¿Cuál es el verdadero pulmón del mundo?

Siempre tendemos a pensar que los bosques y las grandes selvas como el Amazonas son los principales productores de oxígeno del planeta, es decir el pulmón del planeta, pero esto es erróneo. Si bien es cierto que las gigantescas masas forestales y reservas tropicales son indispensables para la vida en la tierra

Arbolado 18 de agosto de 2021
Fitoplancton-1

Pero ya es el momento de darle importancia a los verdaderos responsables de que podamos respirar: el fitoplancton marino el cual produce entre el 50% y el 85% del oxígeno que se libera cada año en la atmósfera.

El fitoplancton, compuesto por animales unicelulares, es la base de la cadena alimenticia marina. De él no solo se alimentan los grandes cetáceos como ballenas y cachalotes, sino que también de él depende la supervivencia de toda la fauna oceánica. El fitoplancton marino muestra la mayor actividad fotosintética del planeta. Este se encuentra en los océanos, los pulmones del planeta.

Los organismos responsables de que podamos respirar se encuentran en los océanos y genera al menos la mitad del oxígeno que respiramos, unos 27.000 millones de toneladas al año “enterrando” a su vez unas 10 giga toneladas de carbono de la atmósfera a las profundidades del océano anualmente.

¿Sabias-que-los-verdaderos-pulmones-del-planeta-estan-en-los-oceanos_-750x375-1.jpg

La acción por tanto de estos microorganismos en nuestro planeta cumple una doble función, cediendo por un lado el imprescindible oxígeno a la atmósfera, y retirando de ella a su vez el CO2, transformando el este carbono en carbohidratos que, tarde o temprano los demás organismos vivos podrán incluir en sus estructuras biológicas. Por todo ello los océanos son el pulmón del mundo.

Entonces, si los bosques y selvas no son el pulmón del planeta, ¿para qué sirven?

Son de vital importancia, las cuales se dividen en tres principales funciones:

Funciones protectivas:

  • Protección del suelo por absorción y desviación de las radiaciones, precipitaciones y vientos.
  • Conservación de la humedad y del dióxido de carbono al reducir la velocidad del viento.
  • Hábitat natural, tanto para otras plantas como para los animales.

Tareas reguladoras:

  • Absorción, almacenamiento y generación de dióxido de carbono, oxígeno y elementos minerales.
  • Captación y almacenamiento de agua.
  • Absorción y transformación de energía radiante y termal.

Labores productivas:

  • Almacenamiento de la energía en forma utilizable por la fitomasa.
  • Autorregulación y proceso regenerador de madera, corcho, fruta.

Así mismo, como luchamos por la deforestación de nuestros bosques, debemos luchar por la preservación de nuestros mares y océanos, ya que por décadas grandes industrias han realizado minería submarina, con el fin de extraer minerales y acabar con la riqueza natural de nuestros ecosistemas.

1599310122729-1

Porque los bosques ni el Amazonas, no son el pulmón del planeta.

El inseparable dúo formado por la palabra Amazonas y la expresión “pulmón del planeta” se basa en un malentendido. La cantidad de oxígeno (O₂) liberada por esa inmensa masa forestal madura es prácticamente nula. Ni el Amazonas es el pulmón de la Tierra, ni el incendio de este verano en Guadarrama privó a Madrid de ningún pulmón. De hecho, ninguna otra selva o bosque maduro cumple esa función.

La idea de la selva produciendo oxígeno para servir como “pulmón del planeta” es tan preciosa como imprecisa. Empecemos por descartar la palabra “pulmón”, porque si algo hace un pulmón es consumir oxígeno, no producirlo. Usar el término resultaría mucho más apropiado si se emplease para hablar de la absorción de dióxido de carbono (CO₂) porque, efectivamente, mientras que nuestras actividades expulsan sin cesar CO₂, las plantas trabajan en sentido contrario.

Quienes afirman sin pensarlo dos veces que los bosques amazónicos producen oxígeno suelen razonar más o menos así: «Al realizar la fotosíntesis, las plantas absorben CO₂ y desprenden O₂. En la selva amazónica hay una cantidad gigantesca de plantas produciendo ingentes cantidades de oxígeno. Ergo, la selva amazónica libera una enorme cantidad de ese gas».

58ded4100de7f-1-scaled.jpeg

La Amazonia consume casi todo el oxígeno que produce

La Amazonia no es una gran fuente de oxigeno ya que los arboles consumen la mayor parte del oxígeno que producen a través de la fotosíntesis.

El efecto neto de la selva amazónica sobre la cantidad de oxígeno en la atmósfera global es «virtualmente nulo», ya que la fotosíntesis a producir; la nueva materia vegetal es, casi, equilibrada por microbios que descomponen el material vegetal muerto.

Conclusión

La selva amazónica produce “alrededor del 6%” del oxígeno del planeta, frente al 50%-85% producido por el fitoplancton producido por los océanos.
Con lo cual  podemos afirmar que los verdaderos pulmones del planeta son los océanos, ya que la selva consume casi tanto oxigeno como produce.

Fuente: Cambio Climatic (.com)

Te puede interesar

Lanzaron el Sentinel-6a, un ojo implacable para vigilar los océanos

El cambio climático está aquí con sus eventos meteorológicos extremos que ponen en peligro el futuro del mundo tal cual lo conocemos. ¿Cuáles son sus evidencias? ¿Qué debemos saber? ¿Estamos preparados? En esta sección, cada semana, noticias, conceptos básicos, personalidades destacadas y datos necesarios para comprender el fenómeno

images (1)