Las Ciudades Verdes: Cómo renaturalizar los espacios urbanos

El término de Ciudades Verdes está emergiendo en los últimos años para referirse a poblaciones que conducen su desarrollo urbano acompañado del concepto de sostenibilidad. Pero, ¿Qué son exactamente?

Construcción sustentable 27 de enero de 2021
ciudad-verde-china-1024x576

Se entiende por Ciudades Verdes aquellas con abundantes espacios naturales para disfrute de sus ciudadanos, bajas emisiones de gases efecto invernadero, bajos niveles de contaminación acústica, ciudades caracterizadas por una edificación bioclimática y sostenible y cuyos habitantes están educados en el respeto medioambiental.

Son lugares que reconectan con la naturaleza y con los bienes que ésta ofrece de manera gratuita. Aprovechan los beneficios de estar en contacto con el entorno natural.

Aplicar las ideas que las Ciudades Verdes plantean a la planificación urbana es cada vez más importante. A día de hoy, más de 4,300 mil millones de personas en todo el mundo viven en áreas urbanas. Se calcula que para el año 2050 esta cifra superará los 7 mil millones.  Además, se estima que las ciudades del mundo consumen el 75% de los recursos naturales y producen entre el 60 y el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cambiar los parques por bosques

Los llamados «bosques urbanos» se componen de vegetación arbustiva, herbácea, árboles autóctonos y fauna capaces de convivir con el resto de elementos de ciudad. Son espacios verdes en los que los ciudadanos pueden realizar actividades y disfrutar del contacto con la naturaleza sin salir de su lugar de residencia. Aportan diversos beneficios como:

  1. Una mejora de la calidad del aire: las plantas actúan como sumideros de carbono.
  2. Reducen la temperatura local hasta 5ºC: la vegetación amortiguan las altas temperaturas a través del efecto de evapotranspiración.
  3. Mejora de la calidad de vida: está estudiado que el contacto con la naturaleza reduce el estrés y mejora la salud mental.
  4. Promueve la infiltración del agua de lluvia: disminuye la pérdida por evaporación.
  5. Aumento de la biodiversidad urbana: la presencia de estos «pulmones verdes» permite el desarrollo de una gran variedad de biodiversidad como insectos, aves, pequeños mamíferos, etc.

Algunas ciudades del mundo se han convertido ya en referentes en el ámbito de los bosques urbanos, y muchas otras, están planteando nuevas iniciativas.

En Londres, por ejemplo, destaca el proyecto «Bankside Urban Forest». En Pennsylvania (EEUU), la iniciativa «Tree Pittsburgh» ha servido para inspirar otros planes similares hasta en 15 ciudades del país como Baltimore o Austin. En Albania, El Ministerio de Desarrollo Urbanístico planea transformar un área de propiedad pública de Tirana en un bosque urbano. Se ha concebido como un distrito verde, accesible y autosuficiente desde el punto de vista de energía limpia, agua, alimentos y todos los servicios públicos urbanos.

tirana-riverside-bosque-urbano-concebido-distrito-autosuficiente-energia-servicios-alimentacion-5

Uno de los componentes principales del proyecto es la vegetación, tanto en espacios públicos como en las viviendas, orientado a crear un bosque urbano. La vegetación estará presente tanto en las áreas comunes, superficies verticales y en cubiertas. También en áreas dedicadas al coworking, instalaciones deportivas y espacios de ocio, jardines colgantes y puentes peatonales.

Edificación sostenible

Otro de los elementos esenciales de las Ciudades Verdes es la edificación bioclimática y sostenible. Edificios integrados en el entorno, cuyo impacto en el entorno sea mínimo. Además, deberán estar construidos con materiales sostenibles o reciclados y evitar los tóxicos y contaminantes químicos.

En cuanto al uso de recursos naturales, estas edificaciones deberán caracterizarse por un bajo consumo y cuyas fuentes de energía sean renovables.

edificio-sostenible-400x529

El aislamiento térmico es otro de los requisitos para este tipo de construcciones. Y es que un buen sistema de aislamiento térmico de exteriores puede suponer un ahorro de energía entre un 60% y un 90%.

