La sociedad humana bajo grave amenaza por la pérdida de la vida natural

Científicos revelan que un millón de especies en peligro de extinción en el maldito informe de la ONU

Mundo animal 06 de noviembre de 2020
11c77a_c7fadc5d8ea146bdb7e76af3fac03bc1_mv2

La sociedad humana está en peligro por el acelerado declive de los sistemas naturales de apoyo a la vida en la Tierra, han advertido los principales científicos del mundo, al anunciar los resultados del examen de salud planetaria más exhaustivo que se haya realizado jamás.

Desde los arrecifes de coral que se blanquean bajo los océanos hasta las selvas tropicales que se secan y se convierten en sabanas, la naturaleza está siendo destruida a un ritmo entre decenas y cientos de veces mayor que el promedio de los últimos 10 millones de años, según el informe de evaluación global de la ONU.

La biomasa de mamíferos salvajes ha disminuido en un 82%, los ecosistemas naturales han perdido cerca de la mitad de su superficie y un millón de especies están en peligro de extinción, todo ello en gran medida como resultado de las acciones humanas, según el estudio, recopilado durante tres años por más de 450 científicos y diplomáticos.

Dos de cada cinco especies de anfibios están en peligro de extinción, al igual que un tercio de los corales formadores de arrecifes y cerca de un tercio de otras especies marinas. El panorama para los insectos -que son cruciales para la polinización de las plantas- es menos claro, pero los cálculos conservadores sugieren que por lo menos uno de cada 10 están amenazados de extinción y, en algunas regiones, las poblaciones se han reducido. En términos económicos, las pérdidas son enormes. La pérdida de los polinizadores ha puesto en peligro hasta 577.000 millones de dólares (440.000 millones de libras esterlinas) de la producción de cultivos, mientras que la degradación de la tierra ha reducido la productividad del 23% de las tierras del mundo.

Los impactos en la humanidad, incluyendo la escasez de agua dulce y la inestabilidad climática, ya son "ominosos" y empeorarán si no se toman medidas correctivas drásticas, dijeron los autores.


La salud de los ecosistemas de los que dependemos nosotros y otras especies se está deteriorando más rápidamente que nunca. Estamos erosionando los cimientos mismos de las economías, los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, la salud y la calidad de vida en todo el mundo, dijo Robert Watson, presidente de la Plataforma Intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (Ibpes). Hemos perdido tiempo. Debemos actuar ahora.


Cuadro de impacto de la actividad humana

11c77a_6a46a35b9d284799895b34df7b67ff7a_mv2
La advertencia fue inusualmente dura para un informe de la ONU que tiene que ser acordado por consenso entre todas las naciones. Cientos de científicos han compilado 15.000 estudios académicos e informes de comunidades indígenas que viven en la línea de fuego del cambio. Se basan en la evaluación de los ecosistemas del milenio de 2005, pero van mucho más allá al examinar no sólo un inventario de especies, sino la red de interacciones entre la biodiversidad, el clima y el bienestar humano.

Durante la semana pasada, los representantes de los gobiernos del mundo han afinado el resumen para los responsables de las políticas, que incluye escenarios de remediación, como el "cambio transformador" en todas las áreas de gobierno, reglas comerciales revisadas, inversiones masivas en bosques y otras infraestructuras verdes, y cambios en el comportamiento individual como el menor consumo de carne y bienes materiales.

Tras las huelgas escolares, las protestas de la Rebelión de la Extinción, la declaración de una emergencia climática por parte del parlamento del Reino Unido y los debates del Nuevo Acuerdo Verde en los EE.UU. y España, los autores esperan que la evaluación de la biodiversidad, de 1.800 páginas, ponga la crisis de la naturaleza en el centro de atención mundial, de la misma manera que el colapso climático ha aumentado la agenda política desde el informe 1.5C del año pasado del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas.


David Obura, uno de los principales autores del informe y una autoridad mundial en materia de corales, dijo: Tratamos de documentar hasta qué punto estamos en problemas para centrar la atención de la gente, pero también para decir que no es demasiado tarde si ponemos una gran cantidad en el cambio de comportamiento transformacional. Esto es fundamental para la humanidad. No solo estamos hablando de las especies bonitas que hay ahí fuera; este es nuestro sistema de soporte de vida.


