Puntos de inflexión social climático: avanzando a paso lento

En todos los sectores -energía, industria, geopolítica, finanzas, opinión pública-, la aceleración del cambio hace que los expertos se pregunten si el mundo está, por fin, dando un giro a la situación climática

Cambio Climático 21 de abril de 2021
11c77a_54b9ffcd2f4147189f05f2d674b21fc6_mv2

El mundo parece haber despertado finalmente a la amenaza existencial del calentamiento global, y el impulso para solucionar el problema se está acelerando en todos los ámbitos.

Los mayores contaminantes del planeta -China, EE.UU. y la UE- prometen la neutralidad del carbono para mediados de siglo; la energía solar y eólica siguen aumentando, incluso cuando el PIB mundial se redujo un 5% el año pasado; dos tercios de la humanidad consideran que hay una "emergencia climática"; un fabricante de automóviles de los cinco principales dice que sólo fabricará vehículos sin emisiones a partir de 2035; los principales inversores se alejan del carbón, mientras que las empresas de combustibles fósiles pierden valor. 

Los activistas de la acción climática son maestros en encadenar cualquier signo de progreso que esté a mano para conjurar el vaso medio lleno, por lo que las listas de buenas noticias deben verse con escepticismo.

Podría decirse que hay muchas razones para el pesimismo.

La semana pasada, el jefe de la ONU, Antonio Guterres, señaló que -a pesar de las promesas de cero neto- "los gobiernos no están ni cerca del nivel de ambición necesario para limitar el cambio climático a 1,5 grados centígrados y cumplir los objetivos del Acuerdo de París".

El tratado de 2015 pide que se limite el calentamiento global a "bastante menos" de 2C en comparación con los niveles preindustriales, y actualmente el mundo va camino de doblar esa cifra.

El martes, la Agencia Internacional de la Energía informó de que las emisiones mundiales de CO2 han vuelto a los niveles prepandémicos, y algo más.

Pero en todos los sectores -energía, industria, geopolítica, finanzas, opinión pública- una oleada de actividad hace que los expertos se pregunten si el mundo está, por fin, dando un giro en materia de clima.

"¿El péndulo se mueve con fuerza en la dirección correcta? Por supuesto", afirma Gernot Wagner, economista especializado en clima de la Universidad de Nueva York.


En Estados Unidos, es Washington, es Detroit, es Silicon Valley, es Wall Street. Todo está ocurriendo al mismo tiempo.

añadió.


El término para este escenario soleado es "punto de inflexión social", definido como un umbral que conduce irreversiblemente a un nuevo estado o paradigma, ya sea el cambio a dietas sin carne o -el objetivo final- una economía global neutra en carbono. O los vehículos eléctricos.

Hace una década, los vehículos eléctricos apenas tenían presencia en el mercado y la rápida desaparición del motor de combustión interna parecía una quimera. Hoy en día, la revolución de los vehículos eléctricos está muy avanzada y, según la mayoría de las opiniones, es imparable.

- Fijación de puntos de inflexión

-A la cabeza está Noruega, donde los vehículos eléctricos representaron el 54% de las ventas de coches nuevos el año pasado, tres cuartas partes si se incluyen los híbridos enchufables en el recuento.

El único otro país con dos dígitos es Islandia, y a nivel mundial la cuota de mercado de los vehículos eléctricos en 2020 era inferior al 5%.

"El punto de inflexión mundial se producirá cuando los vehículos eléctricos cuesten lo mismo que los coches convencionales", afirma Tim Lenton, científico del sistema terrestre de la Universidad de Exeter y autor principal de una investigación reciente que toma la saga de vehículos eléctricos de Noruega como caso de estudio de los puntos de inflexión. 

La rápida adopción también se ve favorecida por el cambio de actitud de los consumidores, que pasan de la desconfianza a querer lo que otros tienen, un ejemplo de "contagio social".