Uno de los ejemplos más famosos de este tipo de arquitectura es el edificio Tao Zhu Yin Yuan, ubicado en Taiwán. De la mano del estudio francés Vincent Callebaut Architectures, se diseñó bajo una filosofía de sostenibilidad para tratar de aprovechar las condiciones climáticas y ambientales del lugar.

Se trata de un  complejo residencial que incluye la plantación de 23.000 árboles y arbustos. Según sus estimaciones, las plantas podrían absorber hasta 130 toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) cada año. 

Además, ha sido pensado para que sus residentes ahorren en consumo de energía. El diseño utiliza la luz y la ventilación natural e incluye un sistema de reciclaje de agua lluvia y paneles solares en la azotea.

Ciudades en 15 minutos

Este modelo de ciudad promueve el balance entre el tejido urbano y los espacios verdes urbanos. Es decir, poder disfrutar de los beneficios y ventajas que el contacto con la naturaleza proporciona sin necesidad de trasladarnos a otra ciudad o población. Esto es actuaría como solución al problema de la movilidad en las grandes ciudades. A día de hoy, en muchas grandes urbes es prácticamente imposible trasladarse de un lugar a otro sin necesidad de medios de transporte.

A raíz de esta problemática han surgido diversas iniciativas que pretenden transformar la manera en la que nos movemos. Las «supermanzanas» se plantean como células urbanas de unos 400 por 400 metros, en cuyo interior se reduce al mínimo el tráfico motorizado y el aparcamiento de vehículos en superficie, y se da la máxima preferencia a los peatones en el espacio público.

Las «ciudades de proximidad» lo que proponen es la idea de organizar las ciudades de tal forma que sus ciudadanos puedan satisfacer las necesidades básicas en desplazamientos de menos de un cuarto de hora (a pie o en bicicleta). La vivienda, el trabajo, el abastecimiento, la educación, la salud y el ocio, ¿y si todo estuviese a un paseo de un cuarto de hora?

Estos son solo algunos de los elementos e ideas propuestas en la materia de Ciudades Verdes. Huertos urbanos, cubiertas ajardinadas y otras soluciones basadas en la naturaleza son otras propuestas, ya encima de la mesa, para conseguir que nuestras ciudades alcancen la sostenibilidad.

Los ciudadanos

Recientemente, un estudio del Instituto de Investigación de Capgemini, titulado ‘Street Smart: Putting the citizen at the center of Smart City initiatives’, analizaba las respuestas de 10.000 habitantes de ciudades y más de 300 miembros de gobiernos municipales de 10 países y 58 urbes. Entre otras cosas, el informe desvela que la mayoría de personas que viven en la ciudad piden avanzar hacia un modelo urbano más inteligente y sostenible.

De acuerdo con el estudio, la sostenibilidad está adquiriendo una importancia cada vez mayor para la población. Así, cuestiones como la contaminación (42%) y la falta de iniciativas sostenibles (36%) constituyen los problemas más serios para los ciudadanos.

Por su parte, el 42% de los integrantes de equipos de gobierno municipal afirma que los planes de sostenibilidad se han quedado atrás en los últimos tres años y el 41% dice que la previsión de que en los próximos años sus ciudades se vuelvan insostenibles es una de las principales consecuencias de no adoptar tecnologías digitales.

En cuanto a Europa, La Comisión Europea ha abierto una convocatoria para aportar ideas y opiniones sobre las misiones de la Unión Europea, una serie de compromisos para resolver desafíos sociales como la consecución de ciudades inteligentes más verdes.  El objetivo de esta iniciativa es ofrecer soluciones a algunos grandes retos como crear ciudades inteligentes y climáticamente neutras, adaptación al cambio climático, salud o la protección de los océanos.

Ciudades verdes: hacia la regeneración urbana

Con el objetivo de formar a profesionales del sector en la problemática del urbanismo sostenible, el ISM pone en marcha el curso “Ciudades verdes: hacia la regeneración urbana”. Un curso online que facilita las herramientas teóricas y prácticas de implementación de planes de renaturalización de las ciudades a través de los espacios verdes urbanos, periurbanos y naturales interconectados. Todo ello a través de acciones de agricultura urbana, sistemas de drenaje sostenible, muros y tejados verdes entre otros, con el fin de conseguir un urbanismo sostenible.

Fuente: ismedioambiente (.com) 

Te puede interesar