Ice911, el plan para cubrir con minúsculas esferas de vidrio el Ártico y ayudar a restaurar el hielo y estabilizar el clima

Un ambicioso proyecto de Silicon Valley quiere ayudar a restaurar el hielo del Ártico – y al hacerlo, estabilizar las temperaturas globales – cubriendo la región con diminutas perlas de vidrio

Agua y Glaciares 10 de septiembre de 2020
Ice911

La geoingeniería del planeta ha sido una constante en las películas de ciencia ficción, donde los ingenieros emplean una variedad de métodos para enfriar la tierra – inundando la atmósfera con polvo reflectante para reflejar el calor, o colocando un enorme filtro solar para protegernos del sol. Pero la geoingeniería a gran escala de la Tierra, en estos días, no ha sido parte seria del discurso sobre el cambio climático hasta hace muy poco.

Un nuevo enfoque de científicos de Stanford y la NASA podría cambiar todo eso: Ice911, una organización sin ánimo de lucro fundada por el Dr. Leslie Field, profesor consultor de Stanford, y ex-alumno del MIT & UC Berkeley. La Dra. Field comenzó su trabajo en esta área en 2006, cuando se preguntó: “Si no soy yo, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?“

La Dra. Field y su organización Ice911 presentan el tema como tal: El hielo ártico está desapareciendo rápidamente de las aguas del norte. El deshielo del Ártico parece ser un peligroso circuito de retroalimentación que puede provocar un calentamiento más rápido de la Tierra. El hielo de la región polar refleja más del sol que el océano abierto, actuando como un escudo térmico natural. Con menos hielo disponible, se absorbe más calor, lo que a su vez resulta en menos hielo, y el ciclo se acelera. Dado que la capa de hielo del Ártico ha perdido el 75% de su volumen desde 1979, parece que estamos en este ciclo.

Ice911-2
Ice911 propone una solución que suena difícil de creer, pero que parece estar respaldada por el rigor científico. La solución son perlas de vidrio blancas huecas, que deben esparcirse sobre el hielo en lugares estratégicos del Ártico. Las perlas flotan en el agua y se pegan cuando están en contacto con el hielo. Al hacer que el hielo joven y de baja reflexión sea más reflectante y aumente su volumen, el hielo absorbe menos calor, y se derrite de forma más lenta, conservándolo durante más tiempo y, a su vez, conservando el efecto de escudo térmico.

Tras las pruebas realizadas a principios de 2013, 2017 y 2018, en las que la organización tenía permisos para cubrir 17.500 y 15.000 metros cuadrados (respectivamente) de hielo del Ártico con un sistema de despliegue automatizado, Ice911 publicó un documento sobre su investigación en mayo de 2018, y el esfuerzo sigue cobrando impulso. Se espera proteger entre 15.000 y 100.000 kilómetros cuadrados de hielo en el Estrecho de Fram o Beaufort Gyre en el Ártico dentro de unos años, a un coste que, según se afirma, es una décima parte de otros métodos (pero que todavía requiere de cientos de millones de dólares).

Otro método relativamente bien probado sería bombear agua de mar fría sobre hielo para construir artificialmente espesor. Es una teoría sólida, pero alimentado con energía eólica requeriría la instalación de alrededor de 10 millones de bombas para cubrir sólo el 10% del Ártico.

Ice911 ofrece detalles considerables sobre sus perlas de vidrio, que están hechas de dióxido de silicio. De hecho, el silicio es el principal componente del 95% de las rocas de la tierra, y 2.800 millones de toneladas se encuentran actualmente en el océano como sílice disuelto. Ice911 dice que su programa de pruebas “no ha mostrado ningún impacto adverso en la vida silvestre” y son muy claros al afirmar que sus perlas no son una fuente de microplásticos. De hecho, el material podría finalmente disolverse para formar parte del sílice que se encuentra en el océano, alimentando el ciclo natural de sílice del que dependen muchos organismos.

¿Funcionará Ice911? Su apasionado equipo así lo cree. Puede llegar a ser una necesidad a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan drásticamente, cosa que parece no va a suceder.


Fuente: Eco Inventos (.com)
 

Te puede interesar

Vórtice Polar: ¿Qué tiene que ver con el cambio climático?

Canadá, Estados Unidos y el norte de México están sufriendo las consecuencias de una de las tormentas invernales más extremas de las últimas décadas: apagones, falta de suministros y temperaturas congelantes, que son producto de un vórtice polar, ¿es consecuencia del cambio climático?

arton188105-d93e8

Recordando la importancia de los meteorólogos

Cuando se trata del tiempo y del clima, la mayoría de nosotros solo pensamos en lo que está sucediendo en la atmósfera. Sin embargo, para tener una imagen completa del sistema climático, no podemos ignorar el océano

jumbotron-dia-meteorologico-mundial

¿Cómo las mareas pueden contribuir al cambio climático?

Reciente estudio halló variaciones en las emisiones de metano según la oscilación natural de las mareas. Se plantea la posibilidad de que el aumento del nivel del mar pueda mitigar en parte los efectos del cambio climático contrarrestando la liberación de metano por parte de los océanosMucho hemos hablado del metano en los últimos tiempos en Meteored Argentina a través de distintos artículos. Sabemos que es un potente gas de efecto invernadero, que si bien presenta en nuestro planeta una emisión mucho menor que la del dióxido de carbono, una vez en la atmósfera logra ser hasta 25 veces más eficaz en retener el calor. Se estima que aproximadamente un cuarto del calentamiento global observado desde el inicio de la Revolución Industrial ha sido debido al aumento de la concentración de metano en la atmósfera. Desde entonces, se ha multiplicado por dos su concentración, en gran parte debido a actividades antropogénicas como la ganadería, el cultivo de arroz, y la producción y transporte de petróleo, carbón y gas natural. Inesperado mecanismo de liberación de metano Un reciente estudio publicado en Nature Communications aporta un nuevo e inesperado mecanismo natural de liberación de una gran cantidad de metano hacia la atmósfera: las mareas. Según los investigadores, este extraño y aún poco conocido efecto se debe al arrastre que la atracción gravitatoria de nuestra Luna ejerce sobre el inmenso cuerpo de agua de nuestro planeta. Un fenómeno que los científicos han conseguido cuantificar en el Océano Ártico, tomando detalladas mediciones durante cuatro días y cuatro noches consecutivas.

como-las-mareas-pueden-contribuir-al-cambio-climatico-luna-300811-1_768