Por sí sola, Noruega nunca cambiará el rumbo de las emisiones mundiales de carbono. Pero su ejemplo pionero -que incluye la prohibición de nuevos coches contaminantes después de 2025- tiene una influencia externa y se suma al impulso mundial que se está creando, dicen Lenton y otros.

Gran Bretaña y California sólo permitirán la venta de vehículos sin emisiones a partir de 2035, mientras que China -que ya es el mayor mercado de vehículos eléctricos del mundo- ha dicho que prohibirá los coches de gasolina y diésel a partir de esa fecha.

La industria también tiene sus líderes.

El mes pasado, GM, el cuarto mayor fabricante de automóviles del mundo, anunció que sólo vendería vehículos sin emisiones a partir de 2035.

El valor de las acciones de Tesla, el único fabricante de vehículos eléctricos, se ha disparado y ha convertido a su director ejecutivo, Elon Musk, en la persona más rica del mundo.


Verlo venir tanto del lado del gobierno como de las grandes empresas automovilísticas, es realmente una señal de que el cambio está llegando

envía Lenton.


A veces, una "minoría crítica" es suficiente para fijar un punto de inflexión, que puede ocurrir antes de que su impacto más amplio sea visible.

Esclavitud y combustibles fósiles

La presión popular sobre los gestores de fondos y sus clientes para que se deshagan de las existencias de combustibles fósiles es un ejemplo de libro de texto, dijo a la AFP Ilona Otto, directora del grupo de investigación sobre complejidad social y transformación de sistemas del Centro Wegener para el Clima y el Cambio Global de la Universidad de Graz.

"Al principio sí importa por qué lo hacen, pero después importa menos", dijo Otto, autor principal de un estudio sobre la dinámica social de inflexión necesaria para estabilizar el clima de la Tierra en 2050.


Las simulaciones demuestran que si un 9% de los inversores desinvierte, el resto seguirá su ejemplo porque tendrá miedo de quedarse atrás y perder dinero.


El movimiento de desinversión climática, entrelazado con los objetivos de justicia social, puede compararse con el impulso para abolir la esclavitud a finales del siglo XVIII y principios del XIX, dijo.

En ambos casos se trataba de sistemas económicos muy arraigados que se resistían activamente al cambio. En el caso de la esclavitud, un sistema largamente incuestionado se deshizo rápidamente y pronto se consideró moralmente indefendible.


Llegaremos a un punto en el que nos parecerá tan impensable utilizar la energía de los combustibles fósiles como tener esclavos

dijo Otto.


Mientras tanto, el movimiento climático global de base que surgió en el escenario mundial en 2019 -liderado, en parte, por una sueca de 16 años- sigue ganando impulso, aunque una pandemia furiosa haya oscurecido su alcance.

"La preocupación por la emergencia climática está mucho más extendida de lo que sabíamos antes", dijo a la AFP Stephen Fisher, un sociólogo de Oxford que ayudó a diseñar una encuesta de 1,2 millones de personas en 50 países.


Y la gran mayoría de los que sí reconocen una emergencia climática quieren una acción urgente y completa.


Más allá de la moral, llega un momento en las grandes transiciones sociales en que rechazar el statu quo y adoptar nuevas normas se convierte en la opción más racional desde el punto de vista económico.

"Incluso en los estados rojos (republicanos), los paneles solares son populares", señaló James Williams, profesor de la Universidad de San Francisco y autor principal de un estudio reciente en el que se esbozan vías plausibles para la neutralidad del carbono en EE.UU. en 2050.

No hace mucho tiempo, el gobierno chino consideraba el concepto de neutralidad del carbono como una carga económica, declaró el mes pasado al Atlantic Council Pan Jiahua, director del Instituto de Estudios de Ecocivilización de la Universidad Tecnológica de Pekín.

Hoy, sin embargo, "tenemos el consenso de que es una oportunidad para el empleo, el crecimiento y la transformación de la sociedad".

