¿A qué se parecerá tu vida descarbonizada?

El desafío es inmenso y requerirá el compromiso de todos los países en la batalla. Francia quiere ser la primera economía libre de carbono del mundo.

Cambio Climático 13 de julio de 2020
11c77a_ee254185b19641468125a67feee0fe45_mv2
11c77a_ee254185b19641468125a67feee0fe45_mv2

Malas noticias: la desconfinanciación no significa un regreso a la imprudencia. El objetivo permanece fijo en otra crisis, esta vez climática, con el objetivo de transformar nuestro modelo y evitar que el clima se caliente más allá de los 2°C para el 2100.

Descarbonizar la economía, reducir los gases de efecto invernadero (GEI), promover la economía circular. Mandamientos judiciales que has estado escuchando desde muy joven (bueno, si naciste después de los años 60). Entonces, ¿por qué oyes hablar de ellos por enésima vez hoy? Varias razones.

 


1: La descarbonización de la economía sigue siendo esencial para hacer frente al calentamiento global, y la disminución de las emisiones de los Gases de Efecto Invernadero debido al confinamiento de la mitad de la humanidad está lejos de ser suficiente.

 


2: A diferencia de años anteriores, este ya no es sólo un eslogan de activistas y asociaciones ambientales. La descarbonización se ha convertido en un elemento de comunicación para los líderes políticos, al frente de los cuales se encuentra Bruno Le Maire, Ministro de Economía de Francia. En un libro publicado el 4 de mayo, escribió: "Depende de nosotros acelerar la transición ecológica para hacer de nuestra economía la primera economía descarbonizada del planeta". Más aún: el "Acuerdo Verde" de la Comisión Europea, adoptado en diciembre pasado, establece el objetivo de la neutralidad del carbono para 2050.

 


3: durante el confinamiento, los distintos gobiernos mostraron por primera vez que estaban preparados, ante circunstancias excepcionales, para anteponer la salud a la economía. ¿Prefigura este hecho sin precedentes en la historia reciente las decisiones que tomarán frente al cambio climático? Mientras esperamos las respuestas a estas preguntas, este artículo le ayudará a entender cómo será una Francia libre de carbono si este gobierno y los próximos se esfuerzan (realmente) por descarbonizar nuestra vida cotidiana.

 


La disminución de las emisiones de la contención está lejos de ser suficiente

 
La contención ha paralizado la mayoría de las economías globalizadas. Un estudio publicado el 19 de mayo en la revista Nature Climate Change señala que se espera que las emisiones mundiales disminuyan entre un 4 y un 7% en 2020. Esta es una caída histórica desde la Segunda Guerra Mundial. Por desgracia, no hay nada de lo que alegrarse. En primer lugar, esta caída es cíclica. En segundo lugar, es totalmente insuficiente para mantener el calentamiento por debajo de 2°C. "Reducir las emisiones de GEI en un 80% para el 2050 impondría una recesión mundial del tipo Covid-19 cada dos años para el 2050", recuerda Jacques Delpha, director del think tank Asterion. Como esta situación es tan improbable como deseable, los expertos recomiendan una transformación radical de nuestra sociedad.

En 2018, la huella de carbono de los franceses (10,8 toneladas de CO2 eq/habitante) es ligeramente superior a la de 1995 y se ha mantenido más o menos constante desde 2000. Debe bajar a 2 toneladas de CO2 por año para ser compatible con el Acuerdo de París.

Huella de carbono media de un francés

11c77a_b9a2eb12aae84004924c93b07a64b605_mv2Entonces, ¿cómo llegamos allí? Antes de preguntarse qué puede hacer el Estado francés, Europa o las empresas, todo el mundo puede empezar por descarbonizar su vida cotidiana. Toda una serie de "pequeños gestos" son necesarios para lograr una reducción del 80% de nuestra huella de carbono en treinta años. La mayor parte del impacto individual será en la alimentación y la movilidad.

La dieta vegetariana: el 40% de sus esfuerzos

Carnívoros, esta parte del artículo es para ustedes. La mayor parte del impacto individual proviene de la adopción de una dieta vegetariana. ¿Sabías que nuestras tierras de cultivo se usan más para cultivar alimentos para el ganado que para nuestra propia alimentación? Según la empresa de investigación Carbone 4, dejar de comer carne representa el 40% de la reducción máxima de CO2 que se puede lograr sólo a través de nuestros cambios de comportamiento individuales (no colectivos). Además, nuestra dieta descarbonizada tendrá que ser cada vez más local (aunque esta medida tiene mucho menos impacto que la dieta vegetariana).

La movilidad es la otra área en la que puedes mejorar tu cuenta de carbono. Las pistas son ahora conocidas: usar una bicicleta para viajes cortos (con un objetivo de 12% de estos viajes en 2030, y 15% en 2050 según el gobierno) y usar el coche compartido para todo lo demás. Limite los viajes en avión tanto como sea posible.

Existen otros "pequeños gestos", como evitar la compra de ropa nueva o adoptar el principio de cero desperdicios, pero el impacto de estas medidas es, una vez más, limitado. Tomemos el ejemplo de la vivienda: bajar el termostato de la calefacción e instalar luces LED representa una reducción de "sólo" el 7% de su reducción máxima total posible (en comparación con el 40% de la dieta vegetariana), a pesar de que la vivienda es uno de los dos sectores que más GEI emiten.

Reducciones de CO2 inducidas por acciones individuales

11c77a_b44643a0335b4b009c31b71e7bc893a0_mv2

En amarillo, alimentación. Regimen vegetariano 1.12 - Comer local 0.17

En azul, movilidad: Bicicleta para trayectos cortos 0.32 - Compartir el auto 0.27 - No tomar más avión 0.27

En verde, bienes y servicios. Menos ropa nueva 0.22

En celeste alojamiento. Termostato 0.16

Prueba, si fuera necesario, de que la acción puramente individual no será suficiente para descarbonizar nuestra vida cotidiana: Carbone 4 sostiene que representa sólo una cuarta parte de la tarea a realizar para lograr los objetivos mencionados. Una parte importante de la reducción atribuible a los comportamientos individuales de los franceses se hará, de hecho, a nivel colectivo, mediante la acción de su hogar o su copropiedad. Una vivienda energéticamente eficiente se logrará en gran medida mediante la instalación de una bomba de calor o la conexión a las redes de calefacción urbana (a cambio de renunciar a la caldera de gas o petróleo) y mediante la renovación del edificio. Un hogar con un coche reducirá su huella de transporte si y sólo si los miembros de la familia están de acuerdo en comprar un coche bajo en carbono.

Con todo, si añadimos los "pequeños gestos" individuales (¡pero no menos heroicos!) a las acciones de grupos de individuos, los franceses tienen en sus manos el 45% de su huella de carbono, según la firma Carbone 4. Por lo tanto, las autoridades son responsables de la mayor parte de la reducción de las emisiones de GEI.

Es peligrosamente contraproducente pretender resolver el problema del clima confiando exclusivamente en los individuos para que tomen medidas.

El reto consiste en reglamentar e incentivar fiscalmente la inversión en los sectores descarbonizados en detrimento de los llamados activos contaminantes, capacitar a sus funcionarios en cuestiones climáticas, o incluso condicionar los acuerdos comerciales al clima si es necesario, aconseja Carbone 4. "Por lo tanto, es inútil, e incluso peligrosamente contraproducente, pretender resolver el problema del clima confiando exclusivamente en los individuos para que tomen medidas", dice el informe.

En el gráfico siguiente se puede observar que una parte importante de GEI consiste en fomentar las inversiones "verdes" de los hogares (los recientes anuncios a favor de las primas de desguace para la compra de vehículos limpios son un paso en esta dirección) o de las empresas en la descarbonización del proceso de fabricación de vehículos.

11c77a_338b8f0a33124159bd5ff9068f6393e3_mv2

Poner fin a la mayoría de los enlaces aéreos nacionales

El vehículo en sí mismo no es la única forma de ahorrar dinero, dice The Shift Project, un think tank que trabaja para descarbonizar la economía. También debe implicar la reducción del número de kilómetros recorridos. Las teleconferencias que se han desarrollado con el confinamiento son un arma formidable para evitar moverse a toda costa. Además, las normas que introducen la reducción de la velocidad y los carriles para compartir el coche en las autopistas son pistas que tendrán que ser desarrolladas para reducir la huella de carbono.

El sector de las aerolíneas también será radicalmente revisado. El grupo de expertos está haciendo campaña para reducir el número de asientos en la clase superior de los aviones. Estos tienen más espacio, reduciendo así el número de pasajeros a bordo. La descarbonización también debería tener lugar en las operaciones en tierra, en particular asegurando la mayoría de los rodajes de los tractores eléctricos. Hay que recordar que el uso de motores de avión para maniobrar en las pistas es muy ineficiente desde el punto de vista energético.

Sobre todo, las ONG están presionando para abolir los enlaces aéreos nacionales para finales de 2022, cuando la alternativa del ferrocarril sea satisfactoria. El Proyecto Shift argumenta que en Francia, para el mismo viaje, un viaje en tren emite en promedio casi 40 veces menos CO2 que un viaje en avión. De hecho, Air France acaba de anunciar una reducción del 40% en sus vuelos nacionales, cuando existe una alternativa de menos de 2 horas y media en tren. Una decisión que cumple con las expectativas del gobierno, que había condicionado su ayuda de 7.000 millones de euros a esta contrapartida medioambiental.

El gobierno también quiere creer en el desarrollo de reactores ecológicos, dando un lugar privilegiado a los biocombustibles (50% en 2050), y al hidrógeno o a los aviones eléctricos.

Nuestras importaciones aumentan nuestra huella de carbono

Para reducir la huella de carbono de los franceses (que es 1,8 veces mayor que las emisiones del territorio "Francia"), es necesario reducir el consumo de bienes y servicios, ya sean de producción nacional o importados. Esto se logrará controlando el contenido de carbono de los productos importados. Todos los expertos coinciden en que esa reforma, que podría adoptar la forma de un "impuesto sobre el carbono", sólo será pertinente a nivel europeo.

A fin de reducir la demanda de esos productos, se debe intensificar la economía circular, lo que tendrá la doble ventaja de reducir la cantidad de desechos al mismo tiempo. El objetivo del gobierno es reducir la producción de residuos per cápita en un 20% para 2050, "evitando la generación de residuos desde la fase de diseño en los locales del productor, en particular mediante el ecodiseño (limitando el embalaje, la vida útil del producto y la posibilidad de reparación...)", dice la estrategia nacional del gobierno. Entre las medidas para lograrlo, se señalará la generalización de la recogida de desechos orgánicos. Objetivo: reducir en un 90% los residuos enviados a los vertederos (los que no pudieron ser tratados) para el año 2035.

La construcción y la tecnología digital puesta a dieta

La descarbonización también se reflejará en el diseño de nuestros paisajes urbanos y rurales. Francia dice que quiere avanzar hacia una trayectoria de cero artificialización neta del suelo para mantener la vegetación (sumideros de carbono) y la biodiversidad. Concretamente, en nuestro territorio ya no debería ser posible urbanizar zonas agrícolas, naturales y forestales, ni secar los humedales. Demasiado para la estrategia nacional. El Proyecto Shift va más allá: "Detener la construcción de casas unifamiliares sin demolición ni reconstrucción y aumentar el uso de materiales de madera en la construcción y la renovación".

El carbono no sólo está oculto en el paisaje. También está en las nubes de la nube. La tecnología digital es una fuente creciente de emisiones. El Proyecto Shift estima que representa el 4% de las emisiones de GEI del enorme consumo de los centros de datos. Recientemente, su presidente, Jean-Marc Jancovici, uno de los campeones de la descarbonización, acogió con satisfacción en LinkedIn que Bouygues Telecom solicite un aplazamiento de la subasta de 5G y, por tanto, de su despliegue en el territorio nacional, argumentando que no es una emergencia en el contexto actual. "Esperemos que este llamado a poner nuestras prioridades en el orden correcto sea escuchado", escribió.

Otras emisiones invisibles: nuestros ahorros. Esta fuente de CO2 es a menudo descuidada. "Sin su conocimiento, ustedes están financiando los combustibles fósiles", explica François Gemenne, investigador y especialista en geopolítica del medio ambiente. Ahora que el encierro ha terminado, le aconseja que haga una cita con su banquero y pregunte exactamente dónde se invierte su dinero. Cabe señalar que los fondos "verdes" se están multiplicando en todo el mundo, en particular en Europa. Pero mientras este mercado es dinámico, los fondos verdes siguen siendo marginales. Representan menos del 1% de los activos cotizados y el 6,5% de los no cotizados.

Poner fin a la primacía del indicador del PIB

Todos estos cambios deberían sacar a nuestra sociedad de la dependencia del carbono. Pero puede que nunca ocurran si nuestros indicadores de riqueza no cambian, dice Bettina Laville, presidenta del Comité 21, que ayuda a las organizaciones a implementar el desarrollo sostenible. "Hemos estado hablando de diferentes indicadores de bienestar durante años", dice la mujer que dirigió las negociaciones para Francia en la Convención del Clima de Río de 1992. "Mientras los líderes empresariales no los tengan en cuenta en sus resultados contables y los jefes de estado no los utilicen, no tendrán ningún efecto sobre la descarbonización". Aboga por la integración de las externalidades ambientales negativas en los precios de mercado. "Sólo entonces será interesante dejar el carbón". Todavía hay un largo camino por recorrer.

¿Por qué sigue siendo difícil invertir dinero sin contaminar el medio ambiente?

Para este maratón de discusiones internacionales, ha llegado el momento de ser optimistas. "El hecho de que el gobierno haya publicado, sin embargo, su estrategia nacional de bajas emisiones de carbono en medio de la crisis de Covid-19 demuestra que existe un interés real en estos temas y que no habrá regresión en las políticas medioambientales", espera. "Por encima de todo, el estado de ánimo ya no es de escepticismo climático", subraya, "a diferencia de los años 90, cuando incluso entre los científicos más escuchados había dudas".

Fuente: Climaterra (.com)

 


 


 

Te puede interesar

10 acciones contra la emergencia climática

¡Los pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia! En Naciones Unidas hemos identificado 10 acciones clave contra la emergencia climática que puedes adoptar en tu vida diaria. ¿Con cuál(es) te comprometes?

act-now-header

Huella de Carbono de una botella

Una botella de agua tiene una huella de carbono unas 1.000 veces mayor que el agua de canilla.Es ingenuo pensar que podemos resolver este problema reciclando. (english follows) Las empresas que venden agua embotellada ponen cielos azules, montañas y lagos en sus etiquetas, y todas tratan de parecer etéreas y rebosantes en salud. Pero tengamos en cuenta que todas estas empresas no producen agua. Con el dinero que reciben, fabrican botellas de plástico, etiquetas de plástico y tapas de plástico, pagan la costosa logística para distribuir el agua y la campañas de marketing para hacernos creer que el agua embotellada es mejor que el agua del grifo. Ah, y no olvidemos las cuantiosas ganancias que les quedan.

Botella