De debatir a defender

Noticias Generales 24/01/2024 Marcos Bach Marcos Bach
tinywow_45977265_80Nl6WvEFxAfL4eF

MARCOS BACH

Como muchos ambientalista esperábamos que Argentina iniciara el 2024 con algunas leyes y proyectos a concretarse con mira a los objetivos climáticos del 2030; la ley de humedales, la de envases, hablar sobre el litio del norte, las reservas en Vaca Muerta y sobre qué hacer en el Mar Argentino son algunos de los temas en espera. 

El anhelo estaba en que sin importar quien asumiera el 10 de Diciembre de 2023, estas iniciativas se debatieran en el poder legislativo y en las agendas mediáticas y políticas. Pero como es de público conocimiento, Javier Milei es el nuevo presidente de la Nación, quien desde su postulación ha negado la existencia del cambio climático y ninguneo a la agenda de 2030.

En unos pocos días de mandato "sacudió" al país con sus proyectos de leyes; primero con la Ley Ómnibus, un proyecto de ley con más de 644 artículos, dentro de la cual está el ambiente representado por la modificación de las leyes de Bosques (2007), Control de Actividades de Quema (2009) y de Glaciares (2010); todas defienden esto recursos de ser explotados o de realizar actividades económicas que puedan alterarlos.

Días después, en televisión abierta, presentó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que incluye las derogaciones que buscan modificar o eliminar leyes claves para el ambiente y para la soberanía del país, entre ellas: La Ley de Tierra, la ley de generación distribuida de fuentes renovables y dos del sector minero: la Ley N° 24.523 del Sistema Nacional de Comercio Minero y la Ley N° 24.695 del Banco Nacional de Información Minera, que le dan un aspecto opaco a esta área.

Agregar que esta la incógnita sobre la ley de Quema de Tierras. En su discurso, Milei también anunció la modificación de la Ley de Manejo del Fuego. Sin embargo, en el DNU publicado no figura ningún artículo que modifique esa norma. 

Ante estas medidas, cientos de organizaciones, activistas y medios especializados saltaron para rechazar ambos proyectos de ley y dar aviso a la sociedad de la importancia de cada una de ellas, que no puede haber un retroceso aún argumentando con la crisis económica y social del país; ya que en el contexto de crisis climática-ambiental, es necesario comprender que ningún futuro ni desarrollo será posible y beneficioso para las personas sin la protección del medio ambiente.


Aunque el Gobierno sostiene que son medidas para salir de la pobreza, la realidad es que ninguna de las propuestas cumple ese objetivo. Y lo peor, es que tienen el resultado contrario: debilitan justamente nuestras capacidades productivas para producir y exportar, crear trabajo y salir de la crisis.

explica a Ámbito, Nicolás Gallardo, referente de Jóvenes por el Clima (JOCA).


Todas estas leyes son para defender los recursos y ser aprovechados sosteniblemente para futuras generaciones, para conseguirlas se requirió los años de "lucha" entre partes; y todo esto puede perderse ante la aprobación de la ley ómnibus y/o el DNU. 

Y en vez de estar concentrándonos en poner en discusión nuevos avances e ideas ambientales y climáticas, debemos detenernos para defender lo ya obtenido, lo ya preestablecido antes del gobierno actual. Hoy más que nunca, desde el ambientalismo y la sociedad civil, utilizaremos todos los medios necesarios para proteger aquellos logros que durante años miles de argentinos consiguieron para proteger el medio ambiente, en defensa de la biodiversidad.

Te puede interesar
Lo más visto