Mapearon el uso del silo bolsa en la región

Científicos analizaron las implicancias ambientales del uso de este método

Alimentos y Tóxicos 22 de junio de 2022
1000x570_948452_202206172005560000001

Durante la jornada realizada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) se expuso sobre el silo bolsa y su implicancia en los procesos ambientales. La investigación propone que el silo bolsa es una métrica de intensificación para la ganadería bovina de base pastoril. En ese marco, científicos del Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido (Iiacs) del INTA junto a pares del Instituto de Ecología Regional (IER) de la Universidad Nacional de Tucumán y del Conicet mapearon regionalmente este sistema de almacenamiento de forraje con una precisión del 85% y analizaron su implicancia en procesos ambientales.

El primer objetivo del trabajo fue mapear los silos bolsa, mediante la combinación de algoritmos de machine learning con imágenes satelitales de la colección de Sentinel-2 (tecnología gratuita y disponible para cualquier usuario). El segundo objetivo fue probar si este objeto espacial, inexplorado desde la teledetección y los análisis regionales, representa una métrica que permita explicar la densidad de la ganadería y el tipo de sistema productivo bovino de carne.

“Resultó que sí, es una métrica importante; y después de la superficie de pasturas es la más importante para explicar la densidad ganadera y el tipo de sistema productivo”, apuntó Pedro Fernández, del Iiacs. Los científicos de esta dependencia, con sede en Leales, también modelaron todo el sistema productivo, evaluando el impacto del silo de maíz en diferentes aristas de la producción bovina. “Entendimos que los sistemas que utilizan silaje en la región del Chaco Seco pueden soportar una mayor carga animal, con incrementos significativos en la producción de kilogramos de carne por hectárea. En consecuencia, existe también una mayor emisión de gases de efecto invernadero por hectárea, pero con menor intensidad de emisiones -emisión por unidad de producto obtenido-, un indicador muy utilizado para medir la eficiencia ambiental”, explicó José Nasca, investigador del trabajo.

Concluyeron que identificar a nivel regional la magnitud del uso del silo bolsa en ganadería permitirá mejorar el diagnóstico y la cuantificación de métricas como la emisión de gases y la producción de carne: “este trabajo puede ser útil para diseñar políticas que promuevan la intensificación ganadera o la resiliencia de estos sistemas frente al cambio climático. Cuando hablamos de gases de efecto invernadero, hablamos de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso”.

Otro ejemplo práctico del estudio del silaje para hacer estimaciones regionales es el inventario de gases de efecto invernadero que indiquen cuánto emite Argentina en su actividad bovina. “Quizá las estimaciones muestren diferencias significativas si se identificara productor a productor en regiones enteras el uso o no de silo para la alimentación animal”, dijo Fernández.

El estudio se hizo a nivel regional en un área de 18 millones de hectáreas que abarcan la provincia del Santiago del Estero, el chaco salteño y el chaco tucumano. Fue una colaboración entre el Instituto de Ecología Regional, el INTA y co-financiado por el INTA, el Conicet, Reforcha (proyecto de investigación belga), y Fundación Cuomo.

No es una produccion propia, la fuente es el Diario La Gaceta (Tucuman, Argentina)

Te puede interesar

El Gobierno autorizó el trigo HB4 y el pan transgénico se acerca a las mesas argentinas

El cuestionado trigo transgénico tuvo luz verde del gobierno nacional. La medida beneficia a la empresa Bioceres, donde son accionistas Gustavo Grobocopatel y Hugo Sigman. El nuevo transgénico podrá contaminar al trigo convencional, implica el uso del herbicida glufosinato de amonio y, mediante todos los derivados de la harina, estará en los alimentos argentinos

trigo-hb4

¿Por que tenemos que comer menos carne?

A menudo el debate sobre el consumo de carne está basado en falsas dicotomías, absolutismos y demagogia. No es viable que dejemos de consumirla: como ocurre con muchos problemas globales, hay regiones infradesarrolladas cuya prioridad no es la sostenibilidad, sino la supervivencia o alcanzar un mínimo de desarrollo

Diseño-sin-título-14