Congreso de Aapresid: un encuentro signado por el cambio climático y la agricultura sustentable

El XXXI Congreso de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa, que finaliza hoy, se convirtió en el centro del debate de cómo desde el agro se puede mitigar los efectos de la actividad que dañan al planeta

Alimentos y Tóxicos 14/08/2023 Marcos Bach Marcos Bach
OQEIOD3ZVVC4RHFZWFTDWHQS5Q
El congreso de este año se realizó bajo el lema “C, Carbono elemento de vida”

MARCOS BACH

El desarrollo e impulso de una agricultura sustentable para profundizar el cuidado del medio ambiente y mitigar los efectos del calentamiento global no son temáticas a tratarse en un futuro, sino que el campo argentino es consciente de que son cuestiones urgentes. Es por eso que XXXI Congreso de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid), que lleva como lema “C, Carbono elemento de vida”, tomó como eje central el cambio climático, el papel que puede jugar la agricultura y los diferentes sistemas productivos en su mitigación y las estrategias que se pueden adoptar en el manejo del carbono, siempre poniendo sobre la mesa la necesidad de que existan políticas públicas que impulsen estos cambios.

“El carbono atraviesa toda nuestra coyuntura, problemas, oportunidades y soluciones. Además de agua somos mayoritariamente carbono al igual que toda la vida en el planeta, pero paradójicamente el carbono suelto en la atmósfera constituye un gran problema”, dijo el presidente de Aapresid, Marcelo Torres, durante la apertura del congreso que finaliza hoy tras tres días de conferencias, presentaciones, discusiones y una multitudinaria concurrencia en el Salón Metropolitano de Rosario.

Pero para la entidad existe una seguridad: a este problema se lo “soluciona con más vida en los campos, en los suelos… Ahí tiene que estar el carbono, en los seres vivos, en las plantas, los animales, en el microbioma, como carbono orgánico en los suelos. Vamos a ir viendo juntos como logramos esto”.


El carbono atraviesa toda nuestra coyuntura, problemas, oportunidades y soluciones.

Agrega Torres.


Torres tiene en claro que el mundo en general y la agricultura en particular está ante “un desafío global inmenso y una situación que no admite más dilaciones: el cuidado del planeta, donde la producción sustentable de alimentos, fibras y energía tiene mucho para aportar como parte de la solución”. No obstante, el dirigente puso de manifiesto, en el diario argentino Infobae, “los grandes y recurrentes inconvenientes locales”, ya sea tanto por la extrema sequía que afectó al país y lo llevó a un desastre productivo como por “la falta de política agropecuaria a largo plazo y la falta de previsibilidad”, por lo que consideró que “el contexto actual es insostenible” haciendo referencia a la presión tributaria existente, cupos de exportación y los problemas macroeconómicos que enfrenta el país, entre otros puntos.

El rol del campo argentino

Más allá de este análisis coyuntural, durante el Congreso se trataron todas las aristas contenidas dentro del concepto de calentamiento global, teniendo en cuenta tanto el problema como la solución. En este sentido, una de las jornadas se dedicó a exponer el “potencial del agro argentino en la mitigación del cambio climático”.


SWQUJDLLGVA5BOLRZSMKU7FBAY

Una de las jornadas se dedicó a exponer el “potencial del agro argentino en la mitigación del cambio climático”


Allí, Aapresid y Syngenta presentaron los primeros resultados del mapa de brechas que muestra el potencial de captura de carbono de los suelos agrícolas y cómo la adopción masiva de prácticas como siembra directa, rotaciones y cultivos de servicios ayudarían a acercarse a ese potencial. Entre los resultados más relevantes, los mapas revelan que, para el promedio de las tierras agrícolas del país, los suelos se encuentran a sólo el 46% de su capacidad de secuestro de carbono orgánico del suelo (COS).

En base a esto, el director general de Protección de Cultivos de Syngenta para Latinoamérica Sur, Marcos Bradley, sostuvo que “la adopción masiva de prácticas como siembra directa continua, rotaciones con gramíneas, cultivos de servicios y manejo balanceado de nutrientes ayudarían a cerrar la brecha entre lo actual y lo alcanzable. Esto representaría un incremento de 15-20% de los niveles de COS actuales, y permitirá mitigar más de la mitad de las emisiones ligadas a la agricultura”.

Por su parte, Torres destacó la importancia de contar con esta información “para saber cómo ajustar estrategias para maximizar el secuestro en cada ambiente (nivel de intensificación, diversificación, nutrición, etc.)” y consideró que “en ese camino, el aporte de los productores de Aapresid que vienen implementando prácticas tendientes al secuestro es fundamental ya que nos muestran el norte, ese ‘alcanzable’ al que podemos aspirar. Por último, el proyecto ayudará a generar herramientas para dar garantías de nuestro rol en la mitigación del cambio climático y posicionarnos a nivel global”.

El rol de la tecnología

Si bien la siembra directa juega un rol esencial en el cuidado de los suelos y del medio ambiente, otras tecnologías también tienen y tendrán un destacado protagonismo en este aspecto. En este sentido,  la charla titulada “El Futuro de la Agricultura: ¿Cómo lo construimos?”, se abordaron los desafíos y las oportunidades que enfrenta la industria agrícola en el contexto actual de cambio y sustentabilidad.