El informe muestra un planeta en el que la huella humana es tan grande que deja poco espacio para cualquier otra cosa. Tres cuartas partes de la tierra han sido convertidas en campos de cultivo, cubiertas por hormigón, absorbidas por embalses o alteradas de forma significativa. Dos tercios del medio marino también han sido modificados por piscifactorías, rutas de navegación, minas submarinas y otros proyectos. Tres cuartas partes de los ríos y lagos se utilizan para el cultivo o la ganadería. Como resultado, más de 500.000 especies tienen hábitats insuficientes para la supervivencia a largo plazo. Muchas están en camino de desaparecer en décadas.


Eduardo Brondizio, copresidente del Ibpes de la Universidad de Indiana en Bloomington, dijo: Hemos estado desplazando nuestro impacto alrededor del planeta de frontera a frontera. Pero nos estamos quedando sin fronteras... Si vemos que las cosas siguen como hasta ahora, entonces veremos un rápido declive en la capacidad de la naturaleza para proporcionarnos lo que necesitamos y para amortiguar el cambio climático.


La agricultura y la pesca son las principales causas del deterioro. La producción de alimentos ha aumentado drásticamente desde la década de 1970, lo que ha ayudado a alimentar a una población mundial cada vez más numerosa y a generar empleo y crecimiento económico. Pero esto ha tenido un alto costo. La industria de la carne tiene un impacto particularmente fuerte. Las zonas de pastoreo para el ganado representan alrededor del 25% de la tierra libre de hielo del mundo y más del 18% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. La producción de cultivos utiliza el 12% de la tierra y crea menos del 7% de las emisiones.

Tabla de especies amenazadas de extinción

11c77a_98aca51a90a64c3c9c42e75b0bb5dbcc_mv2
El estudio describe un sofocante cuadro causado por el hombre que se extiende por todo el planeta, ya que una pequeña gama de cultivos comerciales y ganado de alto valor están reemplazando los bosques y otros ecosistemas ricos en biodiversidad. Además de erosionar el suelo, lo que causa una pérdida de fertilidad, estos monocultivos son más vulnerables a las enfermedades, la sequía y otros impactos del colapso climático.

En términos de hábitats, la pérdida más profunda es la de los humedales, que se han drenado en un 83% desde 1700, con un impacto en la calidad del agua y la avifauna. Los bosques están disminuyendo, particularmente en los trópicos. En los primeros 13 años de este siglo, el área de bosque intacto cayó un 7%, una superficie más grande que Francia y el Reino Unido juntos. Aunque la tasa general de deforestación ha disminuido, esto es en parte un truco contable, ya que las plantaciones de monocultivos sustituyen a la selva y al bosque biodiversos.

Los océanos ya no son un santuario. Sólo el 3% de las áreas marinas están libres de la presión humana. La pesca industrial tiene lugar en más de la mitad de los océanos del mundo, dejando un tercio de las poblaciones de peces sobreexplotadas.

El cambio climático, la contaminación y las especies invasoras han tenido un impacto relativamente bajo, pero estos factores se están acelerando. Las emisiones siguen aumentando. La semana pasada, la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera superó por primera vez la marca de 415 partes por millón. Incluso si el calentamiento global puede mantenerse dentro de la meta del acuerdo de París de 1,5C a 2C, el rango de la mayoría de las especies se reducirá profundamente, advierte el documento.

El crecimiento de la población se señala como un factor, junto con la desigualdad. Los individuos del mundo desarrollado tienen una huella económica cuatro veces mayor que la de los países más pobres, y la brecha está creciendo.

