Razones y efectos del cambio climático

Durante los últimos 80 años la Tierra ha experimentado un evidente cambio climático más perceptible en algunas áreas, por un acelerado proceso de calentamiento global donde expertos científicos de todo el mundo coinciden que es debido a la actividad humana relacionada con la industrialización y gobernada por la quema de combustibles fósiles en base a petróleo, gas y carbón

Cambio Climático 22 de septiembre de 2021
razones-efectos-cambio-climatico-912040-220021

En cualquier proceso de combustión se genera dióxido de carbono y y entonces este componente químico aparece como el principal factor responsable del calentamiento atmosférico. Sin embargo existen criterios en señalar que no es tan solo la industrialización la responsable de este fenómeno negativo, sino que también la deforestación irracional y las malas prácticas agrícolas han contribuido a ello. Buscando comprender mejor este proceso es preferible dar a conocer cifras para un mayor conocimiento del tema.

Bosques que se pierden

Un informe de FAO menciona sobre la pérdida de bosques en la superficie terrestre en los últimos 20 años. Las estadísticas indican la existencia de 4.000 millones de hectáreas de bosques que cubren el 30% de la superficie de la Tierra, pero advierte que el mundo va reduciendo en 7,3 millones de hectáreas la pérdida anual neta de la superficie boscosa. También puntualiza FAO que entre 1990 y 2005 la pérdida de la superficie total fue del 3%, a una tasa del 0,22% anual y que entre Indonesia, Nueva Guinea, México y Brasil estaban los países con mayores pérdidas de la cubierta vegetal. Los bosques contribuyen en mitigar los efectos negativos del cambio climático.

Este cambio climático que afecta a los bosques va a contribuir en aumentar la desertización y FAO estima que unas 135 millones de personas correrán el riesgo de abandonar sus tierras por este fenómeno, donde los principales afectados estarán en África, porque ese continente perdió el 9% de su superficie forestal entre 1990 y 2005.

América Latina, África y el Caribe pierden sus bosques a un ritmo del 0,51% anual a pesar de que con la repoblación forestal se recuperaron 5,2 millones de hectáreas/año en el mundo.

Pero las malas prácticas agrícolas también tienen su responsabilidad en aumentar la polución del CO2.

En el caso del sector agrícola, los efectos del cambio climático fueron notables. La FAO, al analizar dichos efectos sobre la agricultura, estimó que para los países en desarrollo, el 11% de la capa arable está afectada, incluyendo una reducción de la producción de cereales en 65 paises y que repercutirá en el 16% del PBI de esos países. Entre los más afectados se considera que en África pueden perderse entre 25-42% de las especies vegetales existentes y que engloban tanto a las que producen alimentos o no, y que la India podría perder 125 millones de toneladas de cereales de secano por esta razón. Así, el grado o nivel de afectación del cambio climático sobre la agricultura y la pesca fue dividido por FAO en dos grandes grupos: 1) Los impactos biofísicos y 2) Los impactos socioeconómicos.

Tucumán también hace su “aporte” con las emanaciones de gases nocivos al quemar –por ejemplo malhoja y bagazo- en su actividad agroindustrial. Estudios de años anteriores indicaban que quemar malhoja seca y estacionada un año (con 20,8% de carbono) daban una emisión de 0,76 t/CO2 por cada tonelada de RAC quemada. Así es fácil sacar cuenta de los millones de toneladas de CO2 que se emiten al quemar cañaverales, etc.

Si hacemos un promedio del 25% como contenido de material foliar en el tallo de la caña (hojas más despunte), el cañaveral tucumano de 15 millones de t cosechadas tendrían 3.750.000 t de hojarasca. De quemarse todo, la emisión del CO2 sería de 2.850.000 t. Con el 50% quemado serían 1.425.000 t/CO2 y con 30% serían 855.000 t/CO2. Cifras no despreciables.

En la Universidad de Davis (California), empleando “túnel de viento” en 1994, se determinó que los gases de ese RAC quemado eran de 10,46 gr/Kg del CO2 en materia seca y 25,48 del CO. Con compuestos menores de óxidos nitrosos y sulfurosos, metano, etc. Datos nada despreciables.

Cosecha de caña en verde

Por eso se impone la cosecha de caña “en verde” o dejar el residuo como cobertura del suelo. A su vez hay emisión de partículas del orden de 5,6 gr/Kg con la quema que afecta al medio ambiente.