Parte de este consenso en expansión reconoce que alimentar la economía mundial con combustibles fósiles ya no es compatible con la civilización tal y como la conocemos.

Una carrera que no podemos permitirnos perder.

Pero esa dura verdad choca con otra: el carbón, el petróleo y el gas siguen representando casi el 85% del suministro energético mundial, y reciben subvenciones por valor de medio billón de dólares cada año, tanto para los consumidores como para los productores, según la OCDE.

11c77a_9834a398ff694c6fa9b948d3ac5e1535_mv2

Todavía está por ver cómo se va a desarrollar esa tensión -y con qué rapidez-, pero no cabe duda de que las empresas de combustibles fósiles están sintiendo la presión.

"El choque cíclico de Covid ha adelantado un pico estructural de emisiones, que iba a producirse de todos modos", dijo a la AFP Kingsmill Bond, analista de energía del grupo de reflexión financiera Carbon Tracker.


Antes de la crisis, las renovables casi habían alcanzado un punto de inflexión y ahora, en el futuro, todo el crecimiento de la demanda de energía puede satisfacerse con fuentes renovables

dijo Bond, antiguo analista de valores de grandes bancos.


"En cuanto esto ocurra, se producirá por definición un pico de demanda de combustibles fósiles y, por tanto, un pico de emisiones", añadió, planteando la posibilidad de que 2019 -el último año no afectado por la crisis de Covid- pueda ser ese pico.

En última instancia, los distintos aspectos de la acción climática deben confluir en un conjunto mayor que la suma de sus partes.

"Se necesita una sinergia para que se produzca un cambio a gran escala", afirma Jonathan Donges, codirector del FutureLab de Resiliencia de la Tierra en el Antropoceno del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam.

Los puntos de inflexión sociales tienen un gemelo maligno en el sistema climático, donde Lenton y otros científicos del sistema terrestre han identificado 15 puntos de inflexión para un cambio irreversible y potencialmente catastrófico. 

Un mundo que se haya calentado dos grados por encima de los niveles preindustriales podría hacer que el derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental -con suficiente agua congelada para elevar los océanos 13 metros- superara un punto de no retorno.

Otros puntos de inflexión podrían hacer que la cuenca del Amazonas pasara de ser una selva tropical a una sabana; que miles de millones de toneladas de carbono se filtraran del permafrost de Siberia; y que desapareciera el casquete polar en verano.

En conjunto, estos cambios podrían suponer un billete de ida a lo que los científicos llaman "Tierra invernadero", un estado profundamente inhóspito que el planeta no ha conocido desde hace decenas de millones de años.

"Pero, por supuesto, hay una diferencia fundamental entre las capas de hielo y los sistemas sociales", dijo Lenton. "Tenemos la previsión de cambiar nuestro curso de acción".

En un sentido muy real, pues, la humanidad está en una carrera que no puede permitirse perder.


Si queremos evitar los puntos de inflexión malos, tenemos que desencadenar los buenos, o puntos de inflexión sociales. Hemos dejado que sea demasiado tarde para abordar el cambio climático de forma gradual.

añadió Lenton.


Fuente: Clima Terra (.org)

Te puede interesar

Crisis climática: hacia una estrategia compartida

Puede resultar irritante, desesperante y casi inmoral tratar de construir lentamente cuando la crisis ecológica nos persigue y amenaza con hundir nuestras sociedades en el corto plazo. Sin embargo, nunca una organización, ni una propuesta política, por sólida que fuera, ha podido ir por delante de la movilización social

Planeta

Bill Gates: “El cambio climático tendrá efectos mucho peores que la pandemia”

Suele acertar en sus predicciones y considera que tenemos poco tiempo: solo tres décadas para reducir a cero las emisiones de efecto invernadero. Si no, sufriremos. Estupefacto ante las mentiras y supuestas conspiraciones que han aflorado durante la pandemia y preocupado por la polarización social, Bill Gates cree que aún podemos salvar el futuro

Bill Gates