yesilyaprak-1207008-unsplash-1110x740

Las grandes transformaciones también pueden comenzar con pequeños cambios y es por esto que hoy te damos algunos trucos para cuando vayas a hacer tu compra semanal. Si los tienes en cuenta, tu pequeña gran transformación estará en marcha. ¿Te animas?

Quizás eso de ser sostenible te parezca algo extremadamente complejo. Puede que incluso hayas investigado un poco sobre el tema o sigas en tus redes sociales a algún personaje de referencia. Si es así, muy probablemente hayas desistido de tu objetivo por ser demasiado complejo.

Desde Vamos a hacer algo por la tierra, tenemos la sensación de que, en muchas ocasiones, nos alejamos demasiado de la realidad de las personas. Nos olvidamos del punto de partida de cada uno y buscamos objetivos demasiado alejados de las posibilidades reales de cada [email protected]

Es evidente que la realidad climática que vive nuestro planeta necesita medidas urgentes y cambios significativos. Nuestra capacidad de generar residuos parece infinita. Pero también hay que tener en cuenta que un pequeño cambio en cada uno de [email protected] puede generar ese gran cambio que estamos buscando.

¿Te imaginas que todos los ciudadanos y ciudadanas de este planeta dejásemos de consumir productos de plástico?

Simplemente el gesto de hacer desaparecer de nuestras vidas el 50% del plástico que nos rodea en nuestro día a día generaría un impacto positivo a nivel ambiental brutal.

¿Y si simplemente nos preocupásemos de hacer que los productos de consumo habitual fuesen productos de cercanía?

Eliminaríamos así las emisiones derivadas del transporte de mercancías a lo largo y ancho del planeta. Interesante, ¿verdad?

Evidentemente son gestos que de manera individual pueden no parecer demasiado significativos pero que en global son cambios que pueden transformar de manera radical la tendencia actual de contaminación y maltrato de nuestro planeta.

Nuestro objetivo es ayudarte y guiarte a mejorar (partas de donde partas) a lograr una vida un poco más sostenible de lo que tienes en este momento. Reducir nuestra huella de carbono es fundamental para re-establecer el equilibrio del planeta. Y se puede iniciar de una manera fácil, sin complicarte demasiado la vida.

¿Qué te parece si comenzamos por algo que seguro haces todas las semanas? ⇒Tu compra semanal⇐

Se trata de una acción repetida cientos de veces a lo largo del año, que ya hemos establecido como rutina, pero sobre la que podemos hacer pequeñas transformaciones que, sin darnos cuenta, nos van a ayudar a ser un poco más sostenibles en nuestro día a día.

Hoy hemos decidido darte algunos sencillos consejos que debes tener en cuenta cuando vayas al supermercado a hacer la compra. ¿Te animas a seguir leyendo?

neonbrand-394688-unsplash-1110x573

A estas alturas [email protected] sabemos que hacer la compra en las tiendas de barrio es la opción más ecológica. De todos es sabido que los supermercados están absolutamente forrados de plástico y es complicado (sino imposible) hacer una compra medianamente sostenible.  Pero también es cierto que, a veces es difícil cambiar las rutinas. Puede que no tengas tiempo, ganas o simplemente sean cuestiones que ni siquiera te planteas.  Sea por el motivo que sea, si tu compra semanal la haces en el supermercado, es importante que tengas en cuenta estos consejos que te ayudarán a comprar de una manera más sostenible y responsable.

No te vamos a descubrir Roma, está claro… por aquí está todo inventado… pero quizás te ayuden a reflexionar. Si este post ayuda a modificar de alguna manera tus decisiones de compra, pues… OBJETIVO CUMPLIDO.

Vamos a por ello…

1. Elige bien el supermercado, no todos son iguales.

En este sentido, Greenpeace ha decidido ayudarnos a seleccionar aquellos que poseen un compromiso mayor con la reducción del plástico. Aquí te dejamos una imagen que resume su puntuación final. Si quieres acceder a los criterios utilizados para su clasificación y la puntuación obtenida en cada uno de ellos puedes verlo pinchando aquí.


ranking-supermer

Fuente: Greenpeace España


Quizás este ranking te ayude a decantarte por uno u otro… o quizás tengas otras prioridades. En cualquier caso, cuando estés en el supermercado que finalmente decidas y te dispongas a coger tu cesta de la compra… hay otras cuestiones importantes que debes tener en cuenta.

2.Elige envases reciclables.

Los envases que son reciclables llevan este distintivo para que puedas identificarlos.

simbolo-reciclar

Pero ¡[email protected]! No todos los materiales se aprovechan de la misma manera en el proceso de reciclaje. Mientras algunos materiales como el vidrio y el aluminio son aprovechables en su 100% (es decir, una botella reciclado supone un botella nueva) otros materiales como el plástico permiten un aprovechamiento mucho menor.

En este sentido, el vidrio y el aluminio son los materiales que deberías priorizar.