Nuestra especie extrae ahora 60 mil millones de toneladas de recursos cada año, casi el doble que en 1980, aunque la población mundial ha crecido sólo un 66% en ese tiempo. (N.T. Un informe posterior da cuenta que la cifra es de 100 mil millones de toneladas) El informe señala cómo los deshechos están abrumando la capacidad de la Tierra para absorberlas. Más del 80% de las aguas residuales se bombean en arroyos, lagos y océanos sin tratamiento, junto con 300m-400m toneladas de metales pesados, lodos tóxicos y otras descargas industriales. Los residuos plásticos se han multiplicado por diez desde 1980, afectando al 86% de las tortugas marinas, al 44% de las aves marinas y al 43% de los mamíferos marinos. La escorrentía de fertilizantes ha creado 400 "zonas muertas", afectando a un área del tamaño del Reino Unido.

Andy Purvis, profesor del Museo de Historia Natural de Londres y uno de los principales autores del informe, dijo que estaba animado de que las naciones se hubieran puesto de acuerdo en la necesidad de la medicina amarga.

"Este es el chequeo de salud planetaria más completo, más detallado y más extenso. El mensaje para llevar a casa es que deberíamos haber ido al médico antes. Estamos en un mal camino. La sociedad en la que nos gustaría que vivieran nuestros hijos y nietos está en verdadero peligro. No puedo exagerar", dijo. "Si dejamos que las generaciones posteriores se encarguen de limpiar el desorden, no creo que nos perdonen".

Los próximos 18 meses serán cruciales. Por primera vez, el tema de la pérdida de la biodiversidad está en la agenda del G8. El Reino Unido ha comisionado a Partha Dasgupta, una profesora de la Universidad de Cambridge, para que escriba un estudio sobre el caso económico de la naturaleza, el cual se espera que sirva una función similar a la de la revisión Stern sobre la economía del cambio climático. El próximo año, China será la anfitriona de una histórica conferencia de la ONU para elaborar nuevas metas globales para la biodiversidad.

Gráfico de producción de carne y lácteos

11c77a_55c69f2c9dab4db794851ce2e6c82390_mv2


Cristiana Pașca Palmer, directora de la principal organización de biodiversidad de la ONU, dijo que estaba preocupada y esperanzada. El informe de hoy pinta un cuadro bastante preocupante. El peligro es que ponemos al planeta en una posición en la que es difícil de recuperar, dijo. Pero están sucediendo muchas cosas positivas. Hasta ahora, no hemos tenido la voluntad política de actuar. Pero la presión pública es alta. La gente está preocupada y quiere que se actúe.


El informe reconoce que las actuales estrategias de conservación, como la creación de áreas protegidas, son bien intencionadas pero inadecuadas. Los pronósticos futuros indican que las tendencias negativas continuarán en todos los escenarios, excepto en aquellos que abarcan un cambio radical en toda la sociedad, la política, la economía y la tecnología.

Dice que los valores y los objetivos deben cambiar en todos los gobiernos para que los responsables de las políticas locales, nacionales e internacionales estén alineados para hacer frente a las causas subyacentes del deterioro del planeta. Esto incluye un cambio en los incentivos, las inversiones en infraestructura ecológica, la consideración del deterioro de la naturaleza en el comercio internacional, el tratamiento del crecimiento de la población y los niveles desiguales de consumo, una mayor cooperación entre sectores, nuevas leyes ambientales y una aplicación más estricta de la ley.

También es esencial un mayor apoyo a las comunidades indígenas y a otros habitantes de los bosques y a los pequeños propietarios. Muchas de las últimas reservas de la naturaleza se encuentran en zonas administradas por esos grupos, pero incluso en este caso, las presiones están comenzando a cobrar un precio, a medida que va disminuyendo la vida silvestre, junto con el conocimiento de cómo manejarla.

Cuadro de pérdida de bosques tropicales

Josef Settele, copresidente del Ipbes y entomólogo del Centro Helmholtz de Investigación Ambiental en Alemania, dijo: "La situación es delicada y difícil, pero nunca me rendiría. El informe muestra que hay una salida. Creo que todavía podemos doblar la curva.

"La gente no debería entrar en pánico, pero deberían comenzar a hacer cambios drásticos. No bastará con seguir como siempre con pequeños ajustes".

Fuente: Clima Terra (.org)

Te puede interesar