La adopción masiva de prácticas como siembra directa continua, rotaciones con gramíneas, cultivos de servicios y manejo balanceado de nutrientes ayudarían a cerrar la brecha entre lo actual y lo alcanzable.

Añadió Bradley.


En este sentido, el MW GTM Manager de Microsoft, Alejandro Stecconi, sostuvo que la tecnología es la que nos puede habilitar a hacer las cosas diferentes e hizo hincapié en la necesidad de producir más alimentos de manera eficiente y sostenible para abastecer a la creciente población mundial”.

Por su parte, la managing partner del fondo de inversión regional multi corporativo Kamay Ventures, Gabriela Ruggeri, destacó el papel de la inversión en la transformación del sector agrícola hacia la sostenibilidad, al asegurar que “lo que nosotros podemos hacer es justamente ir haciendo estas pequeñas apuestas para validar nuevas formas de hacer estas cosas de manera más eficiente”.

Así, explicó cómo los fondos de inversión pueden impulsar la adopción de prácticas más sostenibles en la cadena de valor agrícola, contribuyendo al cuidado del medio ambiente y resaltó la importancia de generar ideas y proyectos innovadores para enfrentar los desafíos actuales y enfatizó en la colaboración entre la industria agropecuaria y el capital de inversión.

A su vez, el especialista de la Universidad de Michigan State, Bruno Basso, habló del rol de las nuevas tecnologías y de las prácticas regenerativas para traccionar la evolución hacia una agricultura sustentable. Durante su intervención habló sobre el desarrollo digital que se está dando en el ámbito agropecuario, y destacó que las nuevas tecnologías son una parte para generar el cambio, siempre y cuando sean adoptadas donde correspondan para generar un círculo virtuoso no vicioso.


4PTQEQVOWVFEPCX3UDFPDMAGZM

Se presentaron los primeros resultados del mapa de brechas que muestra el potencial de captura de carbono de los suelos agrícolas y cómo la adopción masiva de prácticas como siembra directa, rotaciones y cultivos de servicios ayudarían a acercarse a ese potencial


Asimismo, Basso indicó que la otra parte del cambio esuna agricultura regenerativa, es decir llevar adelante prácticas como labranza cero, biodiversidad, diversificación; técnicas que nos permitan ser más eficientes en el secuestro del carbono y sistemas con mayor resiliencia. Pasar de un sistema lineal a un sistema circular, es decir que podamos hacer el uso de la energía del sistema conservándolo dentro del mismo”.

El rol de la cadena de suministro y de los consumidores

Los productores y la tecnología juegan un rol fundamental en la sustentabilidad del agro y el planeta, pero también la industria derivada y los consumidores. Es por eso que otro de los paneles claves del congreso fue el de “Sustentabilidad agroalimentaria: del campo a la mesa, estrategias en la cadena de suministro”, donde referentes de las empresas alimenticias dieron su punto de vista sobre el funcionamiento del último tramo de la cadena productiva y de consumo.

Así, gerente asociado de Agronegocios para PepsiCo, Guillermo Cascardo, contó que desde la compañía ven como los productores argentinos gestionan sus explotaciones de manera eficiente. Sin embargo, todavía no vemos que los consumidores estén dispuestos a pagar más caro por una papa frita producida bajo agricultura regenerativa. Al mismo tiempo, vemos que si desde la empresa no hacemos algo para mejorar la forma de producción, nuestro insumo va a salir cada vez más caro. Es una cuestión que se debe resolver con las nuevas tecnologías”.

Por su parte, la líder de Agricultura Sustentable de Nestlé, Melina Marquisio, comentó que “por un lado, desde la empresa buscamos capacitar técnicamente a los productores y darle valor a lo que hacen diferente. Y por el otro, tenemos que educar a los consumidores para que valoricen lo que están consumiendo” y agregó que “los cambios requieren un enfoque colaborativo. Es un esfuerzo conjunto que necesita la convicción de todos”.

Por último, el director de agronegocios del Grupo Bimbo, Héctor Ivancovichi, sostuvo que hoy los consumidores se preocupan por conocer la procedencia de lo que comen, y este factor influye en sus decisiones de compra”, al mismo tiempo que indicó que desde la empresa, “están comprometidos con una estrategia de sustentabilidad que busca que para el 2050, el 100% de los ingredientes provenga de prácticas de agricultura regenerativa”.

Te puede interesar
c074ab83-cf08-42b6-8377-a622aabd46ac_16-9-discover-aspect-ratio_default_0

Antes de irse, el extitular del INTA retiró al organismo de un proyecto global para medir el impacto de los agroquímicos en personas y ambiente

Marcos Bach
Alimentos y Tóxicos 25/03/2024

Mariano Garmendia dejó sus funciones con la llegada del gobierno de Javier Milei. Antes, firmó una resolución que quita a la Argentina de SPRINT, una iniciativa académica dirigida a medir la presencia de residuos de agroquímicos en el ambiente y las personas, que es financiada desde 2020 por la Unión Europea. En octubre, ya había prohibo difundir los resultados de una investigación de una profesional de INTA Balcarce, quien realizó las primeras mediciones en el país siguiendo los protocolos del Programa

Lo más visto