El calor extremo se acentúa en las ciudades de rápido crecimiento y puede ser mortal

Casi una cuarta parte de la población mundial se encuentra en zonas donde la exposición al calor extremo está aumentando y las personas pobres de las ciudades son los que más riesgo corren, según un nuevo estudio

Cambio Climático 26 de octubre de 2021

El riesgo de calor extremo es una amenaza cada vez más presente para las ciudades de rápido crecimiento de todo el mundo, según un nuevo estudio publicado este mes en Proceedings of the National Academy of Sciences. 

Según el estudio, a medida que más personas se mudan a las ciudades y el clima se calienta, el calor extremo podría provocar problemas de salud y matar a más gente, reducir la productividad de los trabajadores y mermar las economías. Las personas pobres de las ciudades son los que más riesgo corren. 

El estudio, que evaluó más de 13,000 ciudades entre 1983 y 2016, descubrió que la exposición al calor extremo en el mundo aumentó casi un 200% durante ese período, como resultado del crecimiento de la población, la emergencia climática y el hecho de que la infraestructura de las ciudades absorbe más calor.

Según el documento, casi una cuarta parte de la población mundial se encuentra en zonas donde la exposición al calor extremo está aumentando.

Los investigadores carecían de una imagen completa de las repercusiones del calor porque algunas partes del mundo en rápido desarrollo no disponen de datos fiables de estaciones meteorológicas y los modelos climáticos utilizados para estimar las temperaturas tienden a pasar por alto los puntos calientes urbanos. 

El estudio adoptó un enfoque novedoso y utilizó datos de satélites para medir el calor en todo el mundo y proporcionó a los investigadores una visión global más nítida del problema. El análisis revela que muchas personas que acuden a las ciudades en zonas de rápida urbanización, como el sur de Asia y el África subsahariana, llegan a lugares cada vez más vulnerables a las altas temperaturas y la elevada humedad.

“El crecimiento de la población no es intrínsecamente el problema, y mucho menos la urbanización”, señaló Cascade Tuholske, un científico de investigación postdoctoral en el Centro de la Red Internacional de Información de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Columbia y el autor principal del artículo de PNAS. “Es la falta de planificación y de inversión en estas zonas de rápida urbanización, pero eso puede cambiar”, añadió.

Otro informe publicado el miércoles sobre los efectos de la emergencia climática en la salud sugiere que el problema se está intensificando y que las desigualdades entre los países ricos y los pobres están aumentando. 

The Lancet Countdown, una evaluación anual de los riesgos para la salud derivados del clima, reveló que los niños y las personas de 65 años o más han experimentado un aumento constante de la exposición a las olas de calor en la última década.

Ola-de-calor-en-NY-a207a2

En los últimos 30 años, los países con niveles de desarrollo bajos y medios han registrado los mayores aumentos de vulnerabilidad al calor, que se agravó porque muchas de estas comunidades carecían de acceso a aire acondicionado, refrigeración y espacios verdes urbanos.

El informe también señala que la emergencia climática está aumentando las condiciones adecuadas para los patógenos de las enfermedades infecciosas, revirtiendo los avances mundiales en la provisión de seguridad alimentaria y de agua y aumentando la exposición a los incendios forestales. 

El calor puede causar problemas de salud o matar de múltiples maneras. Los órganos del cuerpo pueden recalentarse peligrosamente si se pierde la capacidad de regular la temperatura, y provocar riesgo de muerte. El calor también puede exacerbar los síntomas de dolencias subyacentes, como enfermedades cardíacas, diabetes o problemas renales.

No es una producción propia, la fuente es Tele Mundo (.es)

Te puede interesar

El comercio exterior tiene una "huella de desastre" medioambiental oculta

Las catástrofes medioambientales son cada vez más un hecho en todo el mundo. Cada año, las inundaciones, las sequías y los corrimientos de tierra afectan a decenas de millones de personas, dejando a su paso una enorme destrucción humana y económica. El coste en vidas humanas y medios de subsistencia cada año es enorme

11c77a_d5912a4e8564466fa7bcbc18b352b510_mv2