"Seaspiracy" o por qué debemos tratar a los peces como vida

Cuando la BBC hizo una película sobre la crisis de nuestros océanos, de alguna manera se las arregló para evitar nombrar la mayor causa de su destrucción ecológica: la industria pesquera

Agua y Glaciares 19 de abril de 2021
Peces/Mar/Oceano

La única secuencia significativa sobre la pesca en el Planeta Azul II de 2017 fue una historia conmovedora sobre lo amables que son los barcos de arenque noruegos con las orcas. Presentaba la pesca industrial no como la mayor amenaza para la vida marina, sino como su salvadora.

Es como si se hiciera una película sobre el deterioro del clima sin revelar el papel de las empresas de combustibles fósiles. Oh, espera, la BBC también hizo eso, en 2006. Su documental "La verdad sobre el cambio climático" mencionaba a las empresas de combustibles fósiles sólo como parte de la solución, porque una de ellas estaba experimentando con la captura y el almacenamiento de carbono. Estos documentales consistían en un lamento sobre un problema escasamente definido, seguido de una sugerencia de que deberíamos "hacer algo", sin ofrecer ninguna pista sobre qué podría ser ese algo.

Campo/PlatacionEl cambio climático está afectando a la dieta de los niños, según un estudio
11c77a_afad079a55874be4a215c38851930463_mv2Con la pesca interrumpida, la vida marina tiene una oportunidad de recuperarse

Son sintomáticos de una enfermedad que afecta a la mayoría de los medios de comunicación, la mayor parte del tiempo: la fobia a enfrentarse al poder. Aunque la BBC ha hecho posteriormente algunas películas mejores, todavía tiende a alejarnos de los masivos asaltos comerciales a nuestros sistemas de soporte vital, y a los temas que yo llamo "tonterías microconsumistas" (MCB), como las pajitas de plástico y los bastoncillos de algodón. Considero que el MCB es una actividad de desplazamiento: un sustituto seguro para enfrentarse al poder económico. Lejos de salvar el planeta, nos distrae de los problemas sistémicos y socava la acción efectiva.

La premisa central del neoliberalismo es que el lugar de la toma de decisiones puede desplazarse del gobierno democrático al individuo, trabajando a través del "mercado". En lugar de utilizar la política para mejorar el mundo, podemos hacerlo a través de nuestras compras. Si los neoliberales se creyeran siquiera a medias esta tontería, cabría esperar que se aseguraran de que estuviéramos lo más informados posible, para que pudiéramos ejercer una toma de decisiones efectiva en su gran democracia de consumo. En cambio, los medios de comunicación nos mantienen en un estado de ignorancia casi total sobre los impactos de nuestro consumo.

Pero una de nuestras burbujas de ignorancia acaba de estallar. Con un pequeño presupuesto, y con la primera película que han hecho, Ali Tabrizi y Lucy Tabrizi han conseguido lo que los gigantes de los medios de comunicación han fracasado repetidamente: enfrentarse directamente al poder. Su película Seaspiracy se ha convertido en un gran éxito en Netflix en varios países, incluido el Reino Unido. Por fin la gente ha empezado a darse cuenta del sorprendente hecho de que cuando se arrastran enormes redes por el fondo marino, o se colocan líneas de anzuelos de 28 millas de largo, o se persigue implacablemente a especies en declive, puede que, bueno, ya se sabe, se tenga algún efecto sobre la vida del océano.

La película se equivoca en algunas cosas. Cita un documento obsoleto sobre la fecha probable del colapso global de las pesquerías. Dos de sus cifras sobre las capturas accidentales son incorrectas. Confunde el carbono almacenado por las formas de vida con el carbono almacenado en el agua del mar. Pero la idea central de la película es correcta: la pesca industrial, un tema lamentablemente descuidado por los medios de comunicación y los grupos conservacionistas, está llevando a muchas poblaciones de fauna y flora silvestres y ecosistemas de todo el mundo hacia el colapso. Los inmensos barcos pesqueros de las naciones poderosas amenazan con privar a la población local de su subsistencia. Muchas "reservas marinas" son una auténtica farsa, ya que en su interior se sigue permitiendo la pesca industrial. En la UE, la intensidad de la pesca de arrastre en las llamadas "zonas protegidas" es mayor que en los lugares no protegidos. Los "alimentos marinos sostenibles" a menudo no son nada de eso. La pesca comercial es la mayor causa de muerte y declive de los animales marinos. También puede ser extremadamente cruel con los seres humanos: la esclavitud y otras burdas explotaciones laborales están muy extendidas.

