La trastienda del CES: La búsqueda de una segunda vida tecnológica

Más allá de las presentaciones, conferencias y espectáculos, el CES de 2020 toma consciencia de la importancia medioambiental del reciclaje tecnológico

Reciclado 09 de noviembre de 2021
Electronics-Recycling-kPkG-U9011502979590kG-624x385@RC

Solo en 2018, el mercado de reciclaje de basura electrónica fue valorado en casi 1200 millones de dólares y se prevé que llegué casi a los 2000 millones a mitad de la nueva década que se acaba de estrenar.

La contaminación tecnológica sigue siendo uno de los grandes problemas del siglo XXI. Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en todo el planeta se generaron cerca de 48,5 millones de toneladas de basura electrónica

Unas cifras que ponen de manifiesto la importancia del reciclaje tecnológico, ya que solo el 20% de estos residuos se recicla; es decir que, de mantenerse estas tendencias, la ONU estima que podríamos alcanzar los 120 millones de toneladas de chatarra electrónica en 2050.

La obsolescencia programada es una de las palancas del crecimiento desorbitado de la chatarra tecnológica. Según un estudio del Comité Económico y Social Europeo (CESE) publicado en septiembre del 2019, existen alrededor de 700 millones de móviles que ya no se usan pero que tampoco han sido desechados o reutilizados.

Con la reutilización de cada uno de estos aparatos se evitaría una emisión media de 30 kg de CO2 a la atmósfera y se ahorrarían unos 12 litros de agua limpia. Teniendo en cuenta estos datos, la reutilización de los millones de móviles que actualmente guardan los europeos en sus cajones evitaría la emisión de 21 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y supondría un ahorro de 8.400 millones de litros de agua cada año.

Los continuos lanzamientos impulsan el cambio de dispositivos. Según Kantar, en España cambiamos menos de móvil que hace 3 años, la vida media de un smartphone es de 20,5 meses.

Una batalla que la industria comienza a hacerla propia esta nueva década. El CTA, organizadora del CES de Las Vegas, ha creado un evento paralelo a la feria tecnológica para concienciar a los ciudadanos estadounidenses de la importancia del reciclaje de los dispositivos tecnológicos.


Con la ayuda de socios como ERI y CTA, hemos reciclado más de 100 millones de libras de desechos electrónicos en todo EE.UU. en 2018 solamente, y más de 1.000 millones de libras desde 2008.

apunta Samsung Electronics America, uno de los impulsores del evento.


Segunda vida tecnológica

Junto a la organizadora del CES de Las Vegas y la surcoreana, ERI es la encargada de dar una segunda a los productos desechados. Esta compañía estadounidense trabaja desde hace 18 años en la destrucción de hardware y está focalizada en el ámbito de la ciberseguridad.

Actualmente, recicla aproximadamente el 5% de todos los desechos electrónicos reciclados en los Estados Unidos, «a través de uno de los sistemas de destrucción más grande y eficiente de América del Norte», aseguran. «ERI hoy tiene la capacidad de procesar anualmente más de mil millones de libras de desechos electrónicos en sus ocho ubicaciones certificadas, sirviendo cada código postal en los Estados Unidos», añaden.

El objetivo de esta alianza es recuperar más de 15 mil millones de libras de productos electrónicos para el año 2030.

Entre los artículos aceptados se incluyen equipos informáticos, televisores y dispositivos móviles. «ERI reciclará todos los desechos electrónicos recolectados destruyendo de manera segura todos los datos de los dispositivos electrónicos en el proceso», aseguran los responsables de la iniciativa.

No es una producción propia, la fuente es El Correo (.com)

Te puede interesar

El mundo sumo 142 GW de capacidad solar fotovoltaica en 2020

Según el nuevo Global Photovoltaic 2020, las instalaciones solares experimentaron tasas de crecimiento de dos dígitos en la nueva década a nivel mundial. Sin embargo, siguen existiendo grandes incertidumbres en los mercados de la India y China

Planta-solar-texas