Monsanto llega a Bolivia de la mano de Bioceres para proveer soya modificada

Hace un mes aproximadamente, dos personeros de la empresa argentina Bioceres estuvieron en Bolivia a invitación del expresidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo Anapo, Richard Paz.

Alimentos y Tóxicos 27 de marzo de 2020
FUMIGADO_PLANTACIONES_AGRO_08

Al referirse a esa visita, Miguel Crespo manifestó que Bioceres necesitaba de un país que autorice el evento HB4 para abrir sus mercados.

La experta Cecilia Gonzales confirmó que será Bioceres la que provea el material modificado, según publicó Brújula Digital. Bolivia se sacrifica para el beneficio de una empresa que tiene como accionista a Monsanto- Bayer que tiene, a su vez, 11.000 demandas por provocar cáncer, explicó Crespo.

“Usaron al Gobierno boliviano y este no dudó en violar sus propias leyes en aras de un ahorro que no existe”, sentenció Crespo. En su criterio, la ampliación de la frontera agrícola para la producción de agrocombustible obligará al país a seguir importando alimentos.

Un jurado federal en EEUU consideró ayer que un herbicida de Monsanto a base de glifosato fue un “factor substancial” en el cáncer de un hombre que utilizó durante décadas ese producto de la filial de Bayern.

Se trata del segundo veredicto culpando al glifosato de Monsanto de provocar cáncer después de que un jurado estatal en California condenara el año pasado a la compañía a pagar 289 millones de dólares -reducido luego a 78- a un jardinero expuesto al producto.

El veredicto dado a conocer ayer es el primero a nivel federal y el afectado es un hombre, Edwin Hardeman, que tiene 70 años, que entre 1980 y 2012 utilizó  para su jardín en California el polémico herbicida, que se comercializa como Roundup.

Hardeman padece un linfoma no hodgkiniano (un cáncer en los linfocitos de la sangre). Una vez concluido que Roundup fue un “factor substancial” en el cáncer de Hardeman, el proceso avanza ahora a la fase en la que el jurado debe decidir si Monsanto es responsable de ello.

“El veredicto de hoy refuerza lo que otro jurado falló el año pasado y lo que los científicos del estado de California y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han concluido: el glifosato provoca cáncer a la gente”, dijo en un comunicado el presidente de la organización ecologista Environmental Working Group, Ken Cook.

“Mientras se acumulan similares demandas -añadió-, habrá más pruebas de que Roundup no es seguro, y la compañía lo ha intentado ocultar”.

En el caso anterior, la primera condena contra Monsanto en EEUU, un jurado determinó que la compañía no advirtió correctamente del riesgo para la salud.

Soya transgénica HB4 de Bioceres

En marzo de 2018 los productores presentaron al Gobierno el evento en soya “HB4”, con tolerancia a la sequía. Hasta la fecha no han recibido respuesta sobre su aprobación o no.

A casi un año de haber presentado el evento “HB4”, una soya tolerante a la sequía, los productores piden al Gobierno aprobar el uso de este evento biotecnológico. 
 
Richard Paz, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), y Matías Ruffo, gerente de Productos y Tecnologías del Grupo Bioceres de Argentina, dieron a conocer importantes detalles en relación a la semilla de soya tolerante a sequía, desarrollada por Bioceres, quien cuenta con los derechos de obtentor para el uso de este evento biotecnológico, denominado “HB4”. 
 
“Consideramos que es una importante herramienta tecnológica que precisamos tener disponible los productores a fin de disminuir los efectos climáticos adversos de la sequía, que ha afectado de forma significativa los últimos años la producción de soya, disminuyendo la productividad y los volúmenes de producción”, señaló el titular de Anapo.
 
Paz añadió que, siendo que el Comité Nacional de Bioseguridad ya fue conformado en el país, de darse una respuesta positiva del Gobierno al pedido de Anapo, de aprobar este evento nuevo biotecnológico para la soya, existe la posibilidad de concretar una importante alianza tecnológica con la empresa Bioceres para articular los esfuerzos orientados a facilitar el acceso de esta innovación tecnológica en favor de los productores en Bolivia.
 
Señaló que “permitir el pleno acceso a la biotecnología moderna con el uso de semillas genéticamente mejoradas es algo fundamental, para que los productores puedan aumentar sus niveles de productividad y competitividad, por ello resulta vital avanzar con alianzas tecnológicas orientadas a acelerar los procesos de mejoramiento genético -como la introducción de genes para la tolerancia de la sequía, en el caso de la soya- y facilitar el proceso de semillas mejoradas, a los productores”, concluyó.
 
El evento de soya, denominado “HB4”, posee un fenotipo de tolerancia a la sequía, gracias a la introducción del gen HaHB4 que proviene del girasol, cuya función está relacionada con la respuesta de esta planta a diversos estreses abióticos. 
 
La tecnología “HB4” se originó en el ámbito académico argentino, en un trabajo desarrollado por científicos de la Universidad Nacional del Litoral y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). 
 
En las etapas avanzadas de este proyecto, Bioceres se hizo cargo de todos los procesos necesarios para que los distintos cultivos modificados por la introducción de la tecnología HB4 alcancen el mercado. De acuerdo a ensayos realizados en otros países de la región, el rendimiento de la soya con el evento HB4 llegó a ser hasta un 30% superior en condiciones de sequía extrema, comparado con la misma variedad de soya sin el evento HB4.
 
La introducción de este evento biotecnológico ayudará de sobremanera a enfrentar de mejor manera los graves problemas y pérdidas que en los últimos años ha causado la sequía a los productores de soya en Santa Cruz.

Fuente: Tierra Plus (Bolivia)

Te puede interesar