Biocombustibles

Esta es una carta al director del "Diario La Gaceta" de Tucuman, Argentina

Energía renovable 08 de marzo de 2021

La Gaceta (05/02), publico las explicaciones y los fundamentos de Veronica Geese, sobre las bondades y beneficios ambientales del bioetanol como combustible. En mi opinión, lo publicado es incompleto y confunde a los lectores, al no mostrar la otra cara de la moneda. La entrevistada, nada dice sobre como se produce este combustible en Tucuman y de los impactos y danos a la salud de las personas y al ambiente en las etapas del proceso fabril. Para obtener el bioetanol, la industria sucroalcoholera local, usa como materia prima melaza, un subproducto de la fabricación del azúcar de cana. Como residuo, se obtiene la vinaza, un contaminarte del aire, agua y suelo. Además de un pH acido, contiene entre otros: Calcio, Magnesio, Zinc, Cobre, etc. (por cada litro de bioetanol, se genera 12 litros de vinaza). Esta, es usada como fertirriego o almacenada en los ingenios en piletones o lagunas. Cuando se descompone, produce gases como el Metano y el CO2 (2,23 kg por m3 de vinaza), responsables del efecto invernadero. Además, asociados tenemos: Quema de cañaverales (800 gr. de hollín por m2 de cana quemada, mas gases tóxicos), cachaza (4% del total de cana molida) y mortales, en nuestra ruta. Los actores de la industria sucroalcoholera y los funcionarios del Estado (nacional, provincial, municipal), deben comprender que esta actividad forma parte del medio ambiente, el que debe ser protegido, y que los Ciudadanos tenemos derechos ambientales constitucionales, que deben ser respetados y tutelados. Los dueños de los ingenios, son los responsables de los residuos que generan y el Estado debe controlar que las leyes se cumplan, por el bien de todos los tucumanos, de quienes nos visitan y del patrimonio ambiental de la provincia.

Fuente: Juan Francisco Segura ([email protected])

Te puede interesar

Crisis climática: hacia una estrategia compartida

Puede resultar irritante, desesperante y casi inmoral tratar de construir lentamente cuando la crisis ecológica nos persigue y amenaza con hundir nuestras sociedades en el corto plazo. Sin embargo, nunca una organización, ni una propuesta política, por sólida que fuera, ha podido ir por delante de la movilización social

Planeta