La quema de bagazo hace su contribución, al extremo que se detectaron en Brasil 2,35 Kg/partículas/t caña. La Estación Experimental abordó este tema en 2003 y difundieron muy buena tecnología que permitió bajar la emisión de partículas en un ingenio, desde 39.176 Kg/día a 1.634 Kg/día (una reducción del 95,8%), quedando en 0,204/Kg/TC. Todos los ingenios deberían seguir esa línea. Con el bagazo paletizado en planta piloto sobresalen con la quema de los gases nitrosos con 57,1% volumen y los carbonados con 28,6% y 3,5% del metano. No hay compuestos sulfurados. Otro elemento contaminante y bastante conocido es la vinaza, que al circular por las acequias emite 2,23 Kg/CO2/metros cubicos, además de metano, óxido nitroso, etc. Por ello se impone orientar a industrializar la misma y los elementos nocivos desaparecen. Veamos ahora los números de aquellos compuestos que hacen al calentamiento global.

Toda la información proviene del IPCC (Panel Internacional de Expertos en el Tema) y de la OMM (Organización Meteorológica Mundial). Partiendo desde el año 1000 al 2003, el dióxido de carbono (CO2) aumentó desde 280 ppm (partes por millón) a 365 PPM (28,6% más). El óxido nitroso (N2O) desde 270 a 314 ppb (partes por billón) (31%) y el metano tuvo el mayor incremento desde 700 ppb a 1745 (133%). La Conferencia de París en enero 2007, el IPCC planteó que había de fijarse un límite para el CO2 en 550 ppm, dado que en ese año ya estaba en 445 ppm. Además se indicaba que era indispensable recortar las emisiones entre un 50 a 85% para el 2050 y así evitar aumente el calentamiento global por encima de 2ºC. Ese CO2 es el principal componente del “techo” que tiene la atmósfera y que ocasiona el calentamiento. Su nivel es del 80-90%. Pero también hay otros componentes muy nocivos que merecen atención como el metano, el óxido nitroso, la mezcla del cloro con flúor y carbono o el hexafluoruro de azufre, etc. Siendo más explicito con el aumento de TºC vemos que –según el IPCC- entre años 1860-2000 el cambio de la TºC en la troposfera(a 12 Km de la tierra) tuvo un cambio de 0,1ºC por década y puede llegar a 4ºC en el 2100 de no cambiar la conducta del hombre. Los estudios resaltan que entre 1980-2000 el aumento medio de TºC en la Tierra fue del 0,4ºC por sobre el promedio de 14ºC. La OMM en 2007 indicó a su vez que en los últimos 50 años el calentamiento fue de 0,13ºC pero en 1990 fue 0.74ºC.

En cuanto a las TºC mínimas o nocturnas, el IPCC menciona que hasta el 2020 los aumentos fueron entre 0,5ºC a 1,2ºC y se estima pueden llegar a los 3ºC en 2050. Un trabajo en simultáneo con el INTA señalaba que para la década del 2020, la región NOA tendrá el mayor impacto con 1,6ºC.

Aumento del daño

En Tucumán, el trabajo de Minetti y González de la Fundación Miguel Lillo en 2006, indicaban que para el período 1881-2001, lo más notable fue el aumento de las TºC mínimas o nocturnas, tomando como base los registros de enero y julio, todo consecuencia del calentamiento global. Paralelo a todo lo expuesto, el nivel de las aguas oceánicas también aumentó desde 1700-1800 hacia el 2000. Pero se advierte que puede alcanzar 59 cm a fines del siglo. En el 2006, economistas del Banco Mundial señalaron que, de continuar el calentamiento global, se podría crear una crisis económica y emergencia ecológica que produzca una caída del 5% del PBI mundial. El IPCC en mayo 2007 publicó que estabilizar las emisiones de esos gases tóxicos hacia el 2030, puede costar entre 2,7 al 3% de dicho PBI mundial a razón del 0,12% anual. El Banco Mundial hizo una clara demostración de pérdidas económicas por los desastres climáticos, que en 1950 no llegaban a 20.000 millones de dólares/año, pero a partir de 1990 al 2000, había años con pérdidas de 60.000 millones de dólares. En esos 10 años sumaron unos 445.000 millones de dólares. Un crecimiento exponencial.

No es una producción propia, la fuente es el diario La Gaceta (Tucuman, Argentina)

Te puede interesar

Cambio climático: la verdad ninguneada desde hace 30 años

Ya en 1986 la ciencia advertía sobre el calentamiento global. Desde entonces la industria no ha hecho otra cosa que sembrar dudas sobre esta afirmación. El resultado: un planeta con “daños irreversibles” en una escala milenaria, como confirmó el informe de la IPCC de la ONU. La periodista Marina Aizen escribió sobre la necesidad de descarbonizar ya

BAJANTE-PARANA-10