Para luchar contra el cambio climático, necesitamos cambios "radicales" en el estilo de vida de los más ricos del mundo, según un estudio

"Si no se aborda el modo de vida de los ricos, no será posible frenar el cambio climático"

Contaminación 13 de octubre de 2021
private-planes-wealthy-lifestyle-carbon.jpg__1600x900_q85_crop_subsampling-2

Desde la prohibición de los jets privados y los yates hasta la reducción del consumo de carne, los investigadores instaron recientemente a las principales economías del mundo a adoptar políticas "radicales" para limitar el impacto de los estilos de vida de lujo en el calentamiento global, incluso si resultan impopulares.

La huella de carbono de los "estilos de vida" de las 20 mayores economías no se ajusta al objetivo acordado internacionalmente de mantener el aumento de la temperatura en 1,5 grados centígrados por encima de la época preindustrial, según un nuevo estudio del Hot or Cool Institute, con sede en Berlín.

Según los investigadores, los cambios en el comportamiento individual no serán suficientes si no se produce un cambio importante en las políticas gubernamentales para empujar a los ciudadanos a llevar un estilo de vida más ecológico.

El panel científico de la ONU sobre el clima advirtió en agosto que el calentamiento global está peligrosamente cerca de salirse de control y que provocará trastornos climáticos en todo el mundo durante las próximas décadas.

A continuación se presenta un análisis de la huella de carbono de los ciudadanos en las principales economías del mundo y lo que pueden hacer los gobiernos para reducirla.

¿Cómo empeoran las opciones de estilo de vida el calentamiento global?

Existen "enormes diferencias" entre las actuales huellas de carbono per cápita y el límite máximo de calentamiento de 1,5 Celsius, muestra la investigación del Hot or Cool Institute, basada en un análisis de la mitad del grupo de países del G20.

Todos los analizados, Canadá, Finlandia, Gran Bretaña, Japón, China, Sudáfrica, Turquía, Brasil, India e Indonesia, superan las huellas de carbono del estilo de vida para 2050 que permitirían alcanzar el objetivo de 1,5 Celsius.

El autor principal del informe, Lewis Akenji, dijo que debatir los cambios en los estilos de vida "es un tema candente para los responsables políticos, que temen tocar el consumo o los estilos de vida de los votantes".

Pero si no se aborda el modo de vida de los ricos, no será posible frenar el cambio climático, añadió.

La pregunta clave, dijo, es: "¿Cómo distribuimos el presupuesto de carbono restante y cada vez más reducido de una manera justa que permita a todos oportunidades equitativas para una vida digna?"

¿Qué opciones de estilo de vida tienen el mayor impacto?

Según la investigación, la alimentación, la vivienda y el transporte personal son los que más influyen en el cambio climático, ya que representan aproximadamente cuatro quintas partes de la huella de carbono total del estilo de vida, en comparación con otros ámbitos como los bienes, el ocio y los servicios.

Sin embargo, los cambios de comportamiento individuales no serán suficientes para la transición a una sociedad con bajas emisiones de carbono, y los investigadores sostienen que deben producirse junto con un cambio más amplio del sistema.


El cambio de comportamiento no es suficiente si no se produce un cambio total de nuestros modelos políticos, financieros y económicos favorables al crecimiento hacia una economía del bienestar más holística.

afirmó Sandrine Dixson-Declève, copresidenta del Club de Roma, una organización suiza sin ánimo de lucro.


La investigación reclama una reducción "rápida y radical" de la huella de carbono en estos países, para mantener a su alcance el objetivo de calentamiento de 1,5 Celsius.

¿Qué cambios hay que hacer?

Según los investigadores, los gobiernos deben empezar a tomar medidas contra los estilos de vida "perjudiciales", ya sea restringiendo o prohibiendo los hábitos de consumo con altas emisiones de carbono, como los aviones privados propulsados por combustibles fósiles, los yates de lujo y el consumo excesivo de carne.

También hay que poner fin a los programas de fidelización de clientes que fomentan los vuelos frecuentes y las estancias en hoteles que derrochan.

Otras políticas que los gobiernos deberían considerar son la limitación del tamaño de las viviendas o el apoyo a la co-vivienda, la limitación del uso del espacio público para carreteras y aparcamientos, y el establecimiento de normas mínimas de eficiencia más estrictas para los electrodomésticos.

¿El impacto del estilo de vida es similar en las principales economías?

Según el informe, existen "profundas desigualdades" en las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el estilo de vida entre las principales economías del mundo.

Por ejemplo, un residente de Canadá que tiene las mayores emisiones per cápita de los 10 países analizados tiene una huella media de estilo de vida más de seis veces mayor que alguien de Indonesia.


La cuota de emisiones del 1% de las personas con mayores ingresos es mayor que el total de las emisiones del 50% de las personas con menores ingresos juntas, y puede ser el doble, según algunas estimaciones.

señala el informe.


Para hacer frente a esta disparidad, recomienda que los gobiernos adopten la idea de un "espacio de consumo justo" que permita distribuir el presupuesto de carbono restante de forma equitativa.

Según el análisis, la huella de carbono de los estilos de vida debe reducirse entre un 91% y un 95% para 2050 en los países de renta alta, frente al 76% en los de renta media-baja.

No es una producción propia, la fuente es Global Citizen (.org)

Te puede interesar