El primer vuelo del prototipo de avión eléctrico israelí-estadounidense

El avión de cercanías de Eviation, construido para nueve pasajeros, se eleva a 1066.8 metros en una prueba exitosa en Estados Unidos

Movilidad y transporte Por: Marcos Bach 05 de octubre de 2022

MarcosBach

El diario Aurora de Colombia publicó sobre el prototipo de avión eléctrico realizó a finales de Septiembre su primer vuelo en el centro del estadio de Washington, Estados Unidos. El avión de cercanías, llamado Alice, se creó gracias a la startup israelí-estadounidense Eviation.

El Seattle Teams informó que si la Administración Federal de Aviación certifica el pequeño avión para transportar personas, podría ser el primero comercial totalmente eléctrico. El mismo se construyó para trasladar a nueve pasajeros y dos pilotos, y despegó de Moses Lake, Washington, a las 7:10 de la mañana (hora local).

Por su parte, el avión alcanzó una altura de 1066 metros y aterrizó luego de ocho minutos en el aire. El lema de la compañía es demostrar que estos aviones eléctricos son viables como aviones de cercanías para viajes regionales, volando a una altitud de 4.572 metros de promedio.

El avión, diseñado por ingenieros en Israel y el estado de Washington, funciona con 21.500 celdas de batería pequeñas estilo Tesla que pesan más de cuatro toneladas. El fundador de Eviation Omer Bar-Yohav, elogió el avión como una “nueva era de la aviación” en una entrevista con The Times of Israel el año pasado.


Tenemos un producto que es sostenible, es económicamente sostenible, ya que es barato de operar y mantener, y es socialmente sostenible: este es un modo de transporte que la gente quiere usar. Los motores eléctricos y las tecnologías de baterías están impulsando una «tercera era de la aviación» en la que «tenemos una madurez de elementos y materiales avanzados, la voluntad social y las capacidades financieras.

dijo Bar-Yohay.


Te puede interesar

Ámsterdam presenta su aparcamiento debajo del agua con 7.000 plazas para bicis

Es un proyecto que llevaba muchos años esperando ver la luz, y por fin se ha hecho realidad: un aparcamiento para bicicletas con 7.000 plazas bajo el agua de los canales de Ámsterdam. Es uno de los cinco planteados, todo un despliegue arquitectónico e ingeniero que soluciona uno de los grandes quebraderos de cabeza de Holanda: qué hacer con las bicis aparcadas.

cb68f9920dfac9a4d09822561b767f98.1744.0.0.0.d92e33c5