Nanoplásticos pasan de plantas a insectos y de éstos a peces

Científicos finlandeses han mostrado que la lechuga puede absorber nanoplásticos del suelo y transferirlos a la cadena alimentaria

Contaminación Por: Marcos Bach 26 de septiembre de 2022
fotonoticia_20220919102220_1200

Tal como publico EUROPA PRESS, la preocupación por la contaminación plástica se ha generalizado después de comprobarse que los plásticos desechados en el medio ambiente se descomponen en piezas más pequeñas conocidas como microplásticos y nanoplásticos. Es probable que los nanoplásticos, debido a su pequeño tamaño, puedan atravesar barreras fisiológicas y entrar en los organismos.

A pesar del creciente cuerpo de evidencia sobre la toxicidad potencial de los nanoplásticos para plantas, invertebrados y vertebrados, nuestra comprensión de la transferencia de plástico en las redes alimentarias es limitada. Por ejemplo, se sabe poco sobre los nanoplásticos en los ecosistemas del suelo y su absorción por los organismos del suelo, a pesar de que el suelo agrícola puede recibir nanoplásticos de diferentes fuentes, como la deposición atmosférica, el riego con aguas residuales, la aplicación de lodos de depuradora para fines agrícolas y el uso de película de acolchado.

La medición de la absorción de nanoplásticos del suelo por parte de las plantas, en particular las verduras y las frutas en los suelos agrícolas, es, por lo tanto, un paso fundamental para revelar si los nanoplásticos pueden llegar a las plantas comestibles y, en consecuencia, a las cadenas alimentarias, y en qué medida.


Nuestros resultados muestran que la lechuga puede absorber nanoplásticos del suelo y transferirlos a la cadena alimentaria. Esto indica que la presencia de diminutas partículas de plástico en el suelo podría estar asociada con un riesgo potencial para la salud de los herbívoros y los humanos si se descubre que estos hallazgos ser generalizable a otras plantas y cultivos y a entornos de campo. Sin embargo, aún se necesita con urgencia más investigación sobre el tema.

concluye el autor principal, el Dr. Fazel Monikh, en un comunicado.


Investigadores de la Universidad de Eastern Finland han desarrollado una técnica novedosa basada en huellas dactilares metálicas para detectar y medir nanoplásticos en organismos y, en este nuevo estudio, la aplicaron a una cadena alimentaria modelo que consta de tres niveles tróficos, es decir, la lechuga como productor primario, las larvas de mosca soldado negra como consumidor primario y el pez insectívoro (cucaracha) como consumidor secundario. Los investigadores utilizaron desechos plásticos que se encuentran comúnmente en el medio ambiente, incluidos los nanoplásticos de poliestireno (PS) y cloruro de polivinilo (PVC).

Las plantas de lechuga se expusieron a nanoplásticos durante 14 días a través del suelo contaminado, después de lo cual se cosecharon y alimentaron a los insectos (larvas de mosca soldado negra, que se utilizan como fuente de proteínas en muchos países). Después de cinco días de alimentación con lechuga, los insectos se alimentaron a los peces durante cinco días.

Usando microscopía electrónica de barrido, los investigadores analizaron las plantas, larvas y peces disecados. Las imágenes mostraron que los nanoplásticos fueron absorbidos por las raíces de las plantas y se acumularon en las hojas. Luego, los nanoplásticos se transfirieron de la lechuga contaminada a los insectos. Las imágenes del sistema digestivo de los insectos mostraron que tanto los nanoplásticos de PS como los de PVC estaban presentes en la boca y en el intestino incluso después de permitirles vaciar sus intestinos durante 24 horas. La cantidad de nanoplásticos de PS en los insectos fue significativamente menor que la cantidad de nanoplásticos de PVC, lo que es consistente con la menor cantidad de partículas de PS en la lechuga. Cuando los peces se alimentaron de los insectos contaminados, se detectaron partículas en las branquias, el hígado y los tejidos intestinales de los peces, mientras que no se encontraron partículas en el tejido cerebral.

Te puede interesar

Microplásticos encontrados en agua retenida por hojas

Para su sorpresa, científicos de la Universidad de Presov, Eslovaquia, encontraron fragmentos y fibras de diferentes colores, algunos de hasta 2,4 mm de longitud, que fueron identificados como contaminación por microplásticos

descarga

Ejemplos para cuidar el agua

Que los tucumanos derrochamos el agua no es ninguna novedad. Tanto la Sociedad Aguas del Tucumán como otros organismos lo vienen advirtiendo desde hace varios años. Una de esas instituciones es la Fundación Miguel Lillo que hizo un estudio y determinó que mientras en ciudades muy pobladas como Nueva York o Tokio se consumen 200 litros de agua por persona al día, en nuestra provincia el consumo es de 300 litros por persona por día

agua-grifo