La contaminación plástica "generalizada" en el Ártico relacionada con el lavado de ropa

Se han encontrado fibras de poliéster que dañan la vida marina en el agua del mar de toda la región

Agua y Glaciares 03 de febrero de 2021
Artico

El Ártico está contaminado de forma "generalizada" por fibras microplásticas que probablemente proceden del lavado de ropa sintética por parte de los habitantes de Europa y Norteamérica, según una investigación.

descarga (2)45º C en el ártico

El estudio más completo realizado hasta la fecha ha detectado la presencia de microplásticos en 96 de las 97 muestras de agua de mar tomadas en toda la región polar. Más del 92% de los microplásticos eran fibras, y el 73% de éstas eran de poliéster y tenían la misma anchura y colores que las utilizadas en la ropa. La mayoría de las muestras se tomaron entre 3 y 8 metros por debajo de la superficie, donde se alimenta gran parte de la vida marina.

Otro análisis reciente estimó que 3.500 toneladas de microfibras de plástico procedentes del lavado de ropa en EE.UU. y Canadá acababan en el mar cada año, mientras que los modelos sugerían que el plástico vertido en los mares del Reino Unido era llevado al Ártico en dos años.

47591_1Océanos de plástico

Los investigadores encontraron fibras de plástico en el polo norte. Con el plástico descubierto recientemente en el punto más profundo de la Tierra, la Fosa de las Marianas, y en la cima del Monte Everest, está claro que la basura de la humanidad ha contaminado todo el planeta. Se sabe que daña la vida silvestre que la confunde con comida. Las personas también consumen microplásticos a través de los alimentos y el agua, y los respiran, aunque todavía no se conoce el impacto en la salud.

En el Ártico fluye mucha más agua desde el Atlántico que desde el Pacífico, y la nueva investigación encontró mayores concentraciones de fibras microplásticas cerca del Atlántico, así como fibras más largas y menos degradadas.


Observamos un predominio de los aportes atlánticos, lo que significa que las fuentes de fibras textiles en el Atlántico Norte procedentes de Europa y América del Norte son probablemente las que impulsan la contaminación en el océano Ártico, afirmó Peter Ross, de la Ocean Wise Conservation Association de Canadá, que dirigió el estudio. Con estas fibras de poliéster, hemos creado esencialmente una nube en todos los océanos del mundo.


"El Ártico está, una vez más, en el extremo receptor de los contaminantes del sur", dijo. Los contaminantes químicos tóxicos, como el mercurio y los PCB, son bien conocidos en el polo. "Es ciertamente un motivo de preocupación, cuando nos damos cuenta de que el pueblo inuit depende en gran medida de los alimentos acuáticos".

La capa de los 3 a 8 metros de profundidad del agua marina es "una zona biológicamente importante en la que encontramos fitoplancton, zooplancton, peces pequeños, peces grandes, aves y mamíferos marinos, en busca de alimento", dijo Ross. Se sabe que los animales grandes, como las tortugas, los albatros, las focas y las ballenas, mueren a causa del plástico, y no hay razón para pensar que sea diferente en el caso de los más pequeños.

La investigación se publica en la revista Nature Communications, y en ella se tomaron 71 muestras cercanas a la superficie que se extendían desde Noruega hasta el polo norte y luego hasta el Alto Ártico canadiense. Otras 26 muestras se tomaron a profundidades de hasta 1.000 metros en el mar de Beaufort, al norte de Alaska.

"El predominio del poliéster era evidente en toda la columna de agua, lo que pone de manifiesto la omnipresencia de las fibras sintéticas en las aguas del océano Ártico", concluyeron los investigadores. Encontraron una media de 40 partículas de microplástico por metro cúbico de agua.

PlasticosHallan microplásticos en el hielo ártico

Los investigadores señalaron que el tipo de plástico que se encuentra a diferentes profundidades en los océanos depende de la densidad del plástico, ya que el poliestireno flotante es más probable que flote y el PVC denso es más probable que se hunda en el fondo del océano. El poliéster está más cerca de la flotabilidad neutra. Se cree que sólo una pequeña proporción de las fibras encontradas procede de artes de pesca, que utilizan plásticos diferentes. Es posible que algunas de las fibras hayan sido transportadas al Ártico por los vientos.


Es impresionante la cantidad de muestras que han podido tomar en lugares tan inhóspitos, afirma Erik van Sebille, de la Universidad de Utrecht (Países Bajos). Los resultados demuestran de nuevo que el plástico es ahora omnipresente. La pregunta quizá debería ser '¿dónde no encontramos plástico todavía?.


"El plástico en cualquier lugar del medio ambiente es una atrocidad, pero en el Ártico es probablemente más dañino que en la mayoría de los otros lugares", dijo. "Eso es porque se suma al dramático y peligroso cambio climático que la región y sus ecosistemas están experimentando. La contaminación podría ser la proverbial gota que colma el vaso, como decimos en holandés".

Ross afirmó que tanto los particulares como los fabricantes de ropa, las empresas de tratamiento de aguas residuales y los gobiernos debieran ayudar a frenar el flujo de microplásticos hacia el Ártico: "Todos tenemos un papel que desempeñar. No se trata de culpar a los textiles o al complejo petroquímico. Se trata de que todos reconozcan que esto no es algo que queramos ver en los océanos del mundo".

Van Sebille dijo: "Difícilmente podríamos salir a la calle sin ropa, ¿verdad? Pero deberíamos pensar en mejores textiles".

Te puede interesar

Vórtice Polar: ¿Qué tiene que ver con el cambio climático?

Canadá, Estados Unidos y el norte de México están sufriendo las consecuencias de una de las tormentas invernales más extremas de las últimas décadas: apagones, falta de suministros y temperaturas congelantes, que son producto de un vórtice polar, ¿es consecuencia del cambio climático?

arton188105-d93e8