Restaurar la naturaleza: el secreto contra el cambio climático

Un estudio de la Universidad Católica de Rio de Janeiro (Brasil) y publicado en la revista Nature, identificó las áreas prioritarias para la restauración en todos los biomas terrestres y estima sus beneficios y costos

Cambio Climático Por: Enrique Bach 02 de noviembre de 2020
PCP3P2UYTBAN5DO5TSGJ3F7VX4

La restauración extensiva de los ecosistemas se considera cada vez más fundamental para conservar la biodiversidad y estabilizar el clima de la Tierra. Aunque se han establecido ambiciosos objetivos nacionales y mundiales, aún no se han identificado áreas de prioridad mundial que tengan en cuenta la variación espacial en los beneficios y costos, ¿por dónde empezar?

Un estudio de la Universidad Católica de Rio de Janiero (Brasil) y publicado en la revista Nature, identificó las áreas prioritarias para la restauración en todos los biomas terrestres y estima sus beneficios y costos.

De acuerdo con los investigadores, restaurar el 15% de las tierras convertidas en áreas prioritarias podría evitar el 60% de las extinciones que se esperan para 2050, y secuestrar 299 gigatoneladas de CO2, el 30% del aumento total de CO2 en la atmósfera desde la Revolución Industrial.

Como señala Nature, solo alrededor del 1% de la financiación dedicada a la crisis climática global se destina a la restauración de la naturaleza, pero el estudio encontró que tales “soluciones basadas en la naturaleza” se encontraban entre las formas más baratas de absorber y almacenar dióxido de carbono de la atmósfera, siendo los beneficios adicionales los protección de la vida silvestre.

Los y las investigadoras usaron un algoritmo que permitió identificar 1.200 escenarios para restauración, teniendo en cuenta la biodiversidad específica del bioma y los beneficios del carbono) y en varios objetivos de restauración. “Consideraron todas las tierras convertidas de ecosistemas naturales a tierras de cultivo o pastizales. No incluimos la restauración de ecosistemas naturales no convertidos pero degradados, que pueden contribuir sustancialmente a varios desafíos globales, debido a que sus costos y beneficios de restauración están mal cuantificados”, escriben en el paper.

Fuente: El Espectador (Colombia)

Te puede interesar