Pesca/Barco pesqueroFlotas pesqueras amenazan el ecosistema del Mar Argentino
descarga (2)Océanos hirviendo, tierras gélidas

Según la última evaluación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, sólo el 6,2% de las poblaciones de peces marinos del mundo no están "totalmente pescadas" ni "sobreexplotadas", y siguen disminuyendo. "Plena pesca" significa que los peces se capturan a su "máximo rendimiento sostenible": lo máximo que se puede extraer sin que se desplome la población.

Este es un objetivo central de la gestión pesquera. Pero desde el punto de vista de los ecologistas, a menudo significa sobreexplotación. Como muestra el trabajo del profesor Callum Roberts, las poblaciones de peces y otros animales marinos eran mucho mayores antes de que comenzara la pesca industrial, y el estado del fondo marino, en muchas zonas, totalmente diferente. Incluso la pesca "bien gestionada" con rendimientos máximos impide la restauración de ecosistemas ricos y abundantes.

Sin embargo, estoy de acuerdo en que los detalles también importan, y aunque todas las películas -como todo el periodismo y toda la ciencia- cometen errores, deberíamos ser rigurosos con los hechos. Entonces, ¿por qué los científicos pesqueros que gritan sobre los errores en Seaspiracy no se quejan de las tergiversaciones y omisiones mucho mayores en Blue Planet II y la serie de seguimiento de la BBC en 2019, Blue Planet Live?

Blue Planet Live llevó la distracción y la desviación a un nivel completamente nuevo. Aunque se centró en gran medida en los plásticos, no mencionó la industria del plástico. Fue como si el plástico, el colapso del clima y la presión pesquera surgieran de la nada. Mientras giraba en torno a poderosos intereses, la mayoría de las soluciones que proponía eran pequeños parches tecnológicos: rescatar focas huérfanas, sembrar corales, retirar anzuelos de la boca de los tiburones. Algunas de sus afirmaciones no sólo eran erróneas, sino hilarantes. Por ejemplo, afirmaba que podemos "librar a nuestros océanos de los plásticos" mediante la limpieza de las playas.

Entonces, ¿por qué el silencio? Quizá porque algunos científicos de la pesca, como señaló el gran biólogo Ransom Myers, han llegado a identificarse con la industria de la que depende su sustento. Mientras parecen contentos de que se aprueben distorsiones escandalosas que favorecen a la pesca industrial, se ponen como locos ante errores mucho más pequeños que la desfavorecen.

BBZFnvI¿Por qué es urgente proteger nuestros océanos antes de 2030?
cambio-climatico-peces-problemas-850502-194627El 90% de los recursos pesqueros están agotados: las subvenciones a la pesca deben frenarse

Para mí, el problema está simbolizado por dos palabras con las que sigo tropezando en los documentos científicos y oficiales: "infraexplotado" y "subexplotado". Son los términos que utilizan los científicos de la pesca para referirse a las poblaciones que no están "totalmente explotadas". Las palabras que utiliza la gente exponen su forma de pensar, y qué palabras tan poderosas, esclarecedoras y horribles son. Parecen pertenecer a otra época, cuando creíamos en la doctrina del dominio: los humanos tienen el deber sagrado de conquistar y explotar la Tierra. Sospecho que algunas personas están tan enfadadas porque no es sólo una mala práctica lo que expone Seaspiracy, sino toda una visión del mundo.

Es hora de ver los océanos bajo una nueva luz: tratar a los peces no como comida, sino como vida silvestre; ver sus sociedades no como poblaciones, sino como pueblos; y las redes alimentarias marinas no como pesquerías, sino como ecosistemas. Es hora de que veamos su existencia como una maravilla de la naturaleza y no como una oportunidad de explotación. Es hora de redefinir nuestra relación con el planeta azul.

Fuente: Clima Terra (.org)

Te puede interesar

Las cinco islas de plástico que manchan el océano

Que tenemos el mar de lleno de plástico es algo bastante sabido. Lo que es posible que no sepas es que hay tanto plástico en el mar, pero tanto, que incluso se han formado cinco "islas" en los cinco grandes giros oceánicos que se producen en el planeta

Isla plastico/basura/oceano

Proyectos para salvar los océanos

La salud de los océanos está más deteriorada que nunca, sin embargo, existen esfuerzos concretos para cambiar la situación. En este buscador de historias encuentra las que han tenido éxito en tu país o aquellas donde los protagonistas son la tecnología, la ciencia, los pescadores o los gobiernos

descarga (5)