Por ejemplo, si vas a comprar tomate frito, intenta elegir uno envasado en vidrio o incluso en una lata de aluminio antes que en un tetrabrik.

3. Elige envases hechos con materiales biodegradable

Normalmente los envases que lo son llevan algún tipo de texto identificativo. Principalmente debes considerar como materiales biodegradables productos como el papel y cartón, aunque también es cierto que se están comenzando a desarrollar materiales plásticos biodegradables. Pero si es el caso no te preocupes, muy probablemente la advertencia de biodegradable estará muy a la vista, por lo que no tendrás mayor complicación.

De cualquier manera, nuestro consejo es: prioriza en tu compra semanal los envases de papel y cartón. Y si este envase contiene el sello FSC que garantiza que su producción viene derivada de la tala controlada de árboles, mejor que mejor.

sello-FSC

En el caso de los yogures, por ejemplo, hay empresas que trabajan en envases de vidrio o incluso con materiales derivados del cartón. Esta es siempre una mejor opción.  Si lo que vas a comprar son legumbres secas o incluso arroz, quizás tengas la posibilidad de seleccionar productos envasados en tela o incluso papel/cartón.

4. Evita el sobre-empaquetado

Estamos cansados de ver cajas sobre cajas sobre bolsas dentro de otras cajas. Busca y selecciona productos con la menor cantidad de envase posible. Solo el necesario.

fancycrave-520424-unsplash-1110x740

Por ejemplo, si tienes la opción de elegir un manojo de plátanos envasado en plástico y otro sin envasar… la opción es clara, sin plástico mucho mejor. Los plátanos van a llegar a tu casa en perfectas condiciones y tu vas a contribuir a generar un residuo menos de plástico en nuestro planeta.

5. En productos no perecederos, compra “tamaño familiar”

Mayor cantidad de producto en un único envase reduce la cantidad de residuo en relación a la cantidad de producto.

Pongamos el ejemplo de un paquete de espaguetis. No es lo mismo comprar dos paquetes de medio kilo que un único paquete de un kilo. La relación entre envase y alimento es bastante menor cuando hablamos de cantidades mayores. Si a esto le añadimos que se trata de un producto no perecedero la conclusión es clara. Incluir en tu compra semanal productos de «tamaño familia» es una buena decisión.

Otro claro ejemplo puede ser el del gel de baño. En estos casos suele ser complicado huir de los envases plásticos por lo que la decisión es clara.  Elige un formato familiar. Si te resulta excesivamente grande para utilizarlo en tu día a día, quizás puedas traspasarlo a envases reutilizables que tengas en casa.

6. Evita los productos congelados

Los departamentos de congelados están, casi en su totalidad, llenos de envases y sobre envases de plástico. Una buena alternativa para tu mejorar tu compra semanal es adquirir los alimentos en fresco y congelarlos en casa utilizando envases ya disponibles. Puedes utilizar los tarros de conserva que hayas consumido ya, o cualquier táper que tengas en casa.

Seguramente cualquier opción de envasado que elijas en tu domicilio va a ser mejor que los envases disponibles en esta sección del supermercado.

aisle-buy-cold-811107-1110x740

7. Consume productos locales y de temporada

Siempre que sea posible, llena tu cesta de compra semanal de productos locales, son garantía de una decisión más sostenible. Además de reducir las emisiones derivadas del transporte de los productos seguramente estarás consumiendo productos más frescos. También contribuirás de alguna medida a la economía local.

En el caso de las frutas y verduras, en las mismas etiquetas en las que se especifica el precio del producto, suele venir el lugar de procedencia de cada uno de ellos.

En el caso de los productos de temporada, poco hay que explicar. Consumir aquellos productos que de manera natural corresponden a cada estación, supone un ahorro sustancial en consumo tanto de agua como de energía. Esta es una cuestión que no debes olvidar.

lukas-budimaier-93293-unsplash-1110x740

Y por supuesto…

8. ¡NO OLVIDES TUS PROPIAS BOLSAS!

Cuando en la caja del supermercado te pregunten: “¿Necesitas bolsa?“, mírale a los ojos y respóndele con orgullo: “No, gracias“

Por qué ese “No, gracias“ significa que eres una persona responsable, consciente, inteligente y que no solo miras por tu propio beneficio sino también por el de tus/sus [email protected] y [email protected] Significa que estás comprometido con el bienestar del planeta.

No es una produccion propia, la fuente es Vamos hacer algo por la Tierra (.com)

Te puede interesar

Convertir residuos en energía en todo el mundo

El mundo tiene un problema creciente de desechos, pero hay un movimiento cada vez más prominente en el que las personas quieren convertir los desechos en energía. Eso tiene sentido porque, al menos en los países en desarrollo, las personas generan mucha basura y dependen de la electricidad para vivir. Por lo tanto, cualquier esfuerzo por convertir los desechos en energía parece ideal

Convertir-residuos-en-energía