El comercio exterior tiene una "huella de desastre" medioambiental oculta

Las catástrofes medioambientales son cada vez más un hecho en todo el mundo. Cada año, las inundaciones, las sequías y los corrimientos de tierra afectan a decenas de millones de personas, dejando a su paso una enorme destrucción humana y económica. El coste en vidas humanas y medios de subsistencia cada año es enorme

Cambio Climático 14 de octubre de 2021
11c77a_d5912a4e8564466fa7bcbc18b352b510_mv2

Sin embargo, su calificación como desastres "naturales" o "actos de Dios" los ha hecho difíciles de predecir y prevenir. A medida que los impactos del cambio climático se hacen sentir con mayor claridad, se espera que su gravedad empeore y su previsibilidad disminuya. A medida que las temperaturas globales siguen aumentando, nos enfrentamos a un mundo futuro cada vez más definido por el desastre.

Cada vez somos más conscientes de la relación entre estos fenómenos extremos y las emisiones de carbono procedentes de nuestra generación de energía, transporte y producción de alimentos. Pero un aspecto importante que a menudo se pasa por alto es el comercio exterior. Al comprar productos fabricados en el extranjero, externalizamos de hecho nuestras emisiones, con consecuencias para los lugares cada vez más afectados por las catástrofes medioambientales.


11c77a_f809f96b635f449d93658b71fdd9a6b0_mv2

Figura: Flujos de comercio internacional: de productores a consumidores


En un informe recién publicado, Disaster Trade, yo y otros expertos en análisis de la cadena de suministro, emisiones incorporadas y construcción, estudiamos el impacto medioambiental y humano del comercio internacional. Demostramos que nuestro comercio no sólo tiene una huella de carbono, sino también una "huella de desastre".

El Reino Unido y muchos otros países europeos ricos se han comprometido a cumplir ambiciosos objetivos de emisiones con aparente éxito. Sin embargo, una vez que se considera el comercio exterior, los logros de tales políticas se exageran enormemente.

Muchas de las ganancias medioambientales conseguidas por los grandes contaminadores no se derivan de la reducción sostenible de las emisiones, sino del traslado de los procesos intensivos en carbono a bases de fabricación en países en desarrollo. La ropa o los materiales de construcción que se utilizan en el Reino Unido siguen siendo necesarios, pero su producción en el extranjero permite que las emisiones asociadas a su fabricación se regulen con menos rigor y se contabilicen con menos cuidado. Algo similar ha ocurrido en muchos otros países ricos que importan muchos bienes. 

En consecuencia, mientras que las emisiones producidas dentro de las fronteras del Reino Unido se redujeron en un 41% entre 1990 y 2016, las emisiones de los productos que consumen los británicos se redujeron solo en un 15%. En 2016, casi la mitad de las emisiones del Reino Unido se producían en el extranjero, frente al 14% de 1990.

Y lo que es peor, el proceso de traslado de estas emisiones crea sus propias emisiones. La huella de carbono de un país es cada vez más global, móvil y difícil de definir.

De hecho, cada vez se reconoce más que la contabilidad nacional del uso del carbono puede ser la causa de la incapacidad más generalizada de hacer políticas concertadas en las emisiones de carbono. La capacidad de los países más ricos para externalizar eficazmente las emisiones a los menos ricos se ha descrito como "colonialismo del carbono".

Cada vez es mayor el malestar por la eficacia de los objetivos de emisiones basados en lo que producen los propios países, que permiten que cada vez más emisiones de gases de efecto invernadero "fluyan a través del agujero de carbono" del comercio internacional.  En total, las emisiones importadas representan ahora una cuarta parte de las emisiones mundiales de CO₂, lo que hace que esta sea la próxima frontera de la política climática. 

Sin embargo, la huella de carbono por sí sola no cuenta toda la historia. A medida que las emisiones siguen aumentando en todo el mundo, incrementando el riesgo de peligros naturales como sequías, inundaciones y corrimientos de tierra, el impacto relacionado con el comercio y la inversión de los países de alto consumo está empeorando. Y estos riesgos suelen ser mayores en los países exportadores más pobres que en los países más ricos que compran sus productos.

En Camboya, por ejemplo, de donde el Reino Unido importa el 4% de sus prendas de vestir, las fábricas que suministran ropa al mercado británico están vinculadas a la generación de energía intensiva en carbono, a la deforestación a gran escala y a la mala gestión de los recursos hídricos, lo que intensifica los impactos de la sequía.

En el sur de Asia, de donde el Reino Unido importa una proporción cada vez mayor de sus ladrillos, la producción de ladrillos desempeña un papel importante en la degradación del medio ambiente, engendrando sequías e inundaciones, al tiempo que socava los medios de vida agrícolas.

En Sri Lanka, uno de los principales exportadores de té para el mercado británico, la combinación de lluvias cada vez más intensas e imprevisibles, con una infraestructura de viviendas cada vez más debilitada por estas condiciones, se ha traducido en una trágica propensión a los desprendimientos.

Los impactos del cambio climático, incluidos los desastres de las sequías y las inundaciones, son, por tanto, comercializados por los países más ricos e importados por los menos ricos como precio del crecimiento económico. Al mismo tiempo, esta degradación medioambiental permanece oculta por el énfasis en el Estado-nación, que ya no es apropiado para un mundo globalizado e interconectado. En vista de ello, w

Al mismo tiempo, esta degradación medioambiental permanece oculta por un énfasis en el estado-nación, que ya no es apropiado para un mundo globalizado e interconectado. En vista de ello, lo que se necesita es una nueva concepción: una que reconozca los desastres no como emergentes autónomos o inducidos globalmente, sino como arraigados en procesos específicos de la industria, el comercio y el consumo.

Al degradar el medio ambiente de esta manera, las prácticas comerciales internacionales canalizan e intensifican los impactos del cambio climático y hacen más probables los desastres naturales. El resultado es que cuando el Reino Unido y otros países importan bienes, están exportando efectivamente desastres, no sólo contribuyendo al cambio climático a nivel global, sino también exacerbando sus impactos en lugares específicos. Sin embargo, a pesar de la gravedad de esta huella de desastre global, los impactos ambientales del comercio no se registran en las estadísticas o estrategias del Reino Unido sobre el cambio climático.

Como muestra nuestro nuevo informe, las catástrofes pueden ser imprevisibles, pero no son en absoluto aleatorias. A medida que el clima siga cambiando, los sistemas globales de los que dependemos en nuestra vida cotidiana desempeñarán un papel cada vez más importante en la incidencia e intensidad de los desastres que contribuyen a crear en los países en desarrollo.

No es una producción propia, la fuente es Clima Terra (.org)

Te puede interesar

El cambio climático exige acciones urgentes

Todos los pronósticos son desalentadores. Tanto especialistas en meteorología como organizaciones a nivel mundial advierten que se aproximan tiempos difíciles para la humanidad en cuanto al calentamiento global. Y Tucumán no está ajena a esa realidad

images (1)