Fechas de caducidad: Lo que hay que saber

Las fechas de caducidad en los envases hacen que los consumidores boten muchos alimentos, pero ¿qué dicen realmente sobre si es seguro o no consumirlos?

Alimentos y Tóxicos Por: Marcos Bach 24 de octubre de 2022

MarcosBach

La revista Knowable escribe sobre el desperdicio de los alimentos. Acomodar la compra del supermercado no garantiza que los alimentos se consuman — si permanecen en la estantería de la despensa o en el refrigerador el tiempo suficiente, pueden terminar en la basura— sobre todo si la fecha de caducidad del envase llega y se sobrepasa. Esto contribuye a una enorme cantidad de desperdicio de alimentos cada año, a pesar de que algunos artículos siguen siendo perfectamente seguros para consumir. En el caso de los artículos perecederos que podrían hacerle enfermar, los investigadores han desarrollado alta tecnología para rastrear la vida útil de un alimento.

Transcripción del vídeo:  

Considere este paquete de pasta. Está sin abrir y parece perfectamente consumible. Pero según su fecha de caducidad, era preferible consumirla hace unos nueve meses. Entonces, ¿todavía se puede comer?

“Cuando se trata de productos vencidos, tendemos a pecar de precavidos. Como resultado, se desechan muchos alimentos, lo que contribuye a que se estime que el 40% de los alimentos se desperdicien en los Estados Unidos. Pero ¿qué dice realmente una fecha de caducidad sobre la seguridad de un alimento? No mucho", según la científica alimentaria Maria Corradini.


En general, ninguna de estas etiquetas está directamente relacionada con la seguridad de los alimentos.


Aunque la redacción exacta de los envases puede variar, Corradini afirma que estas fechas se dividen en dos categorías generales: “usar antes de” y “mejor antes de”. La fecha de caducidad es para los productos perecederos que normalmente deben conservarse en frío. Dice que este tipo de etiqueta es la más cercana a una verdadera fecha de caducidad porque estos artículos son más susceptibles a los patógenos que pueden estropear los alimentos y hacernos enfermar. La etiqueta de consumo preferente y sus análogas se aplican a los productos no perecederos. Esta fecha indica cuándo un producto ha superado su máxima calidad, por lo que puede tener menos sabor o valor nutricional, pero consumir estos productos después de su fecha de consumo recomendado es bastante poco arriesgado [a menos que el artículo esté visiblemente dañado o estropeado]”. 

Maria Corradini: “Estos productos no van a ser tan buenos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, no van a perjudicarle. No hay necesidad de desperdiciarlos”. 

Todas estas fechas de caducidad son solo estimaciones. No pueden tener en cuenta las condiciones ambientales incontrolables a las que se enfrentan los alimentos, como la temperatura o la humedad. Por eso, investigadores como Corradini están desarrollando tecnologías que proporcionan información en tiempo real sobre cuándo un producto se ha estropeado. Estos dispositivos suelen incorporarse a los envases de los alimentos. Pueden cambiar de color para indicar temperaturas inseguras o ser fluorescentes en presencia de patógenos dañinos como la E. coli”

El laboratorio de Corradini está trabajando en un método para controlar la calidad de los alimentos de origen vegetal, como el jugo de vegetales. Utilizando técnicas que sondean la concentración de moléculas en el producto, puede medir moléculas como la clorofila que se descomponen con el tiempo.

En última instancia, la decisión de comer algo una vez que ha pasado su fecha de caducidad depende del tipo de alimento, de cómo se haya almacenado y de la persona. Así que, ¿qué diría Corradini sobre comer esa pasta que ha superado su fecha de caducidad en nueve meses?


Sí, pues comería la pasta.


Te puede interesar

¿Cuánta carne podemos comer de forma sostenible?

Científicos han hallado que una pequeña cantidad de productos animales podría tener cabida en nuestra dieta sin causar estragos en el medio ambiente. Pero es mucho menos de lo que consumimos hoy en día, y solo si se cría de la forma adecuada

images (1)

Las Amigas que Transforman Baldíos en Huertos

Lograr que todos puedan crecer sus propios alimentos, es el objetivo que Lisa, Samantha y Sandra se han propuesto. Estas amigas y amantes de la naturaleza, están convencidas de que las ciudades pueden tomar un rumbo mucho más productivo y sustentable. En lugar de ser junglas de concreto, tienen la capacidad de convertirse en espacios llenos de vida

victory-gardens-01