Cómo hacer tu propio compost

El compostaje es un abono natural que se logra separando los residuos orgánicos del resto de los residuos. Aporta nutrientes y mejora el crecimiento vegetal y la absorción del agua y de los rayos solares

Residuos 06 de junio de 2022
compostjpg

De cara al Día Mundial del Medio Ambiente, hay diversas formas de contribuir al cuidado del planeta. Una de las más conocidas es realizar un compost que permite hacer abono natural a partir de los residuos orgánicos que juntamos en la casa. Te contamos cómo hacer tu propio compostaje.

El compostaje es una técnica para recuperar los residuos orgánicos y tiene la ventaja de que permite reciclar los residuos en el sitio en el que se producen, sin necesitar tecnología para hacerlo. Por eso, cualquiera puede realizarlo en su casa.

compost-3jpg

A su vez, reduce la generación de basura y, si esto se lleva a una escala significativa, disminuye también los impactos ambientales y económicos asociados al transporte, al consumo de energía y al uso y entierro de bolsas plásticas en los rellenos sanitario.

compost-4jpg

Cómo hacer tu propio compost

Según la Ciudad de Buenos Aires, a partir de los residuos orgánicos que generamos en nuestra casa, podemos hacer nuestro propio compost como abono natural para las plantas y así colaborar con el medio ambiente, reduciendo la cantidad de basura que va a entierro.

El compost es un abono natural que se logra separando los residuos orgánicos del resto de los residuos. Se produce de manera natural por la descomposición de los residuos orgánicos, específicamente, por medio de la reproducción de bacterias que están presentes en cualquier lugar.

composttjpg

Para hacer compost, hay que separar los restos vegetales, restos del jardín, restos de café, cáscaras de huevo, frutas y yerba a medida que los generamos, y colocarlos en una compostera, que se puede tener en el patio, terraza o balcón. No se deben agregar restos animales como carne o huesos, líquidos ni aceites.

Para compensar la humedad, se deben agregar hojas secas, cartón, hojas blancas y/o tierra. Es importante hacer capas intercaladas entre lo húmedo y lo seco, siendo esta última la que cubra los residuos, para evitar los insectos.

compost-2jpg

Por lo general las composteras vienen con tres recipientes, que se van llenando uno por vez. No ocupan mucho espacio y no suelen generan mucho olor. También podés hacer tu propia compostera con recipientes de plásticos apilados.

El abono estará listo en un período de 3 a 5 meses, en el primer recipiente, y una vez listo se vacía para seguir teniendo espacio en la compostera. El resultado es una tierra negra, sin olor, que puede se utilizada para plantas, en macetas, canteros y jardines. Entre muchos beneficios, aporta nutrientes y mejora el crecimiento vegetal y la absorción del agua y de los rayos solares.

No es una produccion propia, la fuente es el diario Ámbito (Argentina)

Te